Fiscal y Previsional

¿Y si usamos los impuestos para eliminar el hambre?

Por MARIO JUAN RAPISARDA

mjrapisarda8@gmail.com

¿Y si usamos los impuestos para eliminar el hambre?
MARIO JUAN RAPISARDA
22/09/2019 | 22:13

Nuestro país presenta la extraña paradoja de producir alimentos para una población equivalente a 10 Argentinas.., y un tercio de sus habitantes vive bajo la línea de pobreza.

Para asistir a los que están en situación de vulnerabilidad deben asignarse partidas presupuestarias que implican un gasto, y este como todos sabemos debe ser financiado con impuestos, o con formas más nocivas, la emisión monetaria que genera inflación, o con endeudamiento hipotecando futuras generaciones.

Cuando la población que necesita asistencia crece aumenta el gasto, mientras el país genera menos riqueza. Los 2 factores generan un desbalanceo entre ingresos y gastos desencadenando una crisis económica que genera más pobreza.

Los que conducen el paístoman como un postulado inamovible que el gasto que se destina al sector social es inelástico, imposible de bajar y no permiten ver posibilidades más creativas.

Cuando se solicitó que declarar el estado de emergencia alimentaria debemos señalar que existe una solución al alcance de la mano que permite reducir en más de un tercioel gasto en asistencia alimentaria, y la solución es con los impuestos….Ya el 23.05.16 señalamos en este suplemento que algo andaba mal en el sistema tributario cuando económicamente es más conveniente tirar mercadería que donarla y proponíamos su modificación.

En el Ganancias se permite la deducción de donaciones sólo para entidades exentas y hasta un determinado límite, caso contrario el art. 57 dispone que esa donación debe tributar como una venta normal.

En el IVA el Art, 58 del DR expresa "Si un RI destinara bienes, obras, locaciones o prestaciones de servicios gravados, para donaciones o entregas a título gratuito, deberá reintegrar en el período fiscal en que tal hecho ocurra, el crédito por impuesto computó…". En IVA siempre hay que reintegrar el crédito fiscal, incluso si la donación fue para una entidad exenta.

Sin embargo cuando se tira mercadería el costo incurrido en la compra es deducible y el crédito fiscal en IVA se puede computar presumiendo que se adquirió para lucrar y el fisco no cuestiona esta decisión.

Si tenemos en cuenta que según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Argentina se desperdician 16 millones de toneladas de alimentos por año, y tenemos a la Red Argentina de Bancos de Alimentos como una institución con capacidad para rescatar, almacenar y distribuir los alimentos en buen estado para ser consumidos, solo tenemos que destrabar el problema impositivo permitiendo en el IVA el cómputo del crédito fiscal de los bienes donados y en el impuesto a las ganancias la deducción del costo de los bienes donados para obtener un TRIPLE BENEFICIO.

1) Dejaríamos de tirar a la basura alimentos en buen estado.

2) los alimentos en buen estado una vez rescatados serían aprovechados por quienes lo necesitan.

3) Gran parte de los alimentos que el estado hoy compra a precios de mercado no debería ya adquirirlos porque serían rescatados y suministrados por asociaciones civiles como los bancos de alimentos con un costo para el estado equivalente a la incidencia del impuesto a las ganancias

sobre los costos de las donaciones que ahora serían deducibles; lo que con una alícuota del impuesto a las ganancias del 30% representa el 30% de dichos costos.

Si nuestros políticos solo miran el importe de recaudación que se perdería si las donaciones de alimentos serían deducibles sin observar el beneficio que ello acarrearía en el ahorro del gasto están viendo solo una parte del problema.

La solución está al alcance de la mano, solo hace falta una decisión política. Esperemos que esta oportunidad no pase desapercibida, porque con esta propuesta todos ganan!!...

--

El Dr. Mario Juan Rapisarda es Contador Público Nacional graduado en la UNLZ, especialista en temas tributarios.