El Cronista Comercial

CEOs extranjeros en la Argentina: cómo liderar en contextos muy complejos

Para muchos, nuestro país es un destino para aprender a moverse dentro de un mercado inestable y de grandes dimensiones. La  flexibilidad y profesionalismo de los talentos son rescatados como un motor.

CEOs extranjeros en la Argentina: cómo liderar en contextos muy complejos

"Gestionar una empresa en la Argentina es mi verdadero MBA", aseguran varios CEOs extranjeros que están viviendo y trabajando en el país. "Acá aprendí verdaderamente a administrar", agregan otros. Pasar una temporada en nuestro territorio les garantiza hacerse expertos en cómo moverse en contextos VUCA, (siglas responden al acrónimo de volatilidad (volatility), incertidumbre (uncertainty), complejidad (complexity) y ambigüedad (ambiguity), en los que están presentes una inflación en alza, devaluaciones bruscas y una inestabilidad que se acrecienta en el año electoral. Como gran atractivo, estos altos directivos se ven seducidos por la rápida integración que les ofrece la sociedad y la oferta cultural.

"En este país vives más cosas de las que vivirías en otros sitios", sentencia con tono castizo Luis Monreal, gerente General de Lufthansa en la Argentina. Nacido en Barcelona, venía de estar cinco años en Ámsterdam, y por eso agradece tener inviernos con 15 grados. "Es un país tan rico que, al final, te adaptas en lo profesional y en lo personal; se desarrolla un alto grado de flexibilidad. Al llegar me sorprendió ver la imagen y aceptación que tiene la marca y eso se replica en el compromiso que tienen nuestros colaboradores. El vuelo a Buenos Aires es el destino más lejano de la casa matriz: antes, para resolver, algo volaba y en 45 minutos estaba allí, ahora no, por eso soy el punto de unión entre los empleados y la sede central". El ejecutivo resalta la rápida formación de equipos que se da en el país, y cómo la comida ocupa un rol central en la socialización en la oficina.

Flexibilidad fue la que tuvo que poner a prueba la portorriqueña Paola Rodríguez Lozada, CMO de Global Logic. "Me sorprendieron la informalidad y la impuntualidad, pero me adapté muy rápido. También me costó el hecho de que Buenos Aires esté lejos de todo lo que conozco. A su vez, cuando recién llegué, me encontré con trámites bancarios muy arcaicos. En lo laboral, en cambio, no tuve muchos obstáculos", cuenta.

Vicente Peiroten, Head of Data & Analytics de Everis, de Madrid, pero ya con la experiencia de estar expatriado en Chile y Colombia, está atravesando su primera elección presidencial en el país y conociendo las particularidades de nuestro mercado. "Argentina no atrasa en innovación, sus trabajadores son muy buenos: tienen imaginación, resiliencia. Además, tienen muy buenos profesionales en IA, Blockchain. Lo complicado es ofrecerles un contexto estable, pero es vital para todo colaborador que quiera desarrollarse. Este es el talón de Aquiles del país, aunque no es un dolor exclusivo de ustedes, solo que acá se suma la inestabilidad", analiza el directivo, quien asegura que Buenos Aires es una de las ciudades con las que más afinidad tiene.

Otro de los que se muestra impactado por el alto nivel de los talentos locales es Francisco Martínez Domene, CEO The Adecco Group Argentina & Uruguay. Para él estar al frente de una empresa en estos lares es una tarea muy desafiante. "Lo que he aprendido en estos dos años y medio no lo había hecho anteriormente. He estudiado en algunas de las escuelas de negocios más prestigiosas del mundo como el IMD o el Instituto de Empresa de Madrid, y el mejor MBA es dirigir una multinacional en este país. Otra habilidad que he desarrollado muchísimo ha sido la resiliencia ante las dificultades", argumenta este experto español.

"Cuesta hacerles entender a las casas matrices lo impredecible que es esta economía. En cualquier caso, este mercado es singular porque no se ha gestionado adecuadamente el país durante muchos años. Lo que trato de hacerles entender es que hay que seguir apostando e invirtiendo en este fantástico país", dice Martínez Domene.

En la Argentina desde 2014, el londinense Fahad Siddiqui, presidente de Casa Campus, señala que aquí la cultura corporativa es mucho más relajada. "He aprendido de mis socios a ser más asertivo respecto a los plazos de cumplimiento de una tarea y a la necesidad de dar seguimiento. Y trato de incorporar cada vez más la visión a largo plazo al negocio", dice.

Rioplatense, pero de la costa de enfrente, Federico Gomes-de-Freitas es gerente General de Ferring Pharmaceuticals Argentina & Uruguay. Previamente estuvo radicado seis años en EE.UU., y pasó por México. "Me adapté a la pasión que ponen los argentinos. A pesar de ser uruguayo fue algo nuevo para mí, acá se vive con una intensidad que no había experimentado en otras sociedades. En los equipos en los que logré acordar objetivos comunes se consiguieron resultados espectaculares. También me tocó vivir la cara negativa de la pasión, y entonces lo pude unir al equipo y pude ver cómo ese nivel de pasión, cuando no se encauza correctamente, hace que los grupos se autodestruyan".

"En la Argentina se ven muchas realidades, pero en general los argentinos son personas orientadas a la familia, y eso se ve reflejado en la forma en que se llevan a cabo los negocios. La relación personal es importante y ganar esa confianza es esencial. Por otra parte, la cultura corporativa es bastante directa, franca. Veo una búsqueda en la esencia, en hacer las cosas y actividades con un objetivo futuro. Es por eso que, para lograr el involucramiento de los colaboradores, es clave dejarles en claro cuál será el objetivo final", detalla Leonardo Curado, director General LA Sur en Johnson & Johnson.

Rubén Heinemann, socio fundador de WeSearch, señala que somos un destino amigable, porque "invitamos enseguida, los hijos se adaptan rápido en los colegios. Además, saben que generalmente sus ideas son bien recibidas, los equipos tienen predisposición. El mayor inconveniente se presenta cuando tienen que explicarles a la casa matriz las particularidades de nuestra economía".

"Cualquier persona que reciba una asignación internacional, o incluso cuando la asignación es local pero que requiera liderar equipos o compañías diversas, más allá de las nacionalidades, tendrá ventajas si posee ciertas habilidades blandas. El respeto por otros, trabajar en equipos diversos y la flexibilidad ante situaciones nuevas serán importantes a la hora de desarrollarse en el ámbito laboral en en nuevos escenarios. Pero, sobre todas las cosas, el centro de todas las habilidades estará regido por la empatía", observa Juan Medici, director ejecutivo de AFS para Argentina y Uruguay.

"La experiencia que nos comparten candidatos y clientes difiere según los mercados, sobre todo, si los ejecutivos solo poseen experiencias en países desarrollados, donde las leyes y disposiciones locales se aggiornan a las necesidades contractuales. En esta línea, la propuesta de trabajar en un país en vías de desarrollo como la Argentina resulta atractiva para los CEOs extranjeros que se han desarrollado en mercados más adultos", dice Alejandro Servide, director de Professionals y RPO de Randstad Argentina.

Estos profesionales suelen llegar al país con expectativas de volcar sus buenas prácticas corporativas y conocimientos para obtener resultados muy atractivos. "Pero resulta un gran ejercicio nuestro contexto inflacionario, las altas tasas financieras y la importancia que tiene en nuestros mercados la cotización del dólar. Tampoco podemos negar la idiosincrasia, que les exige a los altos mandos poner en juego sus fortalezas, su flexibilidad y su capacidad negociadora. Por ejemplo, en el caso de las industrias sindicalizadas", suma Servide.

"En Argentina hay un avance en la aceptación e inclusión de extranjeros. Los extranjeros podemos ser un aporte de valor tanto para nuestro ambiente laboral como para la sociedad, con todo el intercambio cultural que termina ayudando a avanzar aspectos importantes de la dinámica social", cuenta Tulio Oliveira, vicepresidente del Cluster Sur de Johnson & Johnson. "El mayor desafío es adaptarse a un entorno de permanente incertidumbre. Hacer sostenible y rentable un negocio teniendo como escenario una economía cambiante", agrega.

Parte de esto lo refleja la experiencia de Andrés Monroy, director general de BASF para Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia, nacido en Colombia. "Apenas me instalé noté la apertura de los argentinos. Logré adaptarme con facilidad porque me recibieron muy bien, abrimos un diálogo franco desde el primer momento. Ese intercambio que se dio con tanta rapidez nos permitió detectar en qué desafíos enfocarnos para luego empezar a cumplirlos entre todos", resume.

"Nuestros colaboradores argentinos tienen una gran actitud emprendedora. Esa habilidad para empujar nuevas ideas, herramientas y procesos se vuelve clave a la hora de llevar adelante un propósito como el nuestro, que tiene que ver con convertirnos en el aliado más atractivo para nuestros clientes cuando se enfrentan a nuevos desafíos de innovación y sustentabilidad", resalta Monroy.

El trasandino David Benadof Fuentes, gerente General de Apex América, llegó a Córdoba y fue recibido de tal modo que tanto él como su familia no extrañan. Reconoce la formación de los trabajadores locales, pero sabe que es necesario ver bien el contexto. "Es un reto manejar una compañía en este país, pero cuando tienes un grupo de inversores que se atreven a avanzar y apostar, se facilita todo. Hay que ser muy cuidadoso en el cuándo, cómo y dónde invertir", cierra.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo