Internacionales

Donald Trump: se avecinan “dos semanas muy dolorosas”

La Casa Blanca amplió 30 días más las restricciones en el país y vuelca sus esfuerzos en evitar que la crisis de Nueva York se repita en otras grandes áreas metropolitanas.

01/04/2020 | 08:23

La gravedad de la pandemia del Covid-19 que paraliza al planeta hizo tomar conciencia al presidente estadounidense Donald Trump que en principio subestimaba el tema y hoy  confirma la ampliación en 30 días de las recomendaciones de distanciamiento social para frenar la propagación del virus. "Se avecinan tiempos duros. Vienen dos semanas muy dolorosas", advirtió el mandatario estadounidense.

“Quiero que todos los estadounidenses estén preparados para los días duros que tenemos por delante. Vienen dos semanas muy, muy dolorosas”, indicó Trump. “Dos o tres semanas como no hemos visto nunca”, insistió. Incluso si los esfuerzos para mitigar la pandemia programados para los próximos 30 días funcionan, entre 100.000 y 240.000 personas podrían morir víctimas de la Covid-19, de acuerdo con las proyecciones presentadas por el grupo de expertos de la Casa Blanca.

La curva de contagios en EE.UU. avanzó más rápido que en China, Italia o España.

“Nuestra fuerza va a ser puesta a prueba. También nuestra capacidad de resistencia (…) Es una cuestión de vida o muerte, de verdad”, manifestó el presidente en un cambio de tono total al de las semana anteriores donde hasta se oponía a poner a su país en cuarentena.

Ayer, el país registró más de 785 muertes en 24 horas, la mayor cifra hasta la fecha, lo que eleva las muertes a un total de 3.810. La cifra de contagios confirmados ha pasado de unos pocos centenares hace un mes a más de 186.000 ayer.

La curva de contagios en Estados Unidos avanzó a mayor velocidad que en China, Italia o España, pero el país va al menos un par de semanas por detrás de Europa. La mayor parte de los casos están concentrados en los estados de Nueva York y Nueva Jersey.

El objetivo ahora es evitar el alud de contagios registrado en Nueva York en otras grandes áreas metropolitanas del país, de modo que los servicios hospitalarios no se vean desbordados.

Durante la rueda de prensa, de dos horas de duración, Trump volvió a mencionar la honda impresión que le causó las imágenes de los últimos días del hospital de Elmhurst en Queens, el barrio de Nueva York donde se crió, el de mayor mortalidad por coronavirus en el país. “Esto no es una gripe, es algo mucho más cruel”,  remarcó días después de haber manifestado que era más importante la economía que el virus.