El Cronista Comercial

La oferta de alquileres temporarios le gana por primera vez a los tradicionales

Afirman que se debe a la entrada en vigencia de la nueva ley de Alquileres. Incremento de precios, carga contractual, desconfianza en el nuevo coeficiente de indexación, entre algunas de las causas que impulsan esta tendencia.

Alquileres temporarios en CABA: crecen los avisos para contratos cortos, ventajas y contras de esta modalidad

El impacto de la nueva Ley de Alquileres no sólo disparó los precios 19,2% desde su sanción en junio, sino que, por primera vez en la historia, la oferta migró hacia avisos de contratos temporales en lugar de los tradicionales y ya se ubica en el orden del 58%, detalló un informe elaborado por el portal Zonaprop.

Según indicó el sitio especializado, el incremento de los avisos temporales se dio mayoritariamente en pesos, lo que significó un alza en la cuota de mercado del 66% al 77% del total de las publicaciones temporarias. Además, identificó que en 14 barrios porteños las subas de precios superaron el 20% en sólo tres meses.

En oscuro, los barrios porteños que sufireron mayor aumento desde la promulgación de la Ley

Temporario vs. tradicional

Pero, cuáles son los pro y contras de rentar una propiedad de manera temporaria? ¿Por cuánto tiempo se puede hacer un contrato de estas características?

 "El riesgo es muy alto", manifestó a El Cronista Lady Siebenhaar, de Nativa Propiedades, quien negó que este tipo de operatoria se esté realizando de manera recurrente en el mercado ya que si se renueva el alquiler temporal se demuestra continuidad, situación que permitiría al inquilino establecerse por un plazo de tres años en la propiedad.

Según establece la ley, un alquiler temporal no puede durar más de 90 días y, en caso de realizar una renovación, ésta ya encuadra bajo el régimen de modalidad tradicional. Los precios en Capital Federal para los contrato de tiempo reducido parten, aproximadamente, desde los $18.000 para un monoambiente y $28.000 para un dos ambientes.

La corredora de Nativa Propiedades detalló además que los contratos temporales están pensados, exclusivamente, para extranjeros, turistas o personas que vienen del interior por algún tratamiento, universidad o situación exclusiva, mientras que el inquilino debe presentar un certificado que lo avale. No se pide la garantía requerida para los alquileres tradicionales.

"Es más práctico. En un precio paquete están incluidas las expensas, los impuestos, las reparaciones y servicios como Internet o Wifi. Como si fuera un hotel, pero repartido por todo Buenos Aires", aseguró la profesional que, en su caso, agrega también proveen servicio de limpieza cada 15 días. 

En diálogo con El Cronista, Hernán Iradi, secretario de Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba), negó que el incremento de los avisos online se reflejaran en las operaciones del mercado. "No hay ningún boom de alquiler temporal. Esto es imposible que suceda y a ley hay que respetarla", remarcó el dirigente.

A su vez, Iradi señaló que el inquilino quiere en la actualidad un alquiler acorde a sus ingresos y lamentó los efectos negativos de la ley de Alquileres: "La nueva normativa complicó muchísimo el mercado porque, entre algunas cosas, derrumbó la oferta y tampoco hay certeza de cuál es el coeficiente de indexación debido a que los precios no se actualizan más semestralmente. Una ley atada a la inflación nunca funcionó", confió el secretario de Cucicba.

Según Zonaprop, el boom de publicaciones de este tipo de alquiler, que lo utilizan preferentemente para alojarse los turistas extranjeros en el país, puede explicarse a través de varios fenómenos de relevancia en el mercado de alquileres.

  • Los incremento de precios de alquiler: como respuesta a los cambios en las reglas de contractuales derivados de la sanción de la nueva ley, como la extensión de plazos, la indexación anual, la incertidumbre respecto al coeficiente de indexación y la modificación en la carga tributaria.
  • Los departamentos que se hubieran ofrecido en el mercado tradicional, migran al temporal debido a los cambios contractuales derivados de la nueva ley, en especial a la extensión de plazos (que dificulta una posterior venta por los próximos 3 años) y a la desconfianza en el coeficiente de indexación. "Se firman secuencias de 3 o 4 contratos de corto plazo que generan compromiso de alquileres de 9, 12 o 18 meses", resaltó Zonaprop.
  • Otra hipótesis posible: la oferta de alquileres que anteriormente se volcaba en plataformas especializadas en el rubro temporario de alcance global con foco en el turismo extranjero, migraron a Zonaprop en busca de demanda local ante las restricciones de ingreso al país por la pandemia.

Shopping