El Cronista Comercial

El heredero de Freddo llega a las góndolas con una marca de helado vegano

Santiago Dapolito, nieto del fundador de la histórica cadena, fundó Kaira, su emprendimiento elaborado con leches alternativas. Ya factura $ 500.000 por mes y próximamente comenzará a exportar a Chile y Paraguay.

´Dólar turista´: la incertidumbre multiplicó las ventas de pasajes al exterior

La infancia de Santiago Dapolito podría decirse que era el sueño de cualquier niño. De chico visitaba la planta de la empresa familiar, donde se fabricaban día a día miles y miles de litros de helado. Su abuelo era nada más y nada menos que Salvador Guarracino, cofundador de la cadena Freddo - ahora en manos de Grupo Pegasus -, a esto se le suma que, más tarde, el clan continuó ligado al negocio ya que Juan Martín Guarracino, junto a Federico Aversa, crearon Persicco en 2001.

No resultaba sorprendente que Dapolito decidiera volcarse por el mismo rubro. Tras una experiencia con su propio emprendimiento de helado por delivery, ahora se lanza al mercado con Kaira, marca elaborada con leches alternativas, con la que está próximo a desembarcar en supermercados y en Chile y Paraguay.

“La idea era hacer que el helado sea algo que se pueda consumir todos los días. Que no sea algo que te llene de azúcar y lácteos, sino que puedas comerlo como un postre y pudiera convertirse en un hábito diario en lugar de ser un placer”, explica, en diálogo con El Cronista. En 2018 comenzó este proyecto junto a un antiguo compañero de la facultad de Ingeniería del ITBA, más adelante se sumaron dos ex Quilmes para sumar su expertise en el área comercial y un socio inversor para desarrollar la infraestructura de producción. En total, ya llevan desembolsados aproximadamente u$s 204.000.

Previo a esto, en 2015, Dapolito había fundado S’Cream, una heladería sin local a la calle que basaba su modelo low cost en delivery pedido vía WhatsApp. Luego de más de dos años en el mercado, surgió la oportunidad de vender la compañía y quedarse con una participación minoritaria. “Era un trabajo cargado porque no tercerizabamos nada, era pesado porque lo hacíamos todo nosotros”, comenta. Ahora, la firma cuenta con una sucursal en Belgrano y otra en el centro comercial Euskal Herria Plaza, ubicado en Tigre.

La idea del emprendedor es aprovechar el boom de las dietéticas ofreciendo una línea de helados bajo en calorías, libre de gluten y utilizando leches alternativa – de almendras y de coco -. Según un informe elaborado por la consultora Voices!, alrededor de 10,2 millones de argentinos compraron en una dietética en el último año. “Vamos a utilizarlo como canal principal para arrancar, después pretendemos masificarlo y llevarlo a supermercados”, afirmó y reveló que se encuentra en tratativas para que Kaira llegue a las góndolas de Jumbo y La Anónima.

La venta de helados en supermercados creció un 2% en lo que va del año, según Nielsen. Sin embargo, la consultora apuntó que esta performance estuvo determinada por los meses de enero y febrero dado que, por su estacionalidad, en marzo la variación interanual fue negativa. El 75% del mercado está compuesto por las marcas más económicas, mientras que la categoría premium crece en el formato de más de 3 litros.

Cuál es la cadena de heladerías que impone su modelo de 'autohelado'

Tiene más de 250 empleados, 19 sucursales en el Gran Buenos Aires y la Ciudad y factura por mes en una de las tiendas más transitadas, en Las Lomitas, $ 1,14 millones, incluso en años difíciles como 2018. Así lo reconoce Livio Martín, hijo de Iginia -la fundadora de La Veneciana- y presidente de la cadena.

A través de distribuidores, sus productos llegan a Rosario, Córdoba, Neuquén, Salta y La Patagonia, además de Gran Buenos Aires y CABA. Por otro lado, Dapolito aseguró en breve cerrará acuerdos para llevar sus helados a Chile y Paraguay. A esto se le suma que comenzará a ofrecerlos a través de Rappi y Glovo por medio de una dark kitchen ubicada en Palermo.

Los helados Kaira se producen en una fábrica habilitada libre de gluten, ubicada en territorio bonaerense, que los socios levantaron desde cero. La misma tiene una capacidad para elaborar 1000 litros por hora y la aprovechan también para fabricar a fasón para otra marca. Por el momento cuentan con tres formatos de 120, 250 y 500 centímetros cúbicos, cuyos precios sugeridos van desde los $ 50 hasta los $ 250 según el tamaño y si es bajo en azúcar o sin azúcar agregada. Según Dapolito, la compañía ya factura $ 500.000 por mes y los gustos más vendidos son Chocolate y Dulce de Leche, a los que se le suman Frambuesa, Maracuyá y Banana Split.

En el futuro aspira a que su marca llegue al mercado estadounidense, donde los helados veganos ganan terreno a paso firme. “Pero va a ser en un mediano plazo”, aclara. De acuerdo a un estudio de Global Market Insights, el negocio de los helados sin lactosa moverá unos u$s 1000 millones a escala global para 2024.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo