El Cronista Comercial

Acceso a dólares y estabilidad: el pedido de las energéticas para atraer inversiones al país

Para los CEOs de PAE y AES, el país tiene el potencial de convertirse en uno de los principales productores, pero la incertidumbre y los cambios en las reglas de juego son una problemática para las inversiones a largo plazo que requiere el sector 

Acceso a dólares y estabilidad: el pedido de las energéticas para atraer inversiones al país

La Argentina se encuentra frente a una oportunidad sin precedentes: tiene la posibilidad de ser uno de los países que lidere la transición energética. Pero este potencial no puede desarrollarse sin que se establezca una política de Estado que genere confianza para alentar las inversiones en el sector. Así lo expresaron Marcos Bulgheroni, CEO de Pan American Energy (PAE), y Martín Genesio, CEO de AES Argentina, en el marco del evento "Argentina: oportunidades de inversión y recuperación económica", organizado por The Council of the Americas.

Para los máximos ejecutivos, la incertidumbre es una problemática para las inversiones a largo plazo y el flujo constante de capital que demanda esta industria. Pidieron reglas claras que generen confianza y estabilidad que permita visualizar el corto y el mediano plazo sin modificaciones en las reglas de juego.

El presidente de PAE celebró la "señal" que el Gobierno dio con el Plan Gas, pero remarcó que se debe asegurar que el entorno regulatorio se mantendrá en el tiempo, junto con la posibilidad de acceder a divisas para motorizar el desarrollo nacional. "Los proyectos en esta industria se piensan con un mínimo de cinco años. Llegó el momento de acelerar las inversiones para incrementar la producción, destacó.

"Nos encontramos en un punto de inflexión. La Argentina tiene una gran oportunidad en Vaca Muerta y otros yacimientos. Tiene el potencial de ser un importante productor a bajo costo, exportar crudo e industrializar hidrocarburos. En los últimos años, se invirtieron u$s 20.000 millones y se exploraron 1200 pozos a nivel local. Gracias a estas inversiones, detectamos oportunidades y eficiencias", amplió Bulgheroni.

"Se nos presenta un mar de oportunidades único, de la mano de las energías limpias (fuente solar, eólica e hídrica), el gas y el petróleo no convencional, el litio y el hidrógeno. A su vez, el sector eléctrico vive una transformación sin antecedentes. Pero es imperiosa la necesidad de alcanzar una sostenibilidad macroeconómica y estabilidad financiera, acompañadas del acceso a dólares para realizar proyectos que permitan pensar a futuro", consideró Genesio.

Para el CEO de AES, la falta de inversiones en el último tiempo provocó ineficiencia. Con el objetivo de revertir el panorama, indicó que el sector avanza en la articulación de políticas públicas y privadas que incentiven la inversión de largo plazo y bajar los costos.

Los ejecutivos dieron ejemplos sobre los proyectos que el sector debe reflotar para lograr más eficiencia: la puesta en marcha de un tren en Vaca Muerta para mejorar la logística de la zona, la ampliación de la infraestructura de evacuación de gas que hoy resulta limitada y la construcción de una planta de gas natural licuado (GNL) para vender al mercado asiático con mayor facilidad.

El coronavirus provocó un simbronazo en la industria y frenó las inversiones: a nivel global, la pandemia freezó u$s 230 billones que ya se habían presupuestado en proyectos energéticos, según el CEO de PAE.

"Irremediablemente, la caída del PBI mundial (estimada en el 4% este año) tuvo un efecto negativo en el sector. La demanda de naftas bajó hasta un 60% y la de gasoil se redujo hasta un 50%. La recuperación es lenta. Hoy, se encuentra un 20% por debajo, una tendencia que se replica a nivel local. En paralelo, este desplome se refleja en la caída de los precios. El barril de petróleo pasó de costar u$s 60 a u$s 30. Esta situación impactó directamente en las inversiones", detalló Bulgheroni.