Internacionales

Israel aprueba una polémica ley que desconoce a la minoría árabe

Por  SERGIO LANZAFAME

Determinan que el hebreo es el único idioma oficial y reservan a la minoría judía el derecho a la autodeterminación. Los palestinos denuncian discriminación
Israel aprueba una polémica ley que desconoce a la minoría árabe

20/07/2018 | 02:18

El Parlamento israelí o Knesset aprobó la ley que define a Israel oficialmente como "Estado Nación del pueblo judío" y reserva el derecho a la autodeterminación sólo a esta minoría. Además establece que el hebreo es la única lengua oficial.

El proyecto fue propuesto por el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y fue aprobado en una votación ajustada, con 62 diputados a favor y 55 en contra.

Los representantes de la Lista Conjunta Árabe decidieron abandonar el plenario y denunciaron que Israel había consagrado el "apartheid".

La ley formará parte de las llamadas leyes básicas - que en ese país funcionan como una Constitución- son difíciles de derogar una vez aprobadas y se pueden modificar solo por otra norma del mismo rango. Con esta, son 12 las leyes básicas del Estado hebreo.

La comunidad árabe internacional, los palestinos y la Unión Europea, entre otros calificaron la ley como discriminatoria contra la minoría árabe, ya que no los reconoce como parte integrante de la comunidad israelí, cuando casi el 20% de la población es de ese orígen.

Otro punto de la ley establece que la capital de Israel es "Jerusalén completa y unida", algo que contradice los acuerdos firmados hasta ahora con la Autoridad Nacional Palestina y que complicará las posibles negociaciones de paz que puedan realizarse en el futuro.

"El árabe tendrá una categoría especial, todo judío tendrá el derecho de migrar a Israel y obtener la ciudadanía de acuerdo a las disposiciones de la ley, el estado actuará para reunir a los judíos en el exilio y promoverá los asentamientos judíos en su territorio y asignará recursos con este propósito", establece la nueva legislación.

"El mundo puede ver ahora a Israel como es en realidad, no como una democracia, sino como un sistema de apartheid, primero implantado de facto y ahora de iure", aseguró Nabil Shaat, asesor en política exterior del Presidente palestino, Mahmud Abbas.

Para la Liga Árabe, esta ley "consolida" las "prácticas racistas de Israel que anulan al otro imponiendo los hechos por la fuerza".

Además denunció que la nueva norma no tiene en cuenta a los demás porque legaliza los asentamientos y deja completa libertad a "las autoridades de la ocupación israelí" para confiscar terrenos y dejarlos baldíos, demoler casas y no respetar los derechos palestinos. Subrayó que con esta ley se legaliza "el apartheid" y se "practica la limpieza étnica".

Según la ONG israelí Paz Ahora, el 99% de las tierras en el territorio ocupado de Cisjordania calificadas por Israel "para uso estatal" fueron asignadas "para las necesidades de las colonias israelíes", mientras que solo el 0,24% de ellas se entregaron a palestinos.

"El Estado de Israel, que controló Cisjordania durante más de 50 años, asigna la tierra exclusivamente a los israelíes, mientras que prácticamente no asigna ninguna para el beneficio incondicional de los palestinos", consideró Paz Ahora.

Para la ONG, "la asignación de tierras para el uso de una sola población a expensas de otra es una de las características definitorias del Apartheid", y "una prueba más del control continuo de Israel de los territorios ocupados sobre millones de residentes palestinos sin derechos".

Según los datos expuestos, Israel entregó más de 67.000 hectáreas de terreno palestino bajo control estatal israelí para los asentamientos judíos establecidos sobre el territorio, con residentes colonos que suponen actualmente el 12% de la población total de Cisjordania, mientras que el 88% restante son palestinos.

Por otro lado, entre las poco más de 129 hectáreas entregadas a la comunidad palestina, "el 80% de las asignaciones tenían por objeto establecer asentamientos", por lo que la compensación fue la entrega de otras tierras, o bien sirvieron "para el traslado forzoso de comunidades beduinas", mientras que solamente 32 hectáreas "fueron asignadas sin condiciones en beneficio de los palestinos".