El Cronista Comercial

Antelo vende el 51% de Car One para enfocarse en la importación y el real estate en Uruguay

El empresario se quedaría con el 49% de las acciones de cinco concesionarias y las restantes serían adquiridas por Grupo Pochat, aunque las terminales deben aprobar la operación. 

Antelo vende el 51% de Car One para enfocarse en la importación y el real estate en Uruguay

El empresario Manuel Antelo, propietario de la empresa dedicada a la comercialización de autos usados y nuevos Car One, está próximo a cerrar la venta del 51% de las licencias de cinco marcas de las que tiene representación en el país.

El comprador sería Grupo Pochat, familia dueña de dos concesionarios: Burgwagen, oficial de Volkswagen, y Citysan, oficial de Nissan. Su red incluye al menos cinco puntos de venta en la provincia de Buenos Aires, con fuerte presencia en La Plata y localidades de la Costa Atlántica como Mar del Plata, Pinamar y Tres Arroyos. Los Pochat ocuparon puestos ejecutivos dentro de Car One hasta hace unos años, como el caso de Hernan Pochat, quien se desempeñó como director Comercial hasta 2006. 

Antelo quiere venderle la mitad de la representación comercial de las marcas de General Motors, Peugeot, Renault, Volkswagen y Fiat-Chrysler. El traspaso todavía no se cerró y debe ser aprobado por las terminales. "Ya comenzaron las negociaciones, pero aún no hay acuerdo ni firma", señalaron fuentes vinculadas al entorno del empresario. 

Conocedores del mercado automotriz aseguran que la jugada de Antelo -anticipada por Ambito- se relaciona a una estrategia de la compañía de concentrarse en las licencias que le generan más rentabilidad, luego de meses de caída de las ventas para la industria, pese al "veranito" que vive ahora el sector. Según pudo saber El Cronista, la firma saca una ventaja actualmente con la comercialización de las marcas asiáticas, con las chinas Haval, Great Wall y Changan, y la japonesa Mitsubishi, de las cuales es importador oficial en la Argentina desde 2018 y 2019, respectivamente. 

Estas licencias quedarían fuera de la operación, al igual que el predio de Tortuguitas, donde funciona actualmente Car One, y la firma de logística Groupe Cat, que en Europa moviliza hasta ocho millones de vehículos por año. 

"Al ser importador oficial de modelos fabricados en Asia, Car One no tiene un competidor directo. Esto significa un diferencial respecto de otros concesionarios. Hoy, el cálculo cierra: vende a un precio bastante más alto del que importa. Este margen resulta beneficioso", dice un conocedor.

Allegados a la empresa sostienen que, hasta el momento, "ingresa mercadería sin ningún inconveniente y se está vendiendo bien", con una recuperación de las ventas en los últimos meses, apalancada en el repunte de la mayor demanda de autos de lujo.

De acuerdo al último informe de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), por ejemplo, en junio se patentaron 33 modelos Mitsubishi, versus los 12 concretados en mayo y dos en junio del año pasado. Aunque en menor proporción, también hubo una mayor venta de Changan: seis en el mes pasado en comparación a uno en mayo y cuatro en junio de 2019. En el sector, aseguran que existen oportunidades en la compra de autos premium para los consumidores con altos niveles de ingreso o ahorros por la brecha cambiaria.  

Aunque fuentes cercanas a Car One señalan que Antelo tiene la intención de continuar con sus operaciones en el país, lo cierto es que cada vez más refuerza sus negocios en Uruguay, donde reside desde hace un tiempo.

El empresario desembarcó en el país vecino el año pasado con un megaemprendimiento que combina la venta de automóviles junto con gastronomía y otros servicios (como un supermercado) en un espacio de 12 hectáreas en las cercanías de Montevideo, sobre la ruta Interbalnearia camino a Punta del Este. Además del shopping, el proyecto contempla la construcción de residencias en el corto plazo y más tiendas departamentales. "Se eligió Uruguay para instalar Car One por la estabilidad de este mercado respecto a la región", sugirieron al momento de dar a conocer el desarrollo inmobiliario. 

En los 90', Antelo se convirtió en un referente de renombre en el mercado automotriz. El magnate fundó Car One a fines de 1997, con la idea de brindar una oferta distinta. En un principio, se abocó a la venta de vehículos usados con garantía, pero más tarde sumó la comercialización de 0 kilómetros.

Es "el primer megadealer del país que comercializa las principales marcas de vehículos 0 kilómetros del mercado automotor a través de concesionarios propios”, según define la empresa en su sitio web. Entre sus servicios, ofrece planes de ahorro, financiación exclusiva, gestoría, seguros, gestión de flotas, ventas especiales, accesorios, repuestos y talleres multimarca de mecánica y carrocería.

Antelo también protagonizó un conjunto de adquisiciones en esa década. Compró la operación local de Renault, que más tarde se la vendió a la casa matriz en Francia. Lo mismo ocurrió con la filial argentina de Nissan, que luego se la vendió a su sede central en Japón.