El Cronista Comercial

CEO de Ricoh: "Cuando empezó la pandemia preveíamos tres o cuatro meses de caída, pero encontramos un escalón"

Ricardo Janches dijo que en el primer mes del aislamiento obligatorio, la firma tecnológica tuvo una caída del 30% en los ingresos pero en abril y mayo se mantuvo estable

CEO de Ricoh:

Pese a ser una compañía tecnológica, Ricoh ofrecía la posibilidad de hacer teletrabajo en situaciones "muy puntuales y especiales" antes de la pandemia. Es que, al contrario de la tendencia hacia la flexibilidad que reina en el sector, la empresa conocida por sus impresoras y fotocopiadoras cree que el trabajo en equipo y la posibilidad de estar físicamente juntos "genera otros valores".

"De repente pusimos a dos tercios de la compañía a trabajar desde la casa y todo siguió operando con normalidad. Tuvimos una sorpresa positiva de ver que lo que habíamos hecho y preparado funcionó", dice Ricardo Janches, gerente general de Ricoh Argentina.

El otro gran problema que tuvo que enfrentar este ejecutivo fue cómo responder frente a la crisis que, necesariamente iba a generar el aislamiento. En el primer mes, la compañía tuvo una caída del 30% en los ingresos y todas las previsiones indicaba que ese declive se iba a mantener en los meses siguientes.

"Sin embargo, en abril el volumen fue prácticamente igual al de marzo y en mayo lo mismo. Cuando empezó la pandemia preveíamos tres o cuatro meses de caída, pero en vez de eso encontramos un escalón", agrega.

–La caída en los ingresos, ¿en qué áreas la notaron con más fuerza?

–Muchos de nuestros clientes no están operando. Entonces, las inversiones que tenían y los proyectos que estaban por delante quedaron demorados. Eso tuvo un impacto. Por otro lado, nosotros damos mucho servicio de impresión y si las compañías no están operativas, obviamente no se imprime y no se factura. Y también bajaron las ventas. Nosotros tenemos un canal de distribución muy importante y el volumen de negocio para nuestros distribuidores se vio fuertemente impactado.

–Con estos números, ¿tuvieron que repensar estrategia e inversiones?

–Hicimos algunos recortes operativos, estamos tratando de generar la mayor cantidad de ahorros posibles, para mantener la compañía en pie por el tiempo que esto dure. Pero estos recortes no tuvieron impacto en los empleados. También hay proyectos, inversiones o ingresos de personas que teníamos contemplados en este año que, por el momento, quedaron en suspenso hasta que cambie un poco la situación. Generamos ahorro donde pudimos.

–¿Dónde encuentran la liquidez necesaria para que la compañía funcione?

–En muchas cosas que dejamos de hacer que no eran esenciales para un momento como este. Ahí generamos ahorros. También así como nosotros acompañamos a muchos clientes, muchos proveedores nos están acompañando e hicieron esfuerzos para tratar de impactar lo menos posible en nuestros costos. Renegociamos algunos puntos con algunos proveedores, de manera de tener más aire. La cadena completa se fue adaptando. También impactamos el salario de los altos ejecutivos de la compañía para generar un ahorro adicional.

–¿Tuvieron problemas con la cadena de pagos?

–Nada que sea preocupante. De nuestra parte, estamos tratando de cumplir y de no ser parte del problema en la cadena de pagos. Y en nuestros distribuidores y nuestros no vemos todavía un problema serio. Está normal para la situación de anormalidad que vivimos.

–¿Cómo cambió la manera de liderar en esta situación de aislamiento?

–Es una de las cosas que más impacto tuvieron. Somos una compañía muy conocida por lo que hacemos en el mundo de la impresión y nuestra marca está asociada a esto. Pero ya hace muchos años venimos trabajando con transformación digital, consultoría, implementaciones de software, automatización... Muchos clientes nos están llamando más por eso que por el negocio tradicional. Y nuestra filosofía es que comemos lo que cocinamos. Dentro de la compañía también hay muchos procesos robotizados, automatizados, mucho de documentación y digitalización. En esta situación vemos que está funcionando perfectamente. Y eso nos motiva a seguir profundizando el cambio de transformación interno y para nuestros clientes.

–¿Y cuál es el aspecto negativo que le ve a esta situación?

–Las primeras semanas había mucho entusiasmo de parte de nuestros colaboradores, porque no tenían que ir a la oficina ni tomarse un colectivo. Aspectos positivos del home office. Pero en las últimas semanas estoy notando que la gente empieza a preguntar cuándo se va a poder volver. Extrañan tomarse un café con determinada persona y la relación personal con los compañeros de trabajo. Creo que se necesita del contacto, tener un vínculo estrecho con la gente. Creo que al final de esta situación se va a encontrar un equilibrio entre el trabajo remoto y el trabajo en la oficina.

Shopping