Financial Times

May debe anteponer el país a su partido

May debe anteponer el país a su partido

17/01/2019 | 02:04

El acuerdo que la primera ministra Theresa May firmó con Europa por el Brexit está muerto, aunque aún no está enterrado.

La Cámara de los Comunes emitió su veredicto condenatorio con lo que le propinó una derrota histórica a la jefa del gobierno británico sobre sus planes para una salida sin problemas de la Unión Europea. Su paquete tenía fallas, pero al menos honraba el resultado del referéndum de 2016. Ofreció un trampolín hacia una relación a largo plazo con el bloque europeo en medio de los caudalosos rápidos políticos.

Ahora se requiere un nuevo enfoque. Theresa May no puede fingir que nada ha pasado, como lo ha hecho a menudo en el pasado. El estoicismo tiene sus límites. La magnitud de la derrota significa que no tiene sentido seguir con un trato que pone demasiadas "líneas rojas" que desde hace mucho tiempo que quedaron obsoletas.

Ella no debe perder tiempo en conversaciones inútiles con Bruselas para negociar cambios cosméticos que probablemente no ganarán el favor de los parlamentarios. Tampoco es probable que se logren los cambios sustanciales necesarios para ganarse a la mayoría de los conservadores, especialmente en lo que respecta a la molesta cuestión de poner fin al respaldo de la frontera irlandesa.

Por lo tanto, es hora de que la señora May, finalmente, ponga al país antes que a su partido. Demasiado del proceso Brexit fue dictado por los Brexiters de línea dura que desean una ruptura total con el bloque, y a ellos no les importan las consecuencias. Ellos nunca estarán satisfechos. Los tories han estado divididos durante tres décadas sobre la cuestión de Europa.

Pero, lejos de curarse, estas divisiones están creciendo. Entonces, la primera ministra tiene razón al tratar de perseguir una coalición de todos los partidos. Ella debe hacer propuestas serias a los moderados en los partidos de oposición que comparten su opinión de que estrellarse fuera de la Unión Europea es el peor resultado posible para el país.

Esto será difícil dado el estilo de liderazgo secreto y encubierto de la primera ministra. Trabajar con los que están fuera de su tribu va en contra de su naturaleza. Si se hubiera contactado con los parlamentarios laboristas al comienzo de este proceso, habría tenido la oportunidad de sobrevivir a la inevitable confrontación con los irreconciliables en la derecha tory. Con el reloj atrasado en la fecha de salida del 29 de marzo, tiene pocas opciones.

La prioridad para el parlamento es brindar certeza a las empresas, cada vez más ansiosas por el futuro. Eso significa poner fin a las fantasías de una salida "sin trato". No hay mayoría en la Cámara de los Comunes para tal resultado. Le corresponde a Theresa May centrarse en el interés nacional y movilizar una coalición de diputados que estén en contra de un brexit sin ningún acuerdo.

Luego, debe ver a qué tipo de Brexit puede obtener una mayoría parlamentaria. Hay cambios en la declaración política sobre la futura relación entre el Reino Unido y la Unión Europea que podrían hacer que un acuerdo sea más fácil para los parlamentarios.

Una unión aduanera permanente, por ejemplo, es probable que encuentre el favor de muchos parlamentarios laboristas y conservadores. También puede haber apoyo entre las partes para continuar con la afiliación al mercado único, con o sin una unión aduanera.

Sin embargo, este proceso llevará tiempo, y el tiempo se acaba. Cuanto más se acerca el Reino Unido al día de Brexit sin seguridad jurídica, mayor es la necesidad de extender el Artículo 50. Tanto Bruselas como el Londres creen que es una cuestión de cuándo -y no si- se retrasará el Brexit. El gobierno de May, sin embargo, debe tener cuidado de no extender las conversaciones sin un objetivo claro en mente. La opción de Micawber (personaje de una novela de Dickens reconocido por su optimismo sin fundamento) con la esperanza de que algo aparezca, pertenece a la ficción, no a la realidad política.

Es plausible que los esfuerzos de May queden en nada. De hecho, al no hacer nada, los parlamentarios terminarán sancionando un Brexit duro y desastroso. En este caso, con todas las opciones agotadas, la cuestión de un segundo referéndum se planteará inevitablemente. No hay duda de que otro plebiscito sería divisivo. Incluso podría reconfirmar la decisión original de irse. Pero frente a un estancamiento duradero en Westminster, tal vez sea hora de volver a la gente.