Finanzas y mercados

El dólar arrancó la semana con fuerte suba y el Central salió a ponerle techo

Por  ANDREA RIVAS

La divisa llegó a sumar 40 centavos. Fue mediante ventas al contado y no subastas. En una jornada sin la tensión de la semana pasada, la autoridad monetaria buscó que el billete mayorista no escale por encima de los $ 37,50.
El dólar arrancó la semana con fuerte suba y el Central salió a ponerle techo

10/09/2018 | 15:36

Luego de tres jornadas en baja, el dólar comenzó la semana con un salto de 40 centavos. Esto llevó a que el Banco Central (BCRA) volviera a intervenir en un mercado que, sin embargo, no mostró el nerviosismo de ruedas pasadas cuando la divisa llegó a tocar los $ 42.

Las ventas del Central no fueron mediante subastas, sistema en el que anuncia el monto que va a vender y el horario y luego determina según lo demandado la cantidad que adjudica y a que precio. Esta vez, tal como ocurrió el miércoles de la semana pasada, volvió a salir a vender en contado a $ 37,50. Dicha cifra fue tomado por los operadores como "el límite de lo que está dispuesto a tolerar".

"Se trata de ventas directas que realiza el Central por pantalla, en la que fija el precio y de las que es difícil estimar la cantidad", explicó un operador. 

Tras el cierre de las rueda, los operadores estimaron la intervención de entre u$s 15 y 20 millones, muy por debajo de las subastas de u$s 100 millones promedio realizó en las últimas semanas en que el dólar se disparó.

Así, el dólar mayorista cerró a $ 37,38 en el MULC, luego de tocar los $ 37,45, lo que representó una suba de 39 centavos.

El promedio entre bancos que realiza el Banco Central (BCRA) mostró un avance de 37 centavos hasta los $ 38,18, luego de llegar a tocar los $ 38,25.

En el mercado minorista, el dólar Banco Nación (BNA) mostró un avance de 40 centavos y terminó a $ 38. 

El dolar blue se movía en los $ 38.

En el segmento contado se operaron u$s 379,799 millones, mientras que en futuros MAE apenas u$s 0,100 millones.

 

 

De la subasta al contado

El Banco Central cambió la tendencia de la cotización alcista que venía mostrando el dólar el miércoles de la semana pasada, mediante un combo que comenzó con ventas de bancos oficiales, a lo que se sumó una subasta del Banco Central (BCRA) y luego ventas al contado de la propia autoridad monetaria.

Las ventas al contado no se realizaban desde los últimos días de la gestión de Federico Sturzenegger al frente de la autoridad monetaria. Tras su salida, el Gobierno anunció la decisión de subastar cada mediodía parte del dinero correspondiente a la ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI), sistema que luego redujo en monto y finalmente eliminó.

Respecto al cambio de estrategia de intervención del Central, Mauro Mazza de Bullmarket Brokers consideró que las intervenciones de hoy "fueron más bien testimoniales", debido a que el volumen de la intervención fue por demás magro.

"El Central trató de marcar la cancha. Si yo te subasto el monto fijo se sabe precio y hora. En cambio interviniendo por contado hay ruido de cuanto y a que hora. El BCRA no debe imponer una tendencia al dólar, debe evitar los vacíos de mercado, hasta que el año que viene permitan a los bancos reponer posición patrimonial para hacer de market maker", opinó.

Gustavo Quintana de PR Cambios coincidió en que las ventas directas le pusieron "un límite muy preciso" a la cotización, lo que el mercado "interpretó con el desarme de posiciones y algunos ingresos desde el exterior".  Consideró además que la semana pasada "el billete había bajado demasiado, teniendo en cuenta los picos máximos que alcanzó".

La tensa calma

Operadores consultados por este diario, plantearon además que los feriados por las fiestas judías podían tener un impacto en los negociado.

Desde el miércoles pasado, el dólar mostró cierres en baja y el mercado comenzó a hablar del fin del overshooting, aunque los hombres de la City reconocieron que aún es pronto para bajar la guardia. El viernes, el billete perdió 36 centavos.Consultados por El Cronista, analistas de mercado coincidieron en el fin del overshooting y ven menos stress de mercado. Sin embargo, advierten que todavía puede haber sobresaltos.