El Cronista Comercial

Cómo gestionar el riesgo ambiental

El cambio climático y la degradación de la naturaleza son las principales amenazas que enfrentan las empresas. Cómo evalúan desafíos y oportunidades para proteger su negocio y, a la vez, el medio ambiente.

Cómo gestionar el riesgo ambiental

Climas extremos, fracaso en la acción climática, desastres naturales, pérdida de la biodiversidad y desastres naturales causados por la acción del hombre.

Las empresas, gobiernos y sociedad civil reconocieron por primera vez, en el Informe Global de Riesgos 2020 del WWF, que las principales amenazas a su actividad provienen de una sola categoría: el medio ambiente.

"En los últimos 50 años la producción económica mundial y la esperanza de vida se incrementaron extraordinariamente, la población se duplicó, la economía mundial se multiplicó por cuatro y más de mil millones de personas lograron salir de la pobreza extrema. Producimos más alimentos, energía y materiales que nunca y las mejoras en el bienestar y los beneficios agregados del crecimiento económico acelerado durante el siglo pasado fueron muy importantes, pero a un alto costo", dice Belén Zermatten, manager de Sustainability de PwC.

¿Quién lo pagó? Los sistemas naturales. Los ecosistemas disminuyeron en tamaño un 47% a nivel mundial, según la iniciativa New Nature Economy, del WWF y PwC. "Los modelos actuales de producción y consumo, uso de la tierra y urbanización, comercio, industria y los modelos de administración causaron importantes pérdidas en la biodiversidad, con tasas de extinción que se están acelerando", explica Zermatten.

El restablecimiento radical de la relación entre la humanidad y la naturaleza para restablecer el equilibrio del planeta es una tarea urgente. Según New Nature Economy, $44 billones de generación de valor económico, más de la mitad del PBI total del mundo, depende en grado moderado o alto de la naturaleza y sus servicios, y está expuesto a los riesgos que suponen su pérdida: podrían afectar el rendimiento de las cadenas de suministros, los valores de activos inmobiliarios, la seguridad física, la continuidad del negocio, pérdida de clientes o mercados enteros, cuestiones legales, de reputación y riesgos físicos y de mercados, entre otros.

MANEJANDO RIESGOS

"La pérdida de la naturaleza crea riesgos significativos: las empresas deben obtener la información interna pertinente, evaluar escenarios, riesgos y oportunidades y comprender su impacto financiero", ratifica Zermatten, para quien el desafío debe abordarse de manera estratégica, alineado al core del negocio.

Es lo que hace la citrícola San Miguel. "Nuestro negocio depende de la interacción en armonía con el entorno y los servicios ecosistémicos para su sustentabilidad futura", dice Lucas Méndez Trongé, director de Relaciones Institucionales.

Implementaron un modelo de Risk Management y así identifican y priorizan riesgos de acuerdo con la probabilidad e impacto, optimizan procesos y se preparan para imponderables. "Las fluctuaciones a corto y largo plazo del cambio climático pueden tener repercusiones extremas en la producción, reducir drásticamente el rendimiento de las cosechas, impactar en una baja de productividad o en el hecho de que zonas aptas para la producción dejen de serlo en el futuro", dice Méndez Trongé. La compañía, que emplea más de 3.500 personas y genera compras por u$s 34 millones a más de 500 proveedores locales, desarrolla un plan de acción en torno a biodiversidad, agua, energía /huella de carbono y residuos.

Su Plan de Acción por el Clima a 10 años incorpora energías renovables para abastecer el 40% del consumo eléctrico del Complejo Industrial Famaillá, el cálculo de su huella de carbono y la conservación de más de 8.000 hectáreas, el 60% del bosque nativo Las Yungas, que actúan como sumidero de las emisiones de CO2 y cumple un rol clave compensando la actividad humana. Para contribuir con la reducción de emisiones de carbono, realiza el diagnóstico de toda la cadena de valor y estandariza la medición de sus emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global, partiendo de los procesos iniciados en el vivero hasta los del puerto de destino con una herramienta a medida.

EL VALOR DE LO SUSTENTABLE

Mantener el equilibrio entre la producción y el cuidado del medio ambiente es el principal desafío de Adecoagro. "Implica lograr que todas las unidades de negocio se proyecten en el tiempo desde el punto de vista ambiental, social y económico-financiero. Cada negocio tiene retos particulares", explica Alejandro López Moriena, director de Sustentabilidad de la firma con foco en alimentos y energías renovables.

En la Argentina, produce más de 380.000 litros de leche por día en sus tambos y genera energía eléctrica a través del estiércol de las vacas, por medio de un biodigestor. "En los tambos desarrollamos un modelo de producción circular eficiente y sustentable. Una parte de estiércol genera energía eléctrica con un biodigestor, con 1,4 MW de potencia instalada; el resto, vuelve al campo como biofertilizante para abonar los cultivos y forrajes que serán el alimento de las vacas", cuenta.

En el cultivo de arroz, que se hace bajo riego, el agua es el recurso natural prioritario. Para manejarlo sustentablemente desarrollaron una tecnología de Nivel Cero o Pendiente Controlada que aplana los lotes a regar y así redujeron 30% el consumo de agua y energía.

El plan que desarrollan supone, además de las inversiones, metas, objetivos e indicadores. El año pasado instalaron la primera central de energía solar en sus tambos, un parque de 1400 pantallas con una potencia de 0,5 MW para mejorar la eficiencia operativa y colaborar con la mitigación del cambio climático, al reducir emisiones de CO2. Esta central provee energía al sistema de refrigeración de las vacas, que contribuye a la mejora del bienestar animal y ahora evalúan incorporar un segundo biodigestor en los tambos para usar la totalidad del estiércol y generar energía eléctrica, ampliando la oferta de biofertilizantes para el resto de los cultivos y forrajes, alimento para las vacas. "Evaluamos estas inversiones en función de su retorno esperado, que se origina en mejora en las eficiencias de producción, en la productividad o el acceso a un mercado diferencial y atractivo", explica López Moriena la captura de valor que logran con la gestión sustentable.

En el caso de Arcor, los logros en el cuidado del ambiente se basan en una política y estrategia de sustentabilidad de largo plazo, que alineó a los miembros de la organización detrás de las transformaciones buscadas. En sus operaciones industriales invirtieron más de u$s 4 millones para impulsar la gestión sustentable. Así lograron reducir 9,4% del consumo de agua por cada tonelada de producto producido, usar más del 50% de la energía eléctrica de fuente renovable y la reutilización o el reciclaje de más del 90% de los residuos de operaciones propias, impulsando la economía circular. "Buscamos mejorar el desempeño energético de nuestras actividades con autogeneración de energía, la incorporación de tecnologías de alta eficiencia y la gestión de nuestros consumos", cuenta Claudio Giomi, gerente corporativo de Sustentabilidad. Enfocados en 15 plantas de Argentina, pronto consolidarán la cultura del consumo eficiente en toda la región. "Ya generamos más del 70% de la energía que consumimos y alrededor del 40% se genera a partir del uso de biomasa", explica Giomi.

ACTUAR AHORA

En Patagonia, la firma de indumentaria, están convencidos de que las batallas individuales para proteger un bosque, una sección de río o especies nativas amenazadas son las más efectivas para generar conciencia e instalarse en la opinión pública. "Financiamos a grupos fuera de lo común; es ahí donde nuestros Grants son más efectivos. Comprobamos el gran poder de las comunidades a la hora de lograr cambios positivos", dice Camila Martínez Peck, directora de Marketing de la firma que dona 1% de sus ventas anuales a organizaciones en línea con la misión de su negocio "Salvar nuestro hogar, el Planeta Tierra". Las donaciones oscilan entre los u$s 5000 y 12.000 por organización y en Argentina, el programa se realiza desde 2012 donde casi u$s 500.000 fueron otorgados a más de 30 organizaciones.

En el caso de Signify, la compañía anunció que retira gradualmente los plásticos del packaging de productos de consumo y serán reemplazados por materiales hechos a base de papel reciclado. Con la acción evitará el consumo de 2.500 toneladas de plástico por año y reducirá las emisiones de carbono del transporte y los materiales que utiliza en 6.000 toneladas por año. "Es lo que nuestros clientes esperan de nosotros. La conciencia ambiental crece cada año y también los beneficios a largo plazo para el medio ambiente por no usar plástico", explica Javier Tuirán, Corporate Communications. El proyecto impacta en el objetivo global de alcanzar la neutralidad de carbono en 2020, donde consiguieron reducir la huella en 9,5% en el último año. Otros logros son la generación de 82,5% de sus ingresos por productos, sistemas y servicios de eficiencia energética, más allá de la meta planteada para este año.

La tecnología de iluminación LED, sistemas LED conectados y solares les permiten ofrecer un amplio espectro de soluciones comerciales y sociales para todo tipo de proyectos y clientes. "La tecnología LED permite alcanzar ahorros que superan el 50% en consumo de una ciudad u hogar sobre la tecnología convencional, porcentaje que aumenta el caso de sistemas LED conectados y con sistema de tele gestión, como Buenos Aires y Los Angeles.

MOVILIDAD SUSTENTABLE

El 12% de las emisiones de CO2 proviene del transporte comercial, también responsable de la contaminación y congestión de las ciudades, es una de las principales causas del cambio climático. Con el objetivo de liderar la transición hacia un sistema de transporte sustentable, la automotriz Scania basa su enfoque en tres pilares: la eficiencia energética, los combustibles alternativos y la electrificación y el transporte inteligente y seguro -mediante la conectividad, la digitalización y la automatización-. "Tenemos que ser agentes de cambio, introducir nuevas tecnologías más amigables con el medioambiente y avanzar en mesas de trabajo que incentiven a otras empresas del sector", dice Andrés Leonard, CEO de la automotriz. La filial local alcanzó su parte dentro del objetivo que la corporación se había propuesto para este año: que las plantas industriales se abastezcan 100% con energía renovable. Lo lograron con la planta de Tucumán y sumaron a la red de concesionarios, convirtiéndose en la primera automotriz argentina con su operación industrial y comercial 100% fossil free.

Shopping