Finanzas y mercados

El mercado deja de mirar a las tasas de bonos y empieza a ver su valor de recupero

Por  JULIÁN YOSOVITCH

Los bonos evidenciaron una caida del 35% tras las PASO que le dieron una abultada victoria a Alberto Fernández. El mercado especula con el inicio de una reestructuración y el valor de recupero de los bonos.
El mercado deja de mirar a las tasas de bonos y empieza a ver su valor de recupero

19/08/2019 | 00:08

La destrucción de valor de la renta fija y activos argentinos luego de las Elecciones PASO fue impresionante. Los bonos perdieron más de un 35% de su valor en un día y aún se mantienen un 20% a 25% en dólares debajo de los niveles del viernes. La discusión que se abre ahora es si la renta fija debe ser mirados por su TIR o por su paridad, en función de la expectativa de recupero en un escenario de reestructuración de deuda. El Cronista conversó con analistas del Mercado para explicar porque el mercado hoy está atento a las paridades de los bonos.

En circunstancias de estrés financiero como las actuales, los bonos dejan de ser analizados en base a lo que rinden y pasan a ser analizados en base a lo que pueden otorgar de recupero ante un escenario de reestructuración de la deuda. Las paridades de los bonos pasaron a operar en niveles de 48% al 50%, lo que implica que podrían otorgar un recupero de al menos la mitad tras el proceso de reestructuración.

Que significa la paridad de los bonos

Ingresar en un proceso de reestructuración de deuda no suele ser un trabajo sencillo ya que juegan varios factores como la reducción en la tasa de interés de la deuda, el alargamiento de los plazos y/o una reducción en el capital. Mientras, los bonos operan día a día en base a cuanto podrá el inversor recuperar del total de su inversión una vez que se haya finalizado la reestructuración.

Nicolas Max, director de Asset Management de Criteria explica que cuando el mercado le asigna a la deuda una alta probabilidad de reestructuración (como en el caso actual), los bonos dejan de ser valuados por su rendimiento al vencimiento y comienzan a hacerlo por la paridad (precio sobre valor técnico) del bono como una estimación del valor de recupero post restructuración.

En momentos como el actual el precio del bono deja de significar el valor presente del flujo futuro que ese mismo activo promete y que pasa a ser un "boleto de entrada" a la reestructuración por venir. De esta manera, se valúa al instrumento por lo que va a valer el nuevo bono a ser entregado en canje como resultado del proceso de reestructuración, o bien, lo que ese bono te va a permitir recuperar luego de la reestructuración”, sostuvo.

Sobre este punto, Max agrega que de allí viene el concepto del valor de recupero, donde el mercado especula cuanto va a valer cada uno de esos bonos cuando los mismos no sirvan para otra cosa, sino que para ser canjeados por los nuevos bonos que serán entregados en la reestructuración con diferentes plazos, cupones y eventualmente valor nominal (capital) al existente.

El mercado comienza a especular cuánto vale ese paquete total, no solo en los nuevos términos de repago, sino a las tasas de rendimiento que tengan los futuros instrumentos y también el momento de cuándo se producirá el canje. Además, a la hora de analizar la paridad, habrá que observar la legislación ya que no es tiene el mismo valor el derecho a reclamar en tribunales locales que los internacionales”, comentó el director de Asset Management de Criteria.


Bonos actuales

El cimbronazo que sintieron los bonos fue muy importante en esta ultima semana, tras el resultado sorpresivo de las Paso. El mercado busco darles salida a las posiciones en bonos argentinos, provocando una fuerte caída del precio, una disparada de la tasa y un deterioro de las paridades de la renta fija.

Martín Saud, Senior Trader en Balanz sostuvo que las paridades se destrozaron después de las Paso por una alta posibilidad de restructuración de deuda.

“Los bonos se van  acercando al llamado “recovery value”, que se explica como el valor aproximado que un inversor recuperaría llegado el caso de una reestructuración de deuda. Generalmente, depende el caso, este valor suele rondar en torno al 30% del valor del bono. Entonces, en contextos como este, los precios caen y se acercan cada vez más a ese 30%, dependiendo la situación de cada país, puede ser cerca de 20%, o más cerca del 40%”, comentó Saud.

Estrategia operativa

No todos los bonos dentro de la curva soberana argentina ofrecen la misma cobertura ante un proceso de reetructuracion. Por ello, desde el mercado resaltan que los bonos mas largos son los que mejores paridades muestran.

Nicolas Max resalta que, si se mira la curva, hoy los bonos están valuados a una paridad desde el 45% al 55% salvo el bono más corto de la curva. “La parte más corta de la curva muestra una paridad superior ya que el mercado le asigna una probabilidad mayor a que ese bono pueda ser pagado en tiempo y forma. Por otro lado, si se mira al bono PAR, (un bono proveniente de una reestructuración previa), es el que está operando con paridad más baja que opera en torno al 45%”, sostuvo.

En línea con lo mencionado por Max, Saud remarca que en este escenario el bono que más protege, es decir el que menor paridad tiene, es el PARI y también el PARA.

“Debemos advertir que este último, al ser ley argentina, podría llegar a tener un tratamiento diferencial en caso de restructuración de deuda, aunque esto no sucedió en reestructuraciones pasadas”, asintió.

Desde el lado operativo, los analistas de Bull Market Brokers señalaron que las paridades de los bonos comienzan a encarecerse para un escenario de reestructuración que podría ser inevitable si el FMI no da fondeo nuevo a la Argentina, escenario base.

La sugerencia es lentamente ir reduciendo exposición en bonos de la curva corta y media y esperar más información, migrando hacia fondos comunes de inversion con tenencia de bonos corporativos y bonos del tesoro del exterior. El stress no ha pasado, si bien puede ser el principio del fin de la crisis las chances de una profundización siguen intactas, en todo caso lo recomendado es cuidar capital luego del shock esperando más indicios sobre la capacidad de Alberto Fernández de ganar tener los dólares suficientes para 2020”.