Economía y política

Trump apoyó a Macri pero evaluó que hay "una situación muy difícil"

Por  EZEQUIEL M. CHABAY

Dialogaron por la mañana, antes de la reuniones técnicas entre la misión de Economía y el Fondo. El estadounidense habló de "un momento de prueba" para el país
Trump apoyó a Macri pero evaluó que hay "una situación muy difícil"

05/09/2018 | 02:46

Al igual que sucedió en mayo, frente a la estampida del dólar y la decisión de recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI) para cubrir el déficit financiero, Mauricio Macri y Donald Trump volvieron a conversar telefónicamente para dar una señal de total sintonía entre las administraciones y poner en claro la voluntad de Washington de favorecer la misión que el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, inició este martes en esa ciudad para lograr que el organismo encabezado por Christine Lagarde le anticipe al Gobierno el capital necesario para sellar el cronograma de pagos por vencer a lo largo de 2019.

La Casa Rosada salió a media mañana, hora y veinte minutos después de la apertura del mercado cambiario, a informar que los mandatarios dialogaron "por más de 15 minutos", enfocados principalmente en la coyuntura económica y financiera que atraviesa la Argentina. Según Presidencia, el mandatario republicano está "al tanto de la coyuntura de la Argentina", que incluso se permitió calificar.

Según informó poco después la Casa Blanca, Trump reafirmó el "fuerte apoyo" de su gobierno a la Argentina "durante este momento de prueba", y recordó que los Estados Unidos ven al país como "un socio estratégico histórico" y "un importante aliado extra OTAN" -lo que dio un tono bélico a la declaración-.

Conjugado en primera persona y, por tanto, en boca de Trump, Washington transmitió: "El presidente Macri está realizando un trabajo excelente frente a esta situación económica y financiera muy difícil. Confío en el liderazgo del presidente Macri, y aliento y apoyo fuertemente su compromiso con el Fondo Monetario Internacional para fortalecer la política monetaria y fiscal de la Argentina a fin de enfrentar los actuales desafíos económicos del país".

Como informó el Gobierno la semana pasada, Trump aceptó la invitación de realizar una visita de estado en noviembre próximo, en el marco de la Cumbre de Líderes del G20, en Buenos Aires y en un escenario que se configura con alta conflictividad. Días atrás, movimientos políticos y gremiales identificados con Hugo Moyano se juramentaron darle una "recepción" similar a la que vivió George W. Bush en 2005, durante la cumbre de la fallida ALCA en Mar del Plata.

Los jefes de Estado también dialogaron sobre temas relevantes de la agenda global, y acordaron seguir manteniendo un contacto fluido y expresaron sus deseos de volver a encontrarse en los márgenes de la próxima Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York a fines de setiembre, según se informó desde Balcarce 50. Nada se dijo sobre la reacción de Washington al discurso que Macri grabó el lunes, y en el cual justificó en parte la situación financiera que vive el país porque "China y Estados Unidos iniciaron una guerra comercial".

No es la única alusión a la "responsabilidad" estadounidense en el panorama local: el jefe de gabinete, Marcos Peña, y otras figuras de Cambiemos mencionaron en reiteradas ocasiones el aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal, que aceleraron la migración de inversiones financieras, con un impacto directo sobre la cotización del dólar. Y pese a los buenos gestos, la relación bilateral todavía tiene contenciosos vigentes, como el del biodiesel investigado en tal país por presunto dumping y competencia desleal.

Al llamado de Macri a Trump, se sumó una visita del ministro de Economía, Nicolás Dujovne, al Tesoro estadounidense, donde se vio con el secretario Steve Mnuchin y el subsecretario de Asuntos Internacionales, David Malpass, en un gesto que también procuró reflotar los apoyos al país, sin alterar por ello los canales de negociación con los equipos técnicos del organismo crediticio (Ver página2).