Financial Times

En las guerras comerciales, Estados Unidos será el país más perjudicado

Por CLAIRE JONES
Si Trump decide elevar otro 10% los aranceles y otras barreras a las importaciones, la caída del crecimiento en Norteamérica será más abrupta que en la eurozona o China
En las guerras comerciales, Estados Unidos será el país más perjudicado
CLAIRE JONES
25/04/2019 | 01:31

Si escalan las tensiones comerciales globales, Estados Unidos se verá más perjudicado que sus rivales económicos, señala una investigación del Banco Central Europeo (BCE).

Según el informe de la entidad publicado ayer, si la administración del presidente Donald Trump decide elevar otro 10% los aranceles y otras barreras a las importaciones -y si otros países toman represalias la caída del crecimiento en Estados Unidos será más abrupta que en la eurozona o China.

La investigación llega en medio de señales de que la Unión Europea (UE) será arrastrada hacia un conflicto que hasta ahora giraba mayormente en torno a la imposición de barreras entre Washington y Beijing.

A principios de este mes, Trump anunció su plan de fijar aranceles a productos de la UE por hasta u$s 11.000 millones en respuesta a los fallos de la Organización Mundial de Comercio en una antigua causa contra subsidios para Airbus. En represalia, Bruselas advirtió que el apoyo del estado norteamericano a Boeing podría derivar en aranceles punitivos sobre productos estadounidenses desde avellanas hasta tractores.

Las tensiones amenazan con debilitar la frágil tregua entre Estados Unidos y la Unión Europea que acordaron Trump y el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker el verano boreal pasado.

El paper del BCE señala que después de un año de crecientes tensiones comerciales, el PBI norteamericano será 2% inferior a las expectativas de referencia.

"Un aumento de las barreras arancelarias y no arancelarias sobre las importaciones induce a los consumidores y a las empresas locales a inclinarse por los productos fabricados en el país", señala el informe. "Sin embargo, este efecto probablemente se vea más que compensado por el alza de precios y la disminución de las exportaciones".

El PBI en la eurozona se mantendrá sin cambios después del primer año de conflicto comercial, y el crecimiento en China será levemente superior, según el estudio del BCE. Esto se debe a que la zona del euro y China se beneficiarían del llamado "desvío del comercio", dado que otras naciones ya no importarán productos norteamericanos sino suyos, según los investigadores.

A más largo plazo, las tres economías saldrán perdiendo, concluye el análisis, si bien Estados Unidos se verá por lejos más afectado que China y la eurozona.

Otra investigación revela un panorama distinto. El FMI señaló a principios de este mes que en una guerra comercial, Estados Unidos perdería 0,6% del PBI y China, 1,5%.

El presidente del BCE Mario Draghi repetidas veces advirtió sobre el impacto que tienen las tensiones comerciales en la confianza económica, si bien a principios de este mes recomendó no leer demasiado entre líneas la última amenaza de sanciones pronunciada por el presidente norteamericano. "Tal como hemos visto en el pasado, entre las palabras y los hechos suele haber una gran diferencia", dijo Draghi.

El clima del proteccionismo ya afectó a la economía de Europa, especialmente a la de Alemania. La máquina exportadora germana de 1,5 billones de euros en los últimos años ha sido una fuerza motriz detrás de la recuperación económica de la región, pero desde fin del año pasado empezó a trastabillar, en parte debido a la menor demanda global y al clima de incertidumbre política.

Berlín la semana pasada comunicó que esperaba un crecimiento de sólo 0,5% este año, comparado con la anterior estimación de 1%. El mayor riesgo para la economía alemana surgirá si la administración Trump impone aranceles sobre los vehículos y autopartes europeos. La investigación del BCE señala que los aranceles a los autos perjudicarían a Alemania, pero no tanto como a Corea, Estados Unidos o Japón.