Internacionales

Cataluña celebra su fiesta regional con una masiva marcha independentista

Por  MÓNICA VALLEJOS

En un acto, el vicepresidente del gobierno catalán, Pere Aragonès, puso como condición la libertad de "todos los presos políticos" que organizaron el referéndum de 2017 y pidió el "libre retorno de los exiliados".
Cataluña celebra su fiesta regional con una masiva marcha independentista

11/09/2018 | 13:08

Cataluña celebra hoy su fiesta regional oficial, la Díada, con una puesta en valor de la reivindicación independentista, mientras en el Senado, el jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, prometió mejorar la financiación de "todas y cada una" de las comunidades autónomas para "garantizar siempre" la igualdad entre todos los españoles "vivan donde vivan".

En Barcelona se realiza una multitudinaria marcha, en un clima pacífico y festivo, donde otras comunidades españolas como la vasca participan para manifestar su apoyo. 

 

 

En un acto central, el vicepresidente del gobierno catalán, Pere Aragonès, puso como condición la libertad de "todos los presos políticos" que organizaron el referéndum de 2017 y pidió el "libre retorno de los exiliados" con vistas a un diálogo "sincero y honesto" y una "negociación" con el Ejecutivo español. "Las dos partes deben estar en igualdad de condiciones en la mesa", aclaró. 

En un tuit, Sánchez expresó la necesidad de "convivencia, respeto, diálogo y entendimiento", y su confianza de que hoy sea un día de "celebración y orgullo por una cultura, una lengua y una historia que une a todos los catalanes y catalanas". En el Senado, aclaró que el Ejecutivo está comprometido con el desarrollo de un sistema de financiación "justo" que tenga en cuenta la despoblación y el envejecimiento de la población.

En el acto se evidenció la división entre fuerzas secesionistas y favorables a la unidad de España -que no asistieron al acto-, un año después de que el Parlamento regional aprobase sendas leyes para el referéndum de "autodeterminación" del 1 de octubre de 2017 y la fundación de la "república catalana".

La ministra de Economía, Nadia Calviño, aseguró que el Ejecutivo pondrá todo de su parte para "normalizar" la situación en Cataluña y que siga siendo un motor económico, y confió en que la actitud de diálogo de Sánchez contribuya a encauzarla hacia una "mucho más positiva". 

A la celebración institucional de la Diada en Barcelona asistieron el presidente del gobierno catalán, Quim Torra, y el del Parlamento autonómico, Roger Torrent, ambos independentistas; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que denunció la "ausencia" de los encarcelados.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, exiliado en Bruselas, instó a que la concentración de la fuera "cívica y pacífica", y dijo que al evento de este año "la gente de fuera lo mirará más y la respuesta del pueblo catalán será analizada desde muchas miradas en todo el mundo".