Economía y política

Moyano reclama nuevo aumento y mete presión por paritarias de 40%

Por ELIZABETH PEGER
Otros gremios también prevén discutir nuevas mejoras antes de fin de año frente la suba de precios. Temor por despidos en sectores golpeados por la caída de la actividad
Moyano reclama nuevo aumento y mete presión por paritarias de 40%

11/09/2018 | 00:31

Cuando el propio Gobierno ya estima que la inflación de 2018 culminará en torno al 42% y a menos de tres meses de haber sellado su paritaria anual con un aumento escalonado de 25%, el sindicato de Camioneros, que lidera Hugo Moyano, reclamó ayer formalmente la reapertura de la negociación salarial de la actividad en la apuesta de conseguir un incremento adicional que compense la aceleración en la suba de precios.

La decisión del hoy principal referente del sindicalismo más enfrentado a la administración de Mauricio Macri no constituye, sin embargo, una posición aislada: la mayoría de los gremios que cerraron sus convenios durante el primer cuatrimestre del año con mejoras del 15% y entre julio y agosto acordaron subas adicionales del orden del 10%, aplicarán desde este mes y hasta diciembre las cláusulas de revisión incorporadas en sus respectivos acuerdos para intentar recortar en uno o varios tramos la pérdida de los salarios respecto a la inflación. Dentro de ese grupo se inscriben importantes sindicatos como Comercio, Obras Sanitarias y Luz y Fuerza, además de los gremios del transporte ferroviario y los colectiveros de la UTA.

A su vez, otras organizaciones que firmaron aumentos cercanos al 25% también prevén reabrir sus discusiones antes de fin de año y no descartan la posibilidad de ir consensuando mes a mes subas extras, en un esquema de ´paritarias permanentes´, para tratar de recuperar parte de la pérdida salarial. Muy diferente, en cambio, será el caso de aquellas actividades muy golpeadas por la crisis económica, que ya advierten que tendrán dificultades para reclamar mejoras adicionales ante la preocupación que genera la estabilidad laboral de sus trabajadores. En ese último lote figuran sectores como la construcción, textiles y calzado.

Si bien al oficializar el pedido de reapertura de las negociaciones con las autoridades de la Fadeeac, la cámara que agrupa a las empresas del transporte de cargas, Moyano evitó precisar ayer la magnitud de la suba adicional que reclamará, fuentes cercanas al gremialista anticiparon que el objetivo es equiparar el nivel de la inflación. "La intención es lograr un 40% o de mínima garantizar 10 puntos más de lo que se firmó para empezar a compensar la pérdida del poder adquisitivo", dijeron desde Camioneros a este diario.

En otras organizaciones sindicales mostraron algunas dudas respecto a la posibilidad efectiva de lograr una recomposición extra que permita compensar en forma total la suba de precios, aunque insistieron en que ello dependerá en buena medida de la situación de cada actividad. "Algunos podrán recomponer algo más que otros, no va a ser para todos igual. Por lo menos, si el Gobierno ya está calculando una inflación arriba de 40% hay que pensar cerca de 35%", apuntaron desde un importante gremio industrial. Coincidió ante El Cronista Juan Carlos Schmid, uno de los triunviros de la conducción de la CGT. "Todo el mundo va a pedir la reapertura, aunque no todos arrancarán en la misma franja de discusión ni con las mismas posibilidades" de negociación, remarcó el dirigente.

En ese sentido son varios los sindicatos que evalúan la alternativa de mantener abiertas las discusiones para ir consensuando periódicamente aumentos extras. El mejor ejemplo de ese esquema lo constituye la paritaria bancaria que en lo que va del año cerró incrementos en tres etapas (abril, junio y agosto) para acumular una mejora del 32,4% (considerando la recomposición por el deterioro salarial de 2017) y mantiene activa la cláusula de revisión para aplicar nuevas subas. Los gremios ferroviarios (UF, La Fraternidad y señaleros) que negociaron a principios de año una recomposición hasta agosto comenzarán a discutir en los próximos días con el Ejecutivo tomando como base el esquema instrumentado por el gremio que conduce Sergio Palazzo. La UTA de Roberto Fernández, a la par que aguarda el resultado de la negociación entre la Casa Rosada y las provincias por el costeo futuro de los subsidios al transporte, pretende avanzar también con el plan de paritarias permanentes.

En el caso de la Construcción la situación parece ser más compleja. Tras haber acordado en abril una suba de 15% en tres tramos, entre este mes y principios de octubre la Uocra se sentará a discutir un aumento extra aunque con el desafío de que su prioridad se concentra en evitar que se multipliquen los despidos en la actividad.