El Cronista Comercial
SÁBADO 20/07/2019

Prevenir los delitos internos en las firmas

Más del 35 % de los casos de fracaso de negocios incluyen la violación de confianza de algún miembro de la empresa

Prevenir los delitos internos en las firmas

El robo por parte de los empleados es uno de los problemas más costosos que enfrentan muchas organizaciones. La Encuesta Global sobre Delitos Económicos 2018 de PwC sobre una muestra de 7500 encuestados en 123 países reveló que el 53% de las empresas sufrieron algún delito, frente al 28% de 2016. Este estudio detectó que más del 35% de los casos de fracaso de negocios, pérdidas graves y casos de bancarrota incluyeron la violación de confianza por parte de algún miembro de la empresa. El ránking de los delitos lo encabeza la malversación de activos, seguido por los delitos informáticos, los sobornos y el robo.

En el mundo del retail, un estudio de 2016 del National Retail Security Survey muestra que el 1,38% de las ventas se pierde por robo en los locales, pero de ella el 33% es ocasionado por los empleados, totalizando en Estados Unidos unos u$s 16.000 millones al año.

Los robos van desde la apropiación de una vianda en la heladera de los empleados, y llegan a productos, materiales, dinero, datos o propiedad intelectual, pasando por irregularidades administrativas o transgresiones normativas.

El nacimiento de un acto fraudulento comienza con la presión, generalmente relacionada con un problema interno. Luego, si se presenta una oportunidad, la persona luchará emocionalmente contra la tentación de aprovecharla. Finalmente, pasa del pensamiento a la acción, cuando logra racionalizar la situación.

Algunos ejemplos de situaciones de presión comunes que conducen a las personas a cometer un fraude incluyen deudas o la imposibilidad de pagar las cuentas, adicciones, necesidad de alcanzar unos objetivos de productividad exigidos por la organización, deseo de tener un nivel de vida superior al que puede aspirar en este momento y hacer porque “mi familia lo necesita”.

Intentar entender el comportamiento ilícito desde una única visión puede ser un error. Su gestión no puede limitarse a un solo aspecto, sino que debe ser encarado con una concepción 360 grados, trabajando la prevención, la educación, los sistemas de alarmas y alertas, la auditoría, la capacitación y la incorporación de tecnología.

La mejora de la integridad en una firma se fundamenta en: seleccionar gente íntegra, sostener la ética de la organización fomentando los valores y limitar las oportunidades de cometer delitos. Las evaluaciones de integridad basadas en IA tienen un rol central como complemento en las evaluaciones preempleo, psicotécnicos y evaluaciones de ingreso. Al mejorar la integridad de una organización se genera confianza y esto impacta en su eficacia.

Cómo es el abordaje del delito organizacional

Dentro de las tres tendencias para explicar el fraude cabe mencionar: la teoría de la seguridad, que se basa en la premisa de que la gente roba porque tiene la oportunidad (se asume que el robo puede ser controlado limitando las oportunidades de robar), la criminológica (se entiende la posibilidad de diferencias entre los individuos, y buscan determinantes personales para perfilar a los que tienen mayor probabilidad de robar), que busca controlar el robo organizacional testeando de modo sistemático a los empleados; el de las fuerzas sociales, que explica Jerald Greenberg: “La percepción de ser tratado injustamente es usado como medio para justificar el balance entre lo que se da y lo que se recibe”.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo