El Cronista Comercial

Cómo hizo ésta cadena hotelera para sobrevivir sin turismo

La empresa que administra, entre otras, las marcas Cyan y CH, ideó una serie de servicios para hacer frente al parate de la actividad por la pandemia. ¿Cómo lo logró? ¿Cuáles son sus propuestas?

Cómo hizo ésta cadena hotelera para sobrevivir sin turismo

Sin turismo por varios meses ni certezas sobre cuándo se podría registrar cierta actividad “normal”, algunos hoteles idean diversas estrategias para sobrevivir a la crisis por la pandemia del coronavirus

Mientras varios establecimientos ya comenzaron a vender noches para ser utilizadas dentro de algunos meses con atractivos descuentos, otros se reinventan al ofrecer diversos servicios para obtener ingresos mientras no haya turistas.

Aadesa Hotel Management, que administra 20 hoteles en Argentina y Uruguay, con Cyan, CH y Don entre sus marcas, pero también otros boutiques independientes y de cadenas internacionales, empezó a implementar una serie de estrategias para sobrevivir. 

Los empresarios turísticos de la Ciudad piden medidas de ayuda al gobierno

El Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires comenzó una serie de encuentros con referentes del sector, quienes plantearon sus preocupaciones y urgencias en el marco de la pandemia de coronavirus. Camila Suárez, directora ejecutiva del organismo, y Fernando Straface, secretario general, encabezaron las conversaciones que buscan pensar la recuperación económica y el desarrollo de la Ciudad de Buenos Aires.

Tres de sus hoteles albergan a repatriados del exterior desde el 20 de marzo; ofrece noches gratis a personal de salud; alquiló un establecimiento para enfermos leves a una prepaga; habilitó apart hoteles como alojamientos temporarios para largas estadías, otros para oficinas por día y, también, brinda servicio de viandas a través de los restaurantes de sus hoteles. Como si fuera poco, también evalúa reconvertir, pero de modo permanente, alguno de sus hoteles para albergar a adultos mayores, una suerte de geriátricos de alta gama, con spa y otras facilidades poco habituales en estos lugares. Y está por lanzar paquetes con recorridos en auto, que incluyen varias noches de estadías en diversos hoteles que administra. 

“Estamos lanzando diversos programas y productos por esta crisis, que pensamos mantener hasta fin de año. Visualizamos que hasta entonces estaremos en esta etapa de sobrevivencia, porque vemos que hasta el 31 de diciembre no hay posibilidad de una actividad turística lógica. Necesitamos complementar nuestra tradicional oferta con otras medidas para poder subsistir”, explicó Arturo Navarro Ithuralde, CEO y cofundador de Aadesa Hotel Management.

La empresa fue una de las primeras en ofrecer al Gobierno porteño 300 habitaciones de tres de sus hoteles (Cyan de las Américas, Cyan Americas Tower y Deco Recoleta) para albergar repatriados. “Llevamos más de 15.000 noches ocupadas con repatriados desde el 20 de marzo, creemos que seguirán operando así al menos hasta junio, porque aún hay más de 5000 argentinos en el exterior esperando regresar”, comentó Navarro Ithuralde. 

Como informó El Cronista el 1º de abril, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta paga $ 1000 por noche a cada hotel que trabaja con repatriados que deben estar aislados, un valor muy por debajo de las tarifas habituales, pero que a los establecimientos les permite, al menos, obtener ingresos para pagar algunos costos en este contexto.

Hace pocos días, Aadesa lanzó además una acción solidaria, “Argentina Aplaude”, por la cual ofrece al personal de salud hasta 1000 noches gratis en algunos de sus hoteles, sujeto a espacio, por hasta tres noches consecutivas y reservando online entre uno y siete días antes. “Lo ofrecemos en Cyan Recoleta y en CH Le Petit Suites (en el centro), que sólo trabajan con personas en tránsito, que no deben guardar aislamiento. En todos los casos, los usos de cada hotel están separados. Teníamos habitaciones libres y decidimos ofrecerlas a médicos, enfermeras o personal de salud que esté trabajando cerca de los hoteles y, quizás, residan lejos o quieran preservar a su familia, para ayudarlos; es 100% sin cargo. Hasta ahora, fueron utilizadas 30 noches”, comentó. No incluye desayuno, ya que por protocolo de sanidad no pueden utilizarse los desayunadores. 

Por lo pronto, ofrece servicios de viandas en los restaurantes de los hoteles, bajo el sistema “para llevar” (o take away); ahora, las vende a huéspedes de los hoteles, pero en las localidades que está permitido lo está por habilitar para personas externas.

Además, una prepaga contrató otro de sus hoteles para derivar personas con síntomas leves. 

Por otra parte, también comenzó a alquilar habitaciones de apart hoteles, equipados, con cocina y WiFi, como departamentos temporales, para estadías de entre uno y cuatro meses. “Ya tenemos ocupados 30 de los 300 que tenemos con ese formato, para lograr pasar la crisis con algo de ocupación y pagar así los costos del edificio y del personal. Por ahora, ofrecimos el CH  Urbano Madero Suites, en Puerto Madero; vimos que había una necesidad, hay extranjeros, personas varadas, divorciados o gente que necesita estar cerca de su trabajo”, comentó.

La semana pasada, lanzó también “hoffice”, el alquiler de habitaciones o suites por día para ser utilizadas como oficinas; lo hace en el CH Urbano Madero Suites, el Cyan Soho Neuquén y en el Wyndham de Nordelta, que también administra. Además, están ofreciendo hoteles cercanos a fábricas (en Nordelta y Luján) para que esas empresas puedan alojar a los empleados que residen lejos, con una tarifa especial.

Y evalúa además un cambio más radical, que excedería a la pandemia: convertir algún establecimiento en geriátrico de alta gama, con más servicios que los habituales, para adultos mayores. “Hicimos un estudio de mercado y nos dio bien. Pero es algo que debemos evaluar con tiempo, requiere muchos permisos y adaptar la propiedad y servicios; significaría un cambio de su uso permanente”, explicó Navarro Ithuralde.

Por último y ya más enfocado al turismo, está por lanzar paquetes turísticos con entre una y 14 noches de alojamiento para recorridos en autos particulares, que incluyen circuitos por Patagonia Norte y Sur, norte argentino y, cuando abran la frontera, Montevideo y Punta del Este. En todos los casos, con cancelaciones flexibles. “Creemos que para septiembre podría estar ya todo funcionando. Por la pandemia, mucha gente resignó viajes y va a querer volver a viajar, con todos los protocolos sanitarios, en hoteles boutique y recorriendo en autos propios sería ideal”, explicó.

Shopping