Economía y política

Tras el aval del Senado, Bonadio allanó los inmuebles de Cristina

Por SEBASTIÁN IÑURRIETA
La policía ingresó a sus propiedades de Recoleta y Río Gallegos. El abogado de la ex Presidenta denunció que no lo dejaron presenciar el operativo porteño
Tras el aval del Senado, Bonadio allanó los inmuebles de Cristina

24/08/2018 | 02:17

Nueve camionetas de la Policía Federal. Tres motos. Hasta efectivos de la brigada antiexplosivos. Más de diez horas de un operativo que comenzó pasado el mediodía. Con la llegada del aval del Senado a primera hora de la mañana, el juez federal Claudio Bonadio ordenó ayer los allanamientos a tres propiedades de Cristina Fernández de Kirchner en la causa de los "Cuadernos K": su departamento de Recoleta y su casa en Río Gallegos, a la que ya habían ingresado gendarmes para tasarla en 2016. En el tintero quedaba la de Calafate. Mientras el kirchnerismo apuntó contra los dos testigos del operativo santacruceño (ver aparte), el abogado de la ex Presidenta, Carlos Beraldi, denunció que el magistrado no le permitió estar presente en el inmueble de Juncal y Uruguay para garantizar el debido proceso.

"Por disposición del juez Bonadio fui obligado a retirarme del domicilio y así evitar que yo, como abogado defensor, controle el procedimiento", acusó ante la prensa el letrado en la puerta del edificio, luego de entregarle las llaves del departamento del quinto piso a los efectivos para que iniciaran el procedimiento.

"Una vez más se pone en claro que estamos ante una farsa y no un procedimiento judicial. Vamos a plantear la nulidad de todo el procedimiento y a requerir el juicio político del magistrado", adelantó Beraldi. A mediados de 2015, la Cámara Federal le quitó la causa de Hotesur a Bonadio cuando convocó a la investigación a un grupo de expertos contables de la Corte Suprema pero sin permitirle a la defensa designar peritos de parte.

La falta de un representante de la senadora durante el operativo, algo garantizado por el artículo 228 del Código Procesal Penal, que especifica que "al notificado (del allanamiento) se le invitará a presenciar el registro", generó una catarata de repudios de sus compañeras de bloque de la Cámara alta. "Estamos preocupadas por la seguridad de Cristina. Sabemos de los equipos que adquirió el gobierno nacional de cámaras y escuchas. Hace más de 6 horas que entraron con valijas y echaron al abogado defensor del lugar. ¿Cómo puede volver a vivir la ex Presidenta ahí?", se quejó la senadora Anabel Fernández Sagasti.

Luego de que el Senado aprobara el pedido de Bonadio anteanoche, Cristina Kirchner no volvió a su departamento de Recoleta sino que fue a la casa de su hija Florencia, en Constitución. Ayer, a las tres horas de iniciado el allanamiento, la ex mandataria fue al Instituto Patria.

"No sabemos lo que están pasando adentro (del inmueble durante el allanamiento)", reprochó, por su parte, la senadora María Inés Pilatti Vergara. Esa misma sensación fue la se encargó de transmitir durante toda la jornada el kirchnerismo: el temor a que le "planten" pruebas en su contra. Fuera, un pequeño grupo de militantes K mostraron su apoyo a la ex mandataria con cánticos y carteles.