El Cronista Comercial

¿Por qué fracasan las empresas sin política de diversidad e inclusión?

por  VALERIA FLAVIANI

Instituto de Auditores Internos

0
¿Por qué fracasan las empresas sin política de diversidad e inclusión?

En Latinoamérica las cosas suelan tardar más que en Europa o en Estados Unidos. Especialmente en lo que respecta al mundo del trabajo: los cambios tecnológicos más significativos, que transforman culturas y alteran el escenario en que las empresas se desenvuelven, suceden primero en el norte y luego aterrizan en nuestros países. De ese modo, muchas veces la información llega a las altas gerencias ya procesada, ya analizada y lo que se termina haciendo es imitar, repetir una fórmula, calcar lo hecho allá.

Es el caso de la inclusión, una de las transformaciones culturales más importantes del mundo del trabajo de la última década. Pero muchas empresas latinoamericanas suelen restarle importancia, desestimarla o no entender realmente de qué se trata y por qué es beneficiosa. Se interpreta como una mera tendencia, una moda más.

En discursos y comunicaciones de las empresas, vemos cómo el foco está puesto, generalmente, en la diversidad y no en la inclusión. Arancha Díaz-Lladó, directora de innovación de Telefónica, dice: diversidad es que te inviten a la fiesta, inclusión es que te saquen a bailar.

Beneficios de un espacio de trabajo diverso e inclusivo en tres grandes porqués:

Más innovación y mejor performance: una investigación realizada durante dos años y en más de 450 empresas señala que las empresas verdaderamente inclusivas tienen un 70% de probabilidad a favor de convertirse en líderes en innovación dentro de sus mercados. Al mismo tiempo, gracias a la capacidad de verdadera innovación de sus equipos, resultaron ser las de mayor y mejor performance en sus mercados.

Más retención de talento y mejor reputación: otra investigación descubrió que la diversidad y la inclusión se relacionan directamente con un mayor engagement de los empleados hacia la empresa donde trabajan. Del mismo modo, es un 80% más probable que aquellos empleados que se sienten verdaderamente incluidos o que integran un espacio inclusivo sostengan que trabajan en una organización de alta performance.

El engagement de los empleados hacia el lugar donde trabajan se traduce en una mayor retención del talento.

Mejores resultados: las empresas en el cuartil más alto en niveles de diversidad étnica tienen un 35% más de probabilidad de obtener retornos económicos favorables que la media de sus respectivas industrias, y un 15% más en lo que respecta a diversidad de género. Mientras tanto, las empresas con menores índices de diversidad son mucho más vulnerables a tener resultados económicos por debajo de la media. Cuando la diversidad y la inclusión llegan al board directivo, los ingresos y el equity de una empresa mejoran significativamente.

La gestión de la D&I no es una tarea fácil. Implica derribar muchos prejuicios, cambiar la forma de mirar el mundo, entender y promover nuevas perspectivas y un sinfín de etcéteras que variarán de acuerdo a la cultura específica de cada compañía. Lo que es seguro es que, como todo aquello que cuesta y supone transformaciones profundas, trae beneficios concretos para las empresas, más allá de lo estrictamente ético o moral.

Shopping