El Cronista Comercial

Quien es la emprendedora que le fabricó una casita de más de $ 100.000 a la hija de Luli Salazar

Se hizo conocida por hacerle el regalo de cumpleaños a la hija de Luli Salazar. Su proyecto, La Petite Maison, arrancó hace un año con una inversión inicial de $ 30.000 y ya recibe pedidos de todas partes del país

Quien es la emprendedora que le fabricó una casita de más de $ 100.000 a la hija de Luli Salazar

Hace un año, Victoria Parra creó La Petite Maison, una empresa que construye casitas infantiles customizables para jardines, con el objetivo de incentivar a que los chicos jueguen al aire libre y dejen un poco de lado los dispositivos tecnológicos.

Empezó con una inversión inicial de $ 30.000 a partir de ahorros propios y ya lleva vendidas 25 unidades. Entre sus clientes, se encuentran empresarios y famosos, como Luciana Salazar, quien recientemente contrató sus servicios para el cumpleaños de su hija Matilda, con un desembolso de $ 260.000. Aunque los pedidos se concentran en Buenos Aires, realiza envíos al interior. "Ya llegamos a Rosario y Neuquén", asegura Parra.

Tras un análisis de mercado, la emprendedora, madre de una nena de ocho años, llegó a la conclusión de que no existía en el país algo parecido a lo que ella pretendía hacer. "Mi hija es fanática de las muñecas Lol. Cuando investigué lo que cuestan las casitas de esta marca, me encontré con valores que partían desde los $ 40.000. Además, esta propuesta no tenía nada que ver con lo que se me había ocurrido ofrecer", cuenta la entrepreneur que también dirige Vertec, un proyecto dedicado a la instalación de jardines verticales. 

Renner abre hoy en Buenos Aires: precios, la clave para competir con Falabella y Zara

Pese a la incertidumbre y los vaivenes de la economía local, el gigante de moda brasileño Renner no frena sus planes en la Argentina.

Las residencias son construidas en madera (apache, incienso o eucalipto) o con el sistema símil steel framing en seco, más resistente que el primero. "En este sistema, la madera se restringe únicamente a las aberturas y el deck. Se usan placas hidrófugas revestidas con una terminación de pintura plástica. Y por dentro, se aplica durlock, lo que permite poner un empapelado", explica, y añade que las viviendas son totalmente impermeables y están preparadas para resistir adversidades climáticas: "Las emplazamos elevadas, un poco más arriba del nivel del jardín, para que no haya problemas". 

Se puede elegir el método de fabricación, las dimensiones e incluso sumar mobiliario. El regalo de Matilda mide 2 x 1,50 metros y tiene una altura de 2,10 metros, junto con un balcón frontal de 80 centímetros. Pero Parra, que no es arquitecta pero siempre se interesó por la construcción, llegó a fabricar una de 3 x 2,2 y el doble de alto, con incluso dos niveles.

"Ninguna casa es igual a otra. Algunas, como la de Matilda, son tan lujosas que incluyen una mesa, dos banquitos, un horno de juguete, una alacena y un juego de té de porcelana con bordes de oro de 18 kilates, entre otros elementos. En una ocasión, me pidieron que agregáramos una araña con caireles", relata, quien se ocupa también de diseñar y ambientar los pequeños hogares.

De todos estos factores depende el precio final. Los valores que maneja La Petite Maison parten desde los $ 75.000 y superan los $ 260.000. "Todo depende de lo que soliciten los clientes. Una vez que se paga una seña de $ 5000, la entrega se realiza entre los 40 y 60 días posteriores", afirma Parra.

"En el mercado, solo hay una empresa que compite conmigo. Mi intención es ofrecer siempre la mejor calidad posible y busco superarla día a día", señala, y aclara que, si bien trabaja con proveedores y un taller que elabora las casas, ella se encarga de hasta el más mínimo detalle: desde elegir los colores de las paredes, buscar las telas para las cortinas, reunirse con los interesados para entender sus necesidades y hasta ocuparse del armado.  

Aunque el producto se dirige especialmente a niñas, Parra también apuesta a conquistar a niños, con una oferta que se adapte a su estilo. "En esos casos, pensamos en algo más varonil, como un container, un taller mecánico o un cuartel de bomberos", detalla, y adelanta que ya entabló diálogo con Flavio Mendoza y Cinthia Fernández, quienes se mostraron interesados en encargarles casitas para sus hijos.

Por el momento, la emprendedora solamente vende sus creaciones. "Me preguntan si las alquilo para eventos. Hay mucha demanda, pero todavía no está disponible esta alternativa. Evalúo hacerlo más adelante, con materiales que sean livianos y fáciles de armar y desarmar. Y aunque actualmente La Petite Maison se aboca a la construcción de casitas para jardín, contempla en un futuro incorporar modelos de interior.

Shopping