Responsabilidad

Programar incluyendo, una deuda pendiente

Por FLORENCIA TUCHIN
En un ámbito donde los asistentes digitales toman relevancia, la industria IT tiene la responsabilidad de incorporar la perspectiva de género.
Programar incluyendo, una deuda pendiente

16/08/2018 | 00:00
Tener una perspectiva de género a la hora de programar es una de las responsabilidades de las empresas de tecnología. Un ejemplo concreto es el de los chatbots que necesitan de un corpus de entrenamiento a partir de datos y muchas veces ahí aparecen los sesgos. "Se debería revisar y modificar el lenguaje de los datos. Es una decisión política la de involucrarte desde este lugar", comenta Mariano Stampella, socio fundador de intive-FDV, compañía de desarrollo de software.

 

Desde la ONG Chicas en tecnología, definen a la programación como la solución automática a los problemas cotidianos. "Si en la detección de esos problemas no hay una mirada diversa, no hay soluciones sustentables, y por lo tanto un determinado grupo se termina adaptando a otro", señala Melina Masnatta, directora Ejecutiva de la organización.

El estudio Hacking Diversity with Inclusive Decision Making concluye que equipos más diversos, sobre todo en tecnología, son más rápidos. Además, a partir de la toma de decisiones más inclusivas se puede llegar a alcanzar hasta un 87% de efectividad en las decisiones de negocios.

En relación a las empresas, Stampella cree que en la Argentina están dormidas. "Estamos perdiendo nuestro lenguaje. De lo inclusivo estamos todavía muy lejos. No hay chatbots programados con lenguaje inclusivo. Si uno quisiera cambiar, se debería hacer una inversión en los datos de entrenamiento. Esa clasificación humana es un esfuerzo muy grande", explica el emprendedor que cree que ninguna compañía lo está haciendo. "Si nadie lo hace, no vamos a poder entrenar a nuestros robots con nuestra lengua. Le vamos a tener que pedir a Google que sea inclusivo. El primer paso es sentirse protagonistas del cambio y no pensar que es algo que se debe hacer desde el exterior", señala.

El experto analiza que, desde punto de vista del lenguaje inclusivo, hay que tener en cuenta la importancia de lo que hacemos para el impacto de la vida de la gente. "Tenemos que tratar de no perder la posibilidad de construir nuestros propios algoritmos. Es importante ponerlo en agenda. Hay que entender que la tecnología no se separa de la política. Tenemos que tomar conciencia que lo que hacemos es hacer interpretaciones políticas de los datos que tenemos. Hay que trabajar sobre los sesgos que traen los datos", enfatiza Stampella.

Según Masnatta, la solución a la ausencia de perspectiva de género en la programación tiene que ser articulada con industria IT, gobiernos, medios y el sistema educativo. Agrega: "El lenguaje inclusivo es una puerta de entrada, que está en creación. Hay que incluir la mayor cantidad de comunidades posible para que llegue el mensaje. Se ve a la programación como algo dado, pero en realidad siempre hay una persona que tiene un sesgo".

Un caso paradigmático en relación a la programación son las asistentes, como Siri de Apple o Alexa de Amazon. Ambas tienen voz de mujer. Stampella dice: "Nosotros pensamos en cambiar el rol. Es decir que no sea una asistente, sino una manager o coordinadora". Otro punto a tener en cuenta, según Masnatta, es que la mayoría de las aplicaciones de salud no incluye el ciclo menstrual de la mujer. Por lo tanto, las mujeres tienen que tener apps aparte.