Internacionales

Coronavirus en Brasil: Bolsonaro vetó el uso obligatorio de barbijos en iglesias y comercios

La ley ya había sido aprobada por el Congreso. Ahora, el legislativo deberá votar si mantiene o no los vetos del mandatario brasileño 
Coronavirus en Brasil: Bolsonaro vetó el uso obligatorio de barbijos en iglesias y comercios

03/07/2020 | 14:00

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, vetó una parte de la ley sobre el uso de barbijos –ya aprobada por el Congreso–, que determinaba la utilización obligatoria en lugares cerrados donde se reúnen personas como establecimientos comerciales e industriales, templos religiosos y centros de educación.

Según la orden publicada el viernes en la Gaceta Oficial, Bolsonaro también vetó la sección de la ley que obliga a los establecimientos, tanto públicos como privados, a proporcionar máscaras protectoras a clientes.

Coronavirus: por la crisis, la deuda de Brasil podría superar el 100% de su PBI este año

La ley aprobada por el congreso también obliga al uso de mascarillas en espacios públicos, como el transporte. Los vetos tendrán que ser analizados en una sesión conjunta del Congreso, que decidirá si los mantiene o los revoca.

El uso de mascarillas es recomendado por autoridades y expertos en salud como una forma de reducir la transmisibilidad del coronavirus, que causa el Covid-19, una enfermedad que ha infectado a casi 1,5 millones de personas y dejó casi 62.000 muertos en Brasil, según datos del Ministerio de Salud.

Coronavirus: Brasil anunció un acuerdo con Oxford para comprar 100 millones de vacunas contra el virus

El uso de las mascarillas en establecimientos comerciales y espacios públicos ya es obligatorio, de acuerdo a decretos de algunos gobiernos estatales y municipales que en algunos casos incluyen la aplicación de una multa.

Bolsonaro asistió a manifestaciones pro-gobierno sin barbijo en Brasilia, donde su uso es obligatorio. Hace dos semanas, un juez federal de Brasilia, Renato Borelli, había obligado a Bolsonaro a usar barbijo en lugares públicos. De no cumplir con la orden, el juez había fijado una multa de 2000 reales (u$s 500) diarios. Sin embargo, la medida fue revocada por un tribunal regional federal.