El Cronista Comercial

Christina Mallon: "Es un error limitar la inclusión a temas de etnia, género y sexualidad"

Líder global de Inclusive Design en Wunderman Thompson, diseña planes para generar negocios con impacto. Cómo alcanzar el balance entre el propósito y la búsqueda de rentabilidad.

Christina Mallon:

Christina Mallon, líder global de Inclusive Design en Wunderman Thompson (WT), se alza como una pionera en el diseño inclusivo y su relación con las marcas. Destacada por la publicación estadounidense Ad Age como uno de los referentes mundiales sub40 que llegaron para cambiar la industria del marketing, medios y agencias, desde hace ocho años padece síndrome del brazo flotante, una variante de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) por lo que sus brazos dejaron paulatinamente de moverse.

Esta transición la llevó a observar que pequeños cambios desde el diseño pueden hacer más fácil la vida de personas con discapacidad. En un mano a mano con El Cronista Management, comparte de qué forma su historia de vida la impulsó a generar un cambio en los negocios.

- ¿Cómo era su vida laboral hasta que la diagnosticaron con síndrome del brazo flotante?

- Me formé en publicidad en St. Joseph University y, cuando me gradué, empecé a trabajar en Grey para Cover Girl, una marca de maquillaje de P&G, al primer mes me paralicé. Con lo cual, mi tiempo laboral ya casi comenzó con parálisis y, a lo largo de los años, se fue agravando. Ahora, desde los últimos dos años, tengo paralizados totalmente mis brazos y manos.

- ¿Cómo fueron aquellos tiempos?

- Como fue sucediendo de a poco, pude prepararme emocionalmente. A medida que me paralizaba sentía que mi trabajo y mi tiempo tenía que dedicarlos a algo que fuera significativo. Me di cuenta lo importante que era la vida, dado que mi enfermedad es desconocida, no sé qué puede pasar con el resto de mi cuerpo, por lo que tenía que hacer algo que tuviera un impacto positivo en el mundo, en vez de ir "sacando" cosas de mi mundo.

- ¿De qué modo cambió su rutina laboral?

- Cambió mucho mi rutina. Mi marido trabaja casi todo el día, no tengo casi ayuda. Me arreglo sola para viajar. Aprendí a hacer muchas cosas, como maquillarme y lavarme los dientes con los pies. Voy buscando nuevas formas de hacer las cosas y de adaptarme al entorno y aprendiendo a necesitar cada vez menos cosas. Tengo que agradecer que no es peor y me enfoco en vivir la vida. Ponerme triste no va a cambiar las cosas.

- ¿Qué tipo de apoyo recibió por parte de la empresa?

- Mucho. Yo no entré a la compañía para hacer diseño inclusivo, pero me fueron dando el espacio y los recursos para crear el área. No creo que hubiera sido posible hacerlo en otra compañía. En WT la gente es lo primero y tiene un perfecto balance entre el propósito y la búsqueda de rentabilidad.

- ¿Cómo se puede trabajar para crear compañías más inclusivas?

- Educamos a los empleados para que pidan tener colegas más diversos y también ofrecerles tutoriales y herramientas para poder generar diseñar inclusivo. Dedico el 30% de mi tiempo en workshops y charlas en las oficinas de WT para que podamos ofrecer productos y servicios más inclusivos para las marcas. Cuando hacemos contenido que no es inclusivo, la gente se siente dejada de lado.

¿Cómo podemos hacer pequeños cambios y hacerlo un trabajo más relevante? Lo que sucede, generalmente, es que la gente no sabe, no se da cuenta, y una vez que la educás, es hiper sensibles al tema y lo incorpora rápidamente a su trabajo. Cuando alguien ve lo que me cuesta navegar en un mundo inaccesible, empieza a tomar más conciencia y se involucra.

- ¿Cuál cree que es el principal error que cometen las organizaciones en cuestiones vinculadas a la inclusión? ¿Cómo superarlo?

- El mayor error que veo en las empresas es que limitan la inclusión a temas de raza, género y sexualidad. No ven a los discapacitados como un grupo minoritario y la discapacidad no está en sus conversaciones. Y deberían. Mucha gente tiene miedo de hablar del tema y eso es porque los medios no suelen presentar a la discapacidad como algo positivo. Mi discapacidad es muy positiva y no la quitaría de ninguna manera. Es cierto que yo tengo muchas cosas a favor o privilegios, vengo de una buena familia y tengo un buen trabajo, pero en los medios y en la publicidad no se presenta como algo positivo.

Muchas empresas le dan importancia a la inclusión, pero a la hora de implementar políticas o procesos inclusivos las mayores resistencias que encuentran es la falta de recursos y presupuesto, pero la barrera principal es que tienen miedo. Miedo a que un tuit malo pueda arruinar su marca, por ejemplo. Pero lo que no se dan cuenta es que es más caro arreglar algo cuando está roto que hacerlo bien desde el comienzo. Por eso, pensar en accesibilidad inclusiva no sólo es bueno para la reputación de las marcas sino para su negocio.

- ¿Qué puede contar sobre la experiencia de trabajo con Tommy Hilfiger y Amazon?

- Trabajar con Tommy y Amazon fue genial. Ambas compañías vieron que había una necesidad y decidieron hacer algo. Cuando te das cuenta de que hay más ropa para perros que para gente discapacitada, te parece algo increíble. La moda es un buen lugar para empezar con temas de discapacidad.

- ¿Qué deberían aprender los CEOs, en términos generales, sobre inclusión?

- Algunos CEOs necesitan mirar a todas las experiencias que generan. Necesitan revisar si realmente le están brindando a la gente con discapacidad todas las herramientas que necesitan para trabajar y ascender en la estructura corporativa. Necesitamos más gente con discapacidades en roles senior. Cuanto más haya, más gente con discapacidades va a tener trabajo

- ¿A mayor inclusión, mayor rentabilidad?

- Algunos indicadores sostienen que el retorno en inversión en temas de discapacidad solo en los Estados Unidos puede alcanzar los u$s 8 trillones y nadie está creando productos para este mercado. Esto es una gran oportunidad para las marcas no sólo para marcar una diferencia en la sociedad sino también para hacer crecer su negocio.

- ¿Qué proyectos tiene de cara a este año?

- El CEO de Microsoft dijo que el diseño inclusivo no va a ser una tendencia sino una norma. Creo que es un visionario y entendió hacia dónde deben mirar las marcas en 2020. Así que yo seguiré trabajando para ayudar a las marcas en ese camino y espero que en algún momento yo ya no tenga que seguir dando estas charlas educativas.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar