Fiscal y Previsional

¿La protección de los tributos y su aplicación pueden mejorarse?

Por MARIO JUAN RAPISARDA(*)
Contador Público Nacional de la UNLZ, especialista en temas tributarios. Su email es mjrapisarda8@gmail.com. Esta columna, fue realizada con la colaboración y aporte del material del Dr. José Antonio Alaniz, Contador Público. Su email es jose@e-alaniz.com.ar su página web y www.consultora-alaniz.com.ar y Twitter: @contactoalaniz
¿La protección de los tributos y su aplicación pueden mejorarse?
MARIO JUAN RAPISARDA(*)
10/09/2018 | 00:00

Los tributos conforman el financiamiento genuino del estado y recorren un camino que se inicia con la generación de los hechos imponibles, su posterior pago/recaudación, la administración de los fondos y finalmente su aplicación a las distintas erogaciones del Estado.

El dinero debe ser cuidado en cada eslabón que compone esta cadena y si bien puede no resultar agradable pagar impuestos, debe reconocerse que va a existir menos resistencia al pago de los mismos cuando se observa que la administración y el uso de los recursos se aproxima a la transparencia, o lo que es lo mismo cuando el ciudadano percibe que los impuestos vuelven a la población.

En materia penal como primer paso para proteger estos recursos podemos mencionar a la ley penal tributaria que al tipificar a determinados delitos como "evasión agravada" dispone una pena que va de los 3 años y 6 meses hasta los 9 años. Pena que de aplicarse resultará de cumplimiento efectivo

Cuando subimos un eslabón en la cadena del recorrido de los fondos públicos dentro de lo que es la administración de los mismos existe dentro del capítulo de "malversación de caudales públicos" el art. 261 del Código Penal que dispone:

"Será reprimido con reclusión o prisión de dos a diez años e inhabilitación absoluta perpetua, el funcionario público que sustrajere caudales o efectos cuya administración, percepción o custodia le haya sido confiada por razón de su cargo. Será reprimido con la misma pena el funcionario que empleare en provecho propio o de un tercero, trabajos o servicios pagados por una administración pública". Como podemos observar los delitos aquí señalados pueden no resultar de cumplimiento efectivo al preverse la posibilidad de que existan condenas inferiores a 3 años...

En estos momentos que transitamos donde muchas cosas se encuentran en revisión podemos hacernos los siguientes interrogantes:

Si el dinero del estado debe ser protegido ¿no sería razonable que el tratamiento penal a instancias de su recaudación, y de su administración o erogación resultara similar?

¿Es saludable tener una ley penal tributaria que prevea por única vez la extinción de la acción penal cuando se cancelen las obligaciones evadidas, estableciendo diferencias en el tratamiento de evasores con solvencia económica sobre aquellos que no la tienen?

Si las penas previstas para aquellos funcionarios públicos que comenten ilícitos con los fondos que pertenecen a toda la sociedad fueran sólo de cumplimiento efectivo, ¿ello no obligaría a tener una administración más sana, y a que poseamos mejores organismos de control contribuyendo a la transparencia de las erogaciones?

Si pensamos en las distintas instancias del flujo de fondos que llega al estado en forma de tributos para su posterior erogación como una cadena, debemos recordar que la fortaleza de la cadena se mide por el más débil de sus eslabones y allí hay que poner el foco para mejorarlo

Por otra parte si como sociedad buscamos resultados distintos debemos tener en cuenta que no debemos hacer siempre lo mismo (sic. Albert Einstein)