El Cronista Comercial

Apps de delivery: para las empresas, la ley que aprobó la Ciudad es un "avance"

El texto se aprobó con algunas modificaciones. Los repartidores deberán estar habilitados y contratar seguros pero se prohíbe el sistema de incentivo y castigo. No se fijó un tope a las comisiones que cobran a comercios. Críticas de los sindicatos de repartidores, que se resisten a la norma

Apps de delivery: para las empresas, la ley que regula a Glovo, Rappi, Uber Eats y PedidosYa es un

Con la presencia de repartidores en la puerta, que se movilizaron para mostrar su descontento, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó este jueves la ley que regula la actividad de repartidores, mensajeros y aplicaciones de delivery, como Rappi, Glovo, PedidosYa y Uber Eats.

Entre otras medidas, fija que los repartidores deben estar habilitados y contar con seguros, al tiempo que prohíbe el sistema de incentivo y castigo a los trabajadores por parte de las empresas.

La ley fue bien recibida por las aplicaciones de delivery, si bien algunas se excusaron de referirse al tema, ya que, dijeron, deben evaluar su impacto.

“De acuerdo con los puntos que establece la Ley en materia de seguridad vial, reforzamos nuestro compromiso de seguir contribuyendo de forma responsable con el cuidado y bienestar de los repartidores”, dijeron desde Rappi. Y destacaron “la importancia de regulaciones modernas que fomenten el crecimiento de la industria tecnológica, promuevan el acceso a nuevas fuentes de ingresos para miles de personas y comercios locales, colaborando así con la reactivación del consumo y la economía del país”.

También fue bien vista por Uber Eats. "La Ciudad de Buenos Aires dio hoy un paso muy importante en materia de incorporación de tecnología y reconocimiento del rol que juegan las plataformas en el futuro de la ciudad. Vamos a ver en detalle el texto aprobado y aguardar la reglamentación, pero en Uber estamos convencidos de que las regulaciones modernas están en la dirección que debemos seguir”, destacó Juan Labaqui, gerente de Comunicaciones de Uber para el Cono Sur.

En tanto, desde Glovo sostuvieron que "es un paso más en el proceso que se inició con la mesa de trabajo en la Ciudad", pero aclararon que “deben estudiar la ley y cómo impacta, y  esperar a la reglamentación para la implementación”, informaron. Por último, PedidosYa no hizo comentarios sobre la aprobación de la norma.

En qué consiste

La norma define "tres actores clave con responsabilidades, obligaciones y sanciones definidas: el prestador de servicio (empresa tradicional que comercializa un servicio), los repartidores y mensajeros y las aplicaciones (como intermediarias del proceso)".

Al definir a las aplicaciones como "intermediarias", la Ley recibió críticas desde la Asociación de Personal de Plataformas (APP), que nuclea a los trabajadores, al destacar en un comunicado que "el proyecto aprobado habilita a las empresas de plataformas como intermediarias de oferta y demanda y las exime del cumplimiento de toda normativa laboral y tributaria".

Respecto a las plataformas y a los prestadores de servicio, el proyecto original incorporó algunas propuestas del bloque opositor del Frente de Todos (FdT), entre ellas obligar a las empresas a que garanticen a los trabajadores los elementos básicos para su seguridad vial y sanitaria y, también, la obligación de contratar, a su exclusivo cargo, seguro de vida, responsabilidad civil y de accidentes personales para los repartidores.

La iniciativa del oficialismo porteño establece la creación de un registro de las operadoras digitales y los repartidores y mensajeros, e incorpora requisitos como estar inscriptos en la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) y la AGIP  (Administración Gubernamental de Ingresos Públicos). Además, para estar habilitados, los repartidores deben acreditar “no poseer infracciones de tránsito” y hacer cursos de capacitación relacionados con seguridad vial.

Los repartidores reclamaron en la puerta de la Legislatura para intentar frenar a la ley, ya que consideran que les fija más obligaciones y no los ampara ante las empresas. Pero, durante el debate, se dieron de baja algunos puntos que eran rechazados por los trabajadores, como el requisito de acreditar la nacionalidad o residencia definitiva, y la constitución de domicilio en la ciudad de Buenos Aires. 

Además, a su favor, se incluyó la obligación de las plataformas y prestadores del servicio entregar a los repartidores elementos de seguridad vial y de higiene (durante la pandemia), como cascos, barbijos y alcohol en gel, tras una propuesta del bloque opositor FdT, que se abstuvo de aprobar la norma en general, pese a lograr incluir este y otros puntos en la norma final. 

También se fijó la obligación de contratar, a su exclusivo cargo, un seguro de vida, responsabilidad civil y de accidentes personales para los repartidores.

"Reconocemos la predisposición del bloque oficialista para modificar el proyecto original", admitió el diputado Santiago Roberto (FdT), pero al mismo tiempo destacó la necesidad de fijar un tope a las comisiones que cobran a comercios. "Hoy las apps son el canal de venta más utilizado por los comercios, y los comerciantes pagan comisiones de hasta un 35% sobre cada venta, las que son estipuladas unilateralmente por las empresas de delivery. En vista de estos abusos es que proponemos un tope máximo del 15% (...) Si bien se han incorporado cambios, no acompañamos este proyecto porque aún no están garantizados en su plenitud los derechos de los trabajadores, los comerciantes y los usuarios", aclaró el legislador, según informó Télam.

Al no incorporarse ese límite de 15%, el FdT se abstuvo. La ley fue aprobada con 39 votos a favor, cuatro en contra y 17 abstenciones, éstas últimas, del FdT.

La ley  implica modificaciones al código de tránsito y transporte porteño y, está centrada principalmente en la seguridad vial y en eliminar los sistemas de incentivos de las empresas, por considerar que "incitan a los repartidores a incumplir con las normas de tránsito". El tema no es menor: desde que comenzó el aislamiento social preventivo y obligatorio, murieron seis repartidores de diferentes apps en accidentes de tránsito en el país.

En otro punto, la ley establece que el servicio de mensajería o reparto a domicilio "puede ser prestado por personas humanas o jurídicas siempre que cuenten con la correspondiente habilitación".

Si bien no hay datos ciertos, se estima que las apps cuentan con unos 30.000 repartidores activos en la Argentina. Rappi cuentas con unos 10.000 y Glovo, unos 8000. Desde PedidosYa y Uber Eats, no precisaron un número.En muchos casos, una misma persona está inscripta en más de una app para hacer delivery.

Shopping