Internacionales

Servicios de inteligencia de EE.UU. advierten de nueva interferencia rusa para favorecer la reelección de Trump

Las acusaciones fueron desmentidas tanto por funcionarios de la Casa Blanca como del Kremlin. No obstante, miembros del comité de Inteligencia estadounidense le expresaron su preocupacpación a un grupo de legisladores en el marco de una reunión confidencial 
Servicios de inteligencia de EE.UU. advierten de nueva interferencia rusa para favorecer la reelección de Trump

21/02/2020 | 20:05

Funcionarios de inteligencia estadounidenses alertaron a un grupo de congresistas en Washington que Rusia estuvo interfiriendo en la campaña electoral y tiene intenciones de influir en las primarias demócratas de este año, con el objetivo de lograr la reelección del presidente Donald Trump.

"El mensaje fue que parece que están favoreciendo a un candidato sobre el resto y todo el mundo debería estar alerta", dijo una fuente de los servicios de inteligencia a la cadena de televisión CBS.  Un alto funcionario de Inteligencia de los Estados Unidos dijo que Rusia quiere a Trump reelecto porque consideran que su administración es más favorable a los intereses del Kremlin. No está claro, sin embargo,  qué medidas específicas (si es que las hay) se podrían haber tomado para ayudar al presidente norteamericano.

Estados Unidos pone en su lista negra a una subsidiaria de la empresa rusa Rosneft

Los dichos trascendieron en el marco de un encuentro sobre seguridad electoral y la interferencia extranjera en la previa a las elecciones de noviembre. La reunión, estrictamente confidencial, entre los miembros del comité de Inteligencia y un grupo de legisladores  se produjo el pasado 13 de febrero.

Según The New York Times, la reunión enfureció a Trump porque teme que los demócratas puedan usar esa información en su contra.

De hecho, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata), se hizo eco de lo sucedido y tiuiteó: "Los votantes americanos los que deben decidir las elecciones estadounidenses, no el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Todos los miembros de la Cámara de Representantes deben condenar los esfuerzos del presidente para desestimar las amenazas a la integridad de nuestra democracia".

También el presidente del Comité de Inteligencia de la cámara baja, Adam Schiff –uno de los principales impulsores del impeachment de Trump en el marco del Ucraniagate–, advirtió que si "los informes son ciertos y el presidente está interfiriendo en esto, está otra vez poniendo en peligro nuestros esfuerzos por detener las intromisiones extranjeras".

Una vez más, el presidente de los Estados Unidos recurrió a Twitter  para denunciar lo que considera una campaña en su contra. "Otra campaña de desinformación llevada adelante por los demócratas en el Congreso dice que Rusia me prefiere a mí antes de que a cualquiera de los 'buenos para nada' candidatos demócratas que aún han sido incapaces, después de dos semanas, de contar sus votos en Iowa", ironizó el mandatario.

La supuesta injerencia rusa fue también rechazada por el vocero del Kremlin, Dimitri Peskov, quien afirmó que "no tiene nada que ver con la verdad" y agregó: "Son informaciones paranoicas y, a nuestro pesar, saldrán más, a medida que se aproximen los comicios", citado por la agencia de noticias Sputnik.

Condenan a 40 meses de prisión a un amigo de Donald Trump por el Rusiagate

Sin embargo, la reunión le habría costado el puesto a Joseph Maguire quien hasta hoy se desempeñaba como  director interino de Inteligencia Nacional. Trump decidió reemplazarlo por Richard Grenell, embajador de EE.UU. en Alemania y uno de sus funcionarios de confianza. El puesto había sido ocupado de manera provisional desde la salida el pasado año de Dan Coats, un exsenador republicano, que también chocó con Trump en diversos asuntos de inteligencia, entre ellos la injerencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016.

Los servicios de inteligencia estadounidenses concluyeron hace tres años que Moscú interfirió en las elecciones presidenciales de 2016 para potenciar las opciones de Trump, cuestión que luego fue investigada por el fiscal especial Robert Mueller.