Internacionales

Brasil entra en la recta final para elegir a un nuevo presidente

El tercer debate televisivo de los candidatos fue sin los favoritos Lula da Silva, preso, y el líder ultraderechista que se recupera de una puñalada
Brasil entra en la recta final para elegir a un nuevo presidente

10/09/2018 | 01:32

El tercer debate televisivo de los candidatos a la presidencia de Brasil, que participarán en las elecciones el próximo 7 de octubre, se desarrolló sin las figuras principales Luiz Inácio Lula da Silva y Jair Bolsonaro: el ex presidente cumple pena de prisión en Curitiba y el líder ultraderechista está hospitalizado en San Pablo, fuera de peligro. Tampoco participó el candidato de la agrupación Patriota, Cabo Daciolo.

En vistas del atentado del jueves pasado que sufrió Bolsonaro, cuando fue acuchillado mientras hacía campaña en Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais, un tema clave del debate fue el fin del radicalismo. Si hasta el miércoles los candidatos atacaban a Bolsonaro por sus posiciones radicales, ayer cambiaron el tono y se abstuvieron de nuevos ataques y promovieron una campaña pacífica.

"Este es un momento muy difícil en nuestro país. Estamos en un debate en el que faltan dos candidatos: uno por impedimento judicial y otro porque está en el hospital", aseguró la líder ecologista Marina Silva, candidata del partido Red Sustentabilidad y que, con 12% del favoritismo, escolta a Bolsonaro (22%) en los sondeos.

Lula cumple una condena de 12 años por corrupción y además su candidatura fue vetada por la justicia: hasta el martes su Partido de los Trabajadores (PT) tendrá que definir si su lugar en las listas será ocupado por el candidato a vicepresidente, Fernando Haddad.

El candidato laborista Ciro Gomes, que comparte con la ecologista Silva el segundo lugar en los sondeos con el 12%, también alertó sobre la necesidad de combatir la violencia.

"El episodio lamentable de Bolsonaro confirma la necesidad de cambios en el país", afirmó el exministro de Hacienda Henrique Meirelles, candidato por el Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) liderado por el presidente Michel Temer.

"Necesitamos de un gran esfuerzo conciliatorio. El país dividido no avanza. Yo antes de ser candidato ya pedía ese esfuerzo de conciliación contra cualquier tipo de radicalismo", aclaró Geraldo Alckmin, ex gobernador de Sao Paulo, candidato por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y cuarto en los sondeos con un 9% del favoritismo. Alckmin aseguró que Brasil sólo avanzó cuando hizo esfuerzos de conciliación.

Bolsonaro es el candidato más polémico en la disputa electoral porque defiende la última dictadura militar en Brasil, sostiene insistentes declaraciones machistas, racistas, misóginas y homófobas, y enfrenta procesos judiciales por discriminación e incitación a la violación. El candidato del PSL lidera los sondeos de opinión con un 22% de los apoyos de cara a las elecciones.