Economía y política

Salieron de Francia los aviones de guerra que compró el Gobierno

Con seis meses de retraso - su uso estaba previsto para la cumbre del G-20 en noviembre pasado- partieron desde Francia los cinco "Super Etendard" que adquirió el Ministerio de Defensa.

20/04/2019 | 17:15

Los cinco cazabombarderos Super Etendard Modernizados (SEM) partieron desde Francia el jueves y ya se dirigen a la Argentina. Formarán parte de la aviación naval de la Armada.

Las aeronaves eran esperadas para custodiar el espacio aéreo argentino durante el G20 que se celebró en Buenos Aires a fines de 2018, pero su llegada se demoró por razones presupuestarias.

Este modelo de avión es un viejo conocido en el país: fue utilizado por la Argentina durante el conflicto de la Guerra de las Malvinas en 1982. Sus misiles Exocet le hundieron a la flota británica el destructor HMS Sheffield y el carguero Atlantic Conveyor.

La compra, firmada en diciembre de 2017, estuvo a cargo del Ministerio de Defensa y se cerró por 12,5 millones de euros.

Las cinco aeronaves formaron parte de la marina francesa y habían sido retiradas de servicio en 2016. Fueron actualizadas con el objetivo de estirar su vida operativa, y modernizadas en sus sistemas de navegación y configuración para ampliar su rango de misiones. Aquí se destinarían principalmente al control del Mar Argentino.

A través de un video que subió a sus redes sociales, el Ministerio de Defensa mostró los aviones antes de ser embarcados rumbo al país. "Los cinco aviones Super Etendard Modernizados embarcaron en Francia y ya están rumbo a la Argentina a bordo del buque mercante Lily Auerbach. Además, llegarán miles de repuestos y el simulador para adiestramiento y calificación de nuestros pilotos", señala el posteo.

Los aviones alcanzan una velocidad de 1100 km/h y su autonomía llega a casi 1900 kilómetros. La compra a Francia incluye en el mismo envío piezas de recambio, radares, herramientas y un simulador para entrenar a los pilotos. 

Apenas se conoció la noticia de la incorporación de estos aviones, el Reino Unido compró un costoso escudo antimisiles de origen israelí para proteger las Islas Malvinas, según publicó a fines de 2017 el diario londinense Daily Mail.