Transport & Cargo

La velocidad del cambio y su relatividad

Por MARCELLO VACCARI
Managing director del grupo VACLOG RVA
La velocidad del cambio y su relatividad
MARCELLO VACCARI
12/09/2018 | 00:00
Seguimos con la saga del cambio y si queremos convertirnos en una economía avanzada, se requerirá una sociedad avanzada. Avanzar es moverse, es velocidad porque el mundo avanza muy rápido, pero a velocidades relativamente más rápidas o más lentas, entendiendo que la relatividad es la comparación de una velocidad contra otra.

 

Un planteo que hace Alvin Tofler sobre su país, me parece que es aplicable para nosotros. Para hablar de velocidades hagamos algunas comparaciones hacia afuera y hacia adentro y me quiero concentrar en nuestra sociedad. Veamos: las empresas y las ONG se mueven rápido, digamos a 160 km/h, nacen, avanzan veloces, cambian, se reinventan, proponen nuevas ideas, inventan nuevos servicios y productos; si no se mueven velozmente simplemente desaparecen.

Las familias también cambian rápido, digamos a 100 Km/h, hace años la familia tipo era: padre trabajando, madre ama de casa y dos hijos estudiando. Hoy es distinto con padres solteros, parejas de hecho, uniones del mismo sexo, familias ensambladas, etc.

A 50 Km/h van los sindicatos, siguen con normas y métodos de los años 30, sin tener en cuenta los cambios del mundo del trabajo la sociedad y la tecnología. Todavía más lento a 40 Km/h va la burocracia gubernamental haciendo que la toma de decisiones operativas sea lenta y trabada por las diferentes opiniones. Mucho más lento a 15 Km/h, va el sistema escolar, sigue patrones diseñados hace mucho y ha perdido valores básicos que se inculcaban a los alumnos: esforzarse, cumplir, respetar, estudiar, no faltar, etc.

Podemos leer diariamente como a paso de hombre a unos 10 Km/h se mueven los organismos internacionales como las Naciones Unidas y la OMC que resuelven poco, y finalmente en la cola de la carrera, digamos 5 km/h se mueven las instituciones políticas y tal vez un poco más despacio aún se mueve la Justicia.

En resumen, siempre habrá diferencias de velocidad entre las partes, sería imposible que todos puedan viajar más rápidos o incluso más despacio, pero como mínimo requerimos una mejora y esfuerzo sincronizado que reduzca las diferencias relativas entre ellas.