La libra esterlina celebra el aplazamiento del tortuoso Brexit

Por  EL CRONISTA

EL CRONISTA
26/02/2019 | 22:15

La libra esterlina marcó un nuevo máximo anual en la segunda sesión de negociación de la semana al alcanzar los 1.3284 dólares, con un avance de 1,5%, después de que el fantasma de un "Brexit sin acuerdo" desapareciera definitivamente del pensamiento colectivo de los inversores.

Theresa May, en una comparecencia frente a la Cámara de los Comunes dijo que, si su acuerdo de salida de la Unión Europea es rechazado el 12 de marzo, ofrecerá dos votos adicionales.

El primero de ellos, programado para el 13 de marzo, preguntará si el Reino Unido puede abandonar el bloque comunitario sin un plan delineado de separación. Si esta propuesta no consigue el apoyo necesarios en el Parlamento, el día siguiente, el gobierno introducirá una moción para solicitar una extensión breve y limitada del artículo 50 más allá del 29 de marzo.

Este cambio radical de estrategia por parte del Ejecutivo ha eliminado casi por completo el escenario de un Brexit duro, y con ello la posibilidad de que la Unión Europea flexibilice su postura sobre la salvaguarda de Irlanda del Norte, uno de los temas más polémicos en las negociaciones entre ambos bandos.

Con una posible prórroga del Brexit, la probabilidad de un segundo referéndum se ha vuelto más viable, en especial luego de que el Partido Laborista liderado por Jeremy Corbyn anunciara su respaldo a la iniciativa.

De todos modos, el panorama político ha sido muy volátil y cambiante, así que es importante no despejar la mirada de los desarrollos en Westminster.

Esto permitirá tener una mejor idea sobre lo que se podría esperar para la economía británica y la libra esterlina. En cualquier caso, los astros continúan alineándose a favor de la recuperación de la libra en relación al dólar en el mediano plazo, por lo que no se debe descartar un movimiento por encima de los 1.3300.

En tanto, la Bolsa de Valores de Londres cerró ayer con un retroceso de 0,45 %, lastrada por el repunte de la moneda en un escenario que suele perjudicar a las multinacionales que cotizan en el Reino Unido pero tienen ingresos en otras divisas. El FTSE-100 perdió 0,45% hasta 7.151,12 enteros.