El Cronista Comercial

Consorcios y countries: cómo es la convivencia en tiempos de pandemia

Más limpieza en espacios comunes, ascensores para uno y falta de uso de las amenities para evitar contagios.

Consorcios y countries: cómo es la convivencia en tiempos de pandemia

La pandemia de coronavirus no solo trajo cambios de hábito en la sociedad, sino también en las reglas que rigen los consorcios, tanto en edificios como en countries y barrios cerrados. Cierre de los espacios de uso común, limpieza más rigurosa y ascensores con un solo pasajero son algunas de las modificaciones que se tuvieron que incorporar en las últimas semanas.

En algunos barrios cerrados, por ejemplo, se determinó que el mantenimiento de las piletas lo debían hacer exclusivamente los propietarios. Los pileteros solo podrían acercar el cloro hasta el pilar de electricidad de cada casa. Una medida crítica en tiempos en que también hay que prevenir el dengue.

En los primeros días se vieron situaciones insólitas. Como un propietario que en apariencia salía a pasear el perro, pero en realidad fue a tirarse vestido a la pileta. En otro consorcio hubo quien logró ingresar en el gimnasio y se llevó elementos para hacer actividad física en su casa.

"En un primer momento hubo enojos porque se imponía un cierre. A los tres o cuatro días cuando se extendió a toda la ciudad, los propietarios nos agradecieron. Con la extensión de la cuarentena empezó la ansiedad y querían proponer un sistema de turnos para hacer actividades. Esa fue la evolución de los ánimos", dijo Martín Ribotta, gerente Comercial de Vitró, una administradora que trabaja con edificios de lujo de más de 200 unidades cada uno.

La clave de los administradores de consorcios para asegurar la convivencia, aseguran, es mantener una comunicación fluida con propietarios e inquilinos. Ribotta detalló que antes de la pandemia ya habían empezado a utlizar un sistema que envía las notificaciones al celular de los ocupantes de las unidades funcionales. Eso les permitió mantener un canal de diálogo fluido en medio de esta crisis.

"Cada dos días tenemos alguna información para compartir y eso ayuda mucho a mantener la calma y a mejorar la convivencia", agregó.

Asegurar la convivencia es clave: como nunca, todos los departamentos están ocupados las 24 horas y eso aumenta la posibilidad de roces. Pero no solo eso. Mientras los espacios comunes y las amenities están prácticamente sin uso, a las cañerías y las calderas, en el caso de quienes tienen servicios centrales, se les está dando un uso más intensivo.

Las reparaciones de urgencia también fueron objeto de discordia. Con la recomendación de evitar el máximo posible el contacto con el exterior hubo quienes no querían aceptar el ingreso del plomero o el electricista enviado por el administrador.

"Por suerte con diálogo pudimos lograr que todos entendieran la urgencia y la necesidad de hacer el arreglo", dijo Federico Álvarez Roldán de AR Administraciones. Pero otros administradores no tuvieron tanto éxito. En un departamento la reparación la terminó haciendo el propietario mientras era asesorado por el plomero mediante videoconferencia.

Álvarez Roldán agregó que, especialmente los primeros días, la operación de los edificios se vio alterada por la cuarentena. Por un lado no estaba claro que el personal de seguridad o los encargados sin vivienda pudieran ir normalmente a desempeñar sus tareas. La confusión duró 48 horas y tras una reunión con Suterh se determinó cuál sería la modalidad de trabajo: jornada reducida y las tareas se concentran solo en la limpieza.

"Ahora muchas administraciones se dan cuenta de la importancia de tener procesos digitales, que permiten mantener una actividad normal", señaló Albano Laiuppa, CEO de ConsorcioAbierto, un sistema de gestión online de consorcios.

En estos días, Laiuppa configuró una versión gratuita de su sistema. Hasta septiembre los administradores podrán usar sin cargo todas las funciones que tiene que ver con la relación con el vecino.

"No solo es enviar comunicaciones sin usar papel, sino también permitir reuniones de consorcio virtuales. Es una manera más de mantener el distanciamiento social", concluyó.

Shopping