Responsabilidad

Cuando se busca que las reservas naturales formen parte del negocio

Por DESIRÉ SALVADOR
Varias empresas decidieron mantener zonas naturales intactas dentro de sus predios y trabajan para su preservación. ¿Cómo lo hacen y qué beneficios encuentran? Sus testimonios, caso por caso.
Cuando se busca que las reservas naturales formen parte del negocio
DESIRÉ SALVADOR
17/01/2019 | 00:00

Los ecosistemas aportan una gran cantidad de servicios ambientales, regulan la temperatura, mantienen el ciclo de agua y permiten la existencia de innumerables especies que mantienen la cadena alimenticia, pero se ven amenazados por el crecimiento económico, la agricultura, desarrollo de ciudades. En este contexto, algunas empresas han notado la importancia de mantener algunas zonas naturales intactas y trabajan para su preservación a través de reservas naturales.  

En 1975 Ledesma, donó 76.000 hectáreas en Jujuy para la creación del Parque Nacional Calilegua, un caso pionero en ese momento. Luego, en la primera década del siglo XXI, avanzó con la preservación de otras 100.000 hectáreas de bosques nativos a través de un plan de ordenamiento territorial que elaboró junto a la Fundación Proyungas, por el cual se comprometió a conservar dos de cada tres hectáreas propias en Jujuy para las futuras generaciones. 

"La preservación del entorno natural es clave para Ledesma, dado que al cuidar ese entorno cuida también la tierra en la que se originan sus principales productos: azúcar, papel, alcohol, bioetanol y cítricos. Esta convicción se expresa en el Programa Paisaje Productivo Protegido, que sostiene que es posible producir conservando el ambiente donde esa producción se realiza", informan desde la empresa.  Por lo tanto, para ellos, es una decisión estratégica que tiene impacto directo sobre la rentabilidad de los negocios de Ledesma en variables como el clima, el agua o la tierra, factores estos que posibilitan las materias primas -la caña y los cítricos- con los que elabora sus productos.

Las plantas están ubicadas en el Valle de San Francisco, en Jujuy, y están en medio de un paisaje de selvas subtropicales de montaña, también conocidas como yungas. Este territorio, junto con la selva misionera, representa apenas el 2% de la superficie continental del país, pero concentra el 50% de su diversidad de flora y fauna. Además, en su establecimiento agropecuario Centella de la provincia de Entre Ríos preservan otras 4.000 hectáreas, donde también habitan otros animales en peligro de extinción como el lobito de río o el tatú carreta gigante. 

Las reservas naturales son cerradas al público. Lo que sí se puede visitar es el Parque Nacional Calilegua. 

Como parte del Desafío Ambiental 2050, que Toyota impulsa a nivel global, abrieron su Reserva Natural de Zárate en un área de 21 hectáreas para recibir y educar junto a la comunidad sobre la importancia del cuidado de la naturaleza. "Este proyecto constituye un programa de restauración, concientización y educación sobre la naturaleza diseñado en conjunto con la ONG Aves Argentinas", comienza Eduardo Kronberg, gerente General de Responsabilidad Social de Toyota Argentina. 

El proyecto manejado a través del área de Responsabilidad Social Empresaria, desde donde se trabaja el eje ambiental. En este sentido se desarrollan programas enfocados en el cuidado de la flora y fauna nativa. Por otra parte, se plantea un fuerte compromiso con la comunidad abriendo sus puertas y trabajando en conjunto para generar sinergia en temas de concientización ambiental. 

¿Qué acciones realizan? Dentro de la Reserva Natural Toyota se realizan talleres y visitas de familias de los colaboradores de Toyota, visitas guiadas para la comunidad, talleres ambientales para escuelas públicas de Zárate y Campana (Programa Conciencia Ambiental), eventos ambientales (Día Mundial del Medio Ambiente, Día del Árbol, Día del Ave Nacional, entre otros), forestaciones de flora nativa y liberación de especies rehabilitadas. La reserva cuenta con senderos, miradores y señalizaciones interpretativas. Incluirá un espacio para la observación de aves, y futuros centros de interpretación con auditorio.

Además, se trabaja en conjunto con la ONG Aves Argentinas, organización centenaria que colabora con la protección de las aves y sus ambientes naturales. Además, Toyota apoya el Programa Patagonia, donde se protege principalmente al Macá Tobiano (especie en peligro crítico de extinción), y a otras especies que conviven en el mismo ambiente. Por otra parte, se trabaja en colaboración con la Reserva Natural Otamendi (Campana), a través de la donación de árboles nativos de su vivero, mientras que Toyota aporta madera para fabricar mobiliario y otros materiales para el vivero.

Una de las reservas más conocidas, es la Reserva Natural de Villavicencio, un área natural Protegida de 72.000 hectáreas, ubicada en el departamento de Las Heras, Mendoza, que, desde septiembre de 2000, es gestionada y protegida por Aguas Danone de Argentina, a través de la Fundación Villavicencio. "Desde su adquisición, la compañía sostiene su compromiso de cuidar, conservar, proteger y preservar este espacio único y su riqueza natural autóctona, evitando las acciones que puedan perjudicar los recursos naturales del área; desarrollando los estudios básicos de los recursos y promoviendo su conservación a través de la educación ambiental; resguardando y profundizando el conocimiento del patrimonio natural, cultural, arqueológico e histórico de la región; y fomentando la actividad turística de bajo impacto ambiental, respetando el carácter social de la zona", explica Silvina Giudici, responsable de la Reserva Natural Villavicencio.

Dentro de ella, se llevan adelante diferentes programas y acciones que generan un impacto medible positivo por la conservación. Por ejemplo, el equipo de guardaparques realiza tareas de control y monitoreo para evitar actividades con impacto ambiental negativo dentro del territorio de la Reserva como caza furtiva, incendios forestales, generación de residuos, atropello de fauna. Desde el área de turismo se trabaja para generar acciones de turismo de bajo impacto y se intenta formar al visitante en este aspecto. En este sentido, tanto en la ruta como en todo el territorio protegido que conforma la Reserva, se informa sobre las áreas permitidas para picnic, se entregan bolsas de residuos para que vuelvan con los residuos a sus casas, se brinda material informativo sobre riesgos de incendios; y se socorre a visitantes varados o accidentados en territorio de la Reserva. Asimismo, desde el área técnica se trabaja con CONICET, IADIZA, Universidad Nacional de Cuyo y otras instituciones científicas que avalan nuestro accionar, para generar programas de medición, monitoreo e investigaciones que aporten datos para medir nuestro impacto y tomar decisiones que vayan en pos de un trabajo con resultados positivos desde lo ambiental y social. En cuanto a actividades de educación, se realizan visitas con escuelas, que tienen como objetivo principal sensibilizar y concientizar a los chicos como ciudadanos responsables con el ambiente.

Visitas a las Reservas:

- La Reserva Natural Toyota: Para visitarla pueden contactarse con el Centro de Visitas de lunes a viernes de 8:30-12:00 y de 13:30 a 16:30hs: 03487-443448 | centrodevisitas@toyota.com.ar |Ruta 12 km 81, 2800 Zárate, Buenos Aires | www.toyota.com.ar

- La Reserva Villavencio: Está abierta todo el año y hay dos tipos de visitas: la visita turística y la educativa. Para el turismo en general, las visitas son de lunes a domingo en temporada alta (vacaciones de verano e invierno) y el resto del año de miércoles a domingo. Las visitas educativas se coordinan previamente con el área de educación ambiental. 

- Las reservas naturales Ledesma son cerradas al público. Peroe puede visitar es el Parque Nacional Calilegua.