El Cronista Comercial

CEO de Messe Frankfurt: "Sin congresos y exposiciones, el sector pierde este año casi $ 50.000 millones"

Fernando Gorbarán comanda una firma líder en la industria de reuniones que hoy factura cero. Estima una recuperación para el sector recién en 2022

CEO de Messe Frankfurt:

Fernando Gorbarán es CEO de Messe Frankfurt, la organizadora internacional de ferias y congresos, y socio en la Argentina. Elegido por sus pares, acaba de ser reconocido como el líder influyente de la Industria de Reuniones en Latinoamérica, justo en momentos en que el sector atraviesa su peor momento en la historia.

Conoce el mercado a fondo. Es presidente de AOCA, la Asociación Argentina de Organizadores y Proveedores de Exposiciones y Congresos, y por eso le pone números a la crisis: "sin ferias ni congresos, el sector perdió casi $48.500 millones este año en Argentina". Y eso, aclara, sin contar viajes corporativos, eventos deportivos nacionales ni los gastos que se generan fuera del impacto turístico.

¿Cuál es el impacto económico de la pandemia, que frenó toda la industria este año?

Es de 48.500 millones de pesos. En el primer trimestre del año solo se desarrolla el 14% de los eventos y el resto del año no habrá actividad. Encima veníamos de tener en 2019 algunos de los eventos más importantes del mundo como el G20 y la Organización Mundial del Comercio, en los que nosotros estuvimos involucrados.

¿La Argentina tiene peso fuerte dentro de la empresa?

Si, tenemos un liderazgo en el mercado que no tienen otros países más grandes dentro de la compañía pero el problema es la devaluación. Estabamos entre los cuatro o cinco más grandes a nivel global pero la devaluación te va destruyendo.

¿Además del sobre costo que deja la cuarentena deben asumir el de la inflación?

Y si. Hay un tema con la inflación que desvirtúa todo. Nosotros hacemos planes a 10 años. Si le ponés inflación, en el año ocho de tu proyección facturas más que la compañía a nivel global. Hay que ajustar, que depreciar, todo se hace más complejo. Por nuestra actividad estamos preparados a mirar a mediano y largo plazo con estas variables. Siempre planificamos eventos a dos años. Es una gimnasia que ya tenemos.

Son una de las actividades que factura cero ¿Cómo van a sobrevivir?

Hay es una decisión empresarial que tomó la casa matriz, y también mía que soy socio, y es invertir, sostener el empleo sin importar la pérdida pero siguiendo la actividad. No hicimos ningún recorte y fueron fundamentales los ATP y los mecanismos de apoyo que nos permitió hacer el Gobierno.

¿Están alcanzados por la emergencia turística?

Si. Nuestra actividad sigue con el régimen de emergencia hasta diciembre por ser una actividad critica que no tiene la facilidad de llevar adelante el negocio. Nos alcanzan los ATP, el diferimiento impositivo, los créditos blandos. También nos regula las eventuales devoluciones pero nosotros tenemos contratos con empresas, no con individuos con quien negociar una devolución por algo que pagó. Y no es que cancelamos sino que postergamos. Mientras vamos a pérdida y esperamos el día D+1, el día después.

¿Prevé que en 2021 el negocio se recuperará?

Tenemos planificado arrancar operaciones en marzo y de forma ininterrumpida, mezclando los congresos del año próximo con lo que se postergó de éste. Hay eventos que pasamos directamente a 2022 porque también hay calendarios mundiales y hay que coordinar con las empresas. El 2021 es el año de la vuelta a la actividad y volveríamos un nivel normal en 2022. Pero es muy dinámico. Hace tres meses yo hubiera pensado que a fin de año retomábamos la actividad.

¿Alcanza la infraestructura en el país para hacer dos años de ferias en simultáneo?

Si. Gran parte de la operación ya está preparada porque ya estaba vendida, solo faltaba la logística. Los predios fueron muy flexibles para acomodar agendas. Volver es importante para todos porque de nosotros dependen un montón de rubros y proveedores, generalmente pymes. Los stands, la tecnología audiovisual, las promotoras. Hay 207.175 empleos exclusivos en el sector, hay puestos en hoteles que solo existen porque existe nuestra actividad. El entramado de la industria turística está en 1,2 millón de empleos. Eso se ve reflejado en el ingreso de divisas porque uno de cada cuatro personas que viene al país viene por congresos o exposiciones. Somos generadores de dólares. En automechanika por ejemplo. Vienen 120 chinos, que no vendrían sin la feria y esas personas gastan entre 3 y 4 veces más que un turista tradicional. Estaba en u$s 80 promedio el gasto por turista mientas que el nuestro gastaba u$s 240.

¿Cuáles fueron algunos de los encuentros grandes que se perdieron este año?

Había para hacer tres ferias de la industria textil, una de seguridad, otra de tecnología para la producción de alimentos, oil & gas en la Patagonia y automechanika. Muchas querían hacerlas a toda costa, porque tienen una parte del negocio que siguió funcionando y hasta mejoró con la pandemia aunque haya otra que está en quiebra. Armamos reuniones virtuales en las mismas fechas de las ferias para mantener la comunidad de negocios.

¿El salón del automóvil ya no volverá?

En el mundo no se renovó el modelo del evento y se volvió muy costoso. Tendrías que ir hacia un modelo más low cost, en el que para la empresa sea rentable estar. Si para las automotrices cuesta una fortuna porque no tiene retorno de la inversión que es vender los autos, no van a seguir haciéndolo.

¿Primarán estos modelos low cost en toda la actividad bajo esta nueva normalidad?

La industria va a ser más austera seguro. En donde se puede ajustar un poco es en la infraestructura de los stands, ser más funcionales. Además, habrá limitaciones producto del distanciamiento físico. Será todo más abierto

Shopping