Internacionales

Francia: Macron no cede mientras el país atraviesa otro día de huelgas y caos en el transporte

Varios trenes y estaciones del metro están fuera de servicio, mientras el sindicato que nuclea a los colectivos advitió que extenderá las protestas hasta el próximo lunes
Francia: Macron no cede mientras el país atraviesa otro día de huelgas y caos en el transporte

06/12/2019 | 18:08

Francia atraviesa su segundo día de caos con el trasporte paralizado, escuelas cerradas y hospitales sin personal suficiente, luego de que los sindicatos anunciaron que no cesarán en su huelga contra las reformas de las pensiones del presidente Emmanuel Macron hasta que éste dé marcha atrás.

Hoy fueron cancelados varios trenes hacia París, mientras que 10 de las 16 líneas de metro se cerraron y otras estaban limitadas en sus servicios. Los sindicatos del operador de autobuses y metro de París RATP dijeron que su huelga continuaría hasta el lunes.

Huelga histórica en Francia: qué reformas quiere hacer Macron en las pensiones

Por su parte, el gobierno francés aseguró  que está resuelto a llevar a cabo su reforma de las pensiones. El nuevo sistema "garantizará a los franceses justicia y solidaridad", aseguró el primer ministro, Edouard Philippe, en un discurso retransmitido por televisión, después de que salieran a las calles  más de 800.000 franceses en más de 70 ciudades del país para decir "no" a la reforma que prepara su gobierno.

"Estoy convencido de que, con las organizaciones sindicales, encontraremos un buen equilibrio (...) sin renunciar a nuestra voluntad firme (...) de crear un sistema universal", afirmó el primer ministro. El gobierno no busca "la confrontación", insistió.

"Vamos a protestar durante al menos una semana, transcurrida la cual será el Gobierno el que dé marcha atrás", dijo Patrick Dos Santos, un empleado de 50 años de edad que trabaja en el sector del transporte en París.

La huelga enfrenta a Macron –que llegó a la presidencia de Francia en 2017 con la promesa de agilizar la economía francesa, altamente regulada–, con unos poderosos sindicatos que afirman que está decidido a desmantelar las protecciones a los trabajadores. La reforma de las pensiones tiene como objetivo eliminar los 42 regímenes especiales que existen actualmente y que permiten jubilaciones anticipadas y otros beneficios a ciertas categorías profesionales. En su lugar, se instaurará un sistema único, por puntos, en el que todos los trabajadores tendrán de los mismos derechos.

El primer ministro Philippe, prometió este viernes que las reformas –que se planea estarán completas para 2025– serán llevadas a cabo de forma "progresiva" y "sin brutalidad". El proyecto completo, del que se conocen apenas algunas pistas, será presentado el miércoles.

Por su parte, los sindicatos quieren mantener la presión y llamaron a los franceses a volver a paralizar el país el martes. En cuanto a los transportes públicos, el paro continuará el fin de semana, sobre todo en París, donde nueve de las 16 líneas del metro se mantendrán cerradas, cinco funcionarán a una capacidad reducida y sólo dos, completamente automatizadas, operarán de forma normal.

Además, siete de las ocho refinerías del país estaban en huelga, lo que aumenta el riesgo de una escasez de combustible si la movilización continúa.

Gran parte del territorio francés ya había quedado paralizado desde el jueves cuando los trabajadores del transporte se declararon en huelga, junto a los profesores, médicos, policías, bomberos y funcionarios del Estado, con el humo y los gases lacrimógenos extendiéndose por las calles de París ante el recrudecimiento de algunas protestas, lo que dio lugar a decenas de detenciones.

Caos en el transporte

El 90% de los trenes de larga distancia fueron cancelados, así como el 70% de los trenes regionales, la mayoría de las líneas del metro de París permanecían cerradas al menos hasta el lunes y los autobuses circulaban a cuentagotas.

En los aeropuertos, la situación era también caótica. La compañía aérea nacional Air France canceló por segundo día consecutivo el 30% de sus vuelos de cabotaje  y el 10% de sus vuelos de media distancia debido a una huelga entre los controladores aéreos