Economía y política

Piden que la factura de crédito electrónica se pueda pagar en dólares

Por  DOLORES OLVEIRA

Si bien debería ser fácil de implementar, este documento no se puede pagar en dólares cuando se negocia en los mercados de valores, lo que implica un riesgo cambiario para el inversor.
Piden que la factura de crédito electrónica se pueda pagar en dólares

18/08/2019 | 23:53

La Caja de Valores tiene una cuenta bancaria en dólares, pero la factura de crédito electrónica pyme, que se transfiere a un agente de Bolsa para ser negociada en los mercados, debe pagarse al inversor en pesos, y éste pierde plata en momentos de fuerte fluctuación cambiaria.

La factura de crédito electrónica, una vez aceptada, es un título ejecutivo. Es decir que, llegado el vencimiento y ante la falta de pago, se podrá ejecutar ese título judicialmente.

Las facturas de crédito electrónicas pueden emitirse en pesos o en moneda extranjera, motivo por el cual, el título ejecutivo quedará nominado según la moneda que corresponda, precisó el especialista Sebastián M. Domínguez, de SDC Asesores Tributarios.

Una vez que la empresa cliente acepta la factura de crédito electrónica, la pyme puede mantenerla hasta el vencimiento para cobrarla, o negociarla en el mercado o en plataformas (herramientas o sistemas informáticos con determinadas condiciones), agregó Domínguez.

Si las pymes emiten las facturas de crédito electrónicas en dólares y las mantienen en su poder, llegado el vencimiento su cliente le pagará en esa moneda o en pesos al tipo de cambio que corresponda de acuerdo a lo acordado entre las partes.

Pero si las trasmiten a la Caja de Valores, con una cuenta comitente en un agente de liquidación y compensación, entidad financiera o proveedor no financiero de crédito, el pago sólo podrá hacerse en pesos al cambio que corresponda del Banco Nación, indicó Domínguez.

Y esto, en un contexto de incertidumbre cambiaria, acentúa los riesgos económicos, enfatizó el especialista, quien ejemplificó la situación de la siguiente manera:

Una pyme emitió el 1 de julio pasado una factura de crédito electrónica en dólares estadounidenses al tipo de cambio de $ 43,40. La fecha de vencimiento fue el lunes 12 de agosto.

El 2 de julio, el cliente aceptó expresamente la factura. El tipo de cambio al momento de la aceptación fue $ 43,20.

El 3 de julio, la pyme transfirió la factura de crédito a un agente de bolsa, la negoció en el mercado y obtuvo los fondos en dólares por parte de un inversor.

El inversor se quedó con la factura hasta la fecha de vencimiento.

El lunes 12 de agosto, la empresa grande realizó el pago a la CBU en pesos de la Caja de Valores, para que luego la misma lo remita al agente de liquidación para que se acredite en la cuenta comitente del inversor.

Para determinar el monto a transferir, la empresa grande aplicó el tipo de cambio de cierre del día anterior del Banco Nación. Es decir, el del viernes 9 de agosto, que fue de 46,20 pesos.

Esos fondos llegaron el lunes 12 de agosto a la Caja de Valores, pero dado que el proceso lleva 48 horas, recién el miércoles 14 de agosto se acreditaron en la cuenta comitente del inversor.

El tipo de cambio de cierre del Banco Nación del 14 de agosto fue de $ 63.

Por lo tanto, si el inversor quería comprar dólares pero tenía su dinero invertido en la factura de crédito electrónica, debió asumir una pérdida de $ 16,80.

"Si bien la devaluación producida en tres días fue extraordinaria, siempre hay variaciones en el tipo de cambio", enfatizó Domínguez, y añadió que "para que evitar estos riesgos, debería habilitarse que las facturas de crédito electrónicas puedan ser canceladas en moneda extranjera".

"La Caja de Valores tiene una CBU en dólares, por lo que sólo sería cuestión de implementación", concluyó Domínguez.