Internacionales

Bolsonaro flexibilizó restricciones para el uso de armas en Brasil

Por  SERGIO LANZAFAME

Se mantiene la edad mínima de 25 años y la necesidad de tener una ocupación lícita. Habrá limitaciones para quienes convivan con niños o personas con deficiencia mental
Bolsonaro flexibilizó restricciones para el uso de armas en Brasil

16/01/2019 | 02:50

"Como el pueblo soberanamente decidió por ocasión del referéndum de 2005, para garantizarles ese legítimo derecho a la defensa, yo, como presidente, voy a usar esta arma", afirmó Bolsonaro, al mostrar el bolígrafo con la que firmó el decreto.

"Infelizmente, en la época de Lula, el Gobierno se valió de decretos y normas para negar ese derecho", aseguró.

La legislación actual permite la tenencia de armas a mayores de 25 años sin antecedentes penales, con una ocupación lícita, probada capacidad psicológica y que justificasen su necesidad. El decreto relaja los requisitos y amplia el universo de potenciales compradores de armamento.

La liberación de la venta de armas fue uno de las temáticas principales de la campaña que llevó a Bolsonaro a ganar las elecciones al prometer el "derecho a la autodefensa" ante una violencia que cada año causa unas 60.000 muertes, según datos oficiales.

El decreto, sin embargo, no contempla autorizar la portación irrestricta de armas como prometía, sino que se limita a flexibilizar la compra y la tenencia en domicilios o locales comerciales.

Los autorizados son agentes públicos de las áreas de seguridad e inteligencia, de la administración penitenciaria y militares activos o retirados, así como personas que residan en zonas rurales o urbanas, en ese último caso con índices anuales superiores a diez homicidios cada 100.000 habitantes, lo que abarca a prácticamente todo el país.

También son contemplados los dueños o responsables de comercios e industrias, lo cual es una completa novedad, y los coleccionistas o cazadores.

Las únicas limitaciones son para las residencias en las que haya niños o personas con alguna deficiencia mental, en cuyos casos el potencial comprador de un arma deberá demostrar que posee en su domicilio una caja fuerte o un "lugar seguro" para guardarla.

El decreto establece que quienes se encuadren en esas figuras podrá adquirir hasta cuatro armas de fuego, siempre y cuando tengan más de 25 años de edad y una "ocupación lícita", sean aprobados en cursos psicotécnicos y de tiro, y no tengan antecedentes policiales o procesos pendientes en la Justicia.

Según Bolsonaro, de ese modo se garantiza que "el ciudadano de bien pueda tener paz dentro de su casa" y que el arma pase a ser un factor inhibidor para los delincuentes.