Economía y política

Milei: "Sería raro que no nos peguemos una piña"

Por AGUSTÍN SZAFRANKO
El economista analizó los recortes en el Gabinete y la suba de retenciones a las exportaciones que prevé realizar el Gobierno con miras a resolver la crisis cambiaria. Su mirada sobre la meta fiscal y el porvenir de la actividad económica.
Milei: "Sería raro que no nos peguemos una piña"

02/09/2018 | 21:15

Ante el inminente anuncio de medidas para acelerar el ajuste fiscal, el economista Javier Milei enfatizó que el Gobierno debe achicar el tamaño del Estado para evitar una crisis de financiamiento y cambiar las principales figuras del equipo económico que "perdieron reputación", al tiempo que rechazó la eventual suba de retenciones a las exportaciones.

En ese sentido, el economista aseveró que, dados los déficits fiscal y de cuenta corriente, "sería raro que el país no se pegue una piña" si el Gobierno no encara un ajuste drástico que recaiga específicamente sobre el gasto publico.

"Argentina necesita hacer un ajuste. Según la literatura de indicadores tempranos de crisis, lo raro sería que no nos peguemos la piña. En especial en un mundo que se vuelve más hostil por la suba de tasas en EE.UU y hay menor financiamiento externo. El tema es quién paga el ajuste: si lo hacés con baja de gasto público lo paga el sector público, si aplicás una suba de impuestos lo paga el sector privado y si lo hacés haciendo volar el dólar lo paga también el sector privado, pero en especial los más vulnerables, porque el precio de los alimentos y bienes esenciales están en dólares", expresó en diálogo con El Cronista.

Milei remarcó que el Gobierno debe achicar el organigrama de forma que contribuya a la baja del gasto público, además de remover a los exponentes del equipo económico que ya no considera creíbles para anunciar un ajuste. 

"Una de las cosas que tenés que hacer es achicar el tamaño del Estado. Hay que achicar el organigrama. Que no sea gatopardismo, tiene que ser un ajuste en términos de gasto, no que se le baja el cargo a algunos ministros nada más. Por otro lado, hay que cambiar muchas caras que ya no tienen reputación. Si saliera Peña a anunciar un ajuste ortodoxo, no se lo cree nadie porque no tiene reputación. Para que un programa de estabilización sea exitoso tiene que ser creíble", señaló Milei.

 

Contra las retenciones

 

Asimismo, Milei rechazó rotundamente una eventual suba de retenciones para achicar el rojo fiscal, aunque sean de carácter transitorio, al destacar que el sector exportador se vería perjudicado y que Argentina tiene la "mayor presión fiscal del mundo" sobre la economía formal.

"Es un disparate aumentar las retenciones o algún impuesto. Es el país con mayor presión fiscal del mundo. La plata que se lleva la corporación política es mayor a la que se llevan las empresas. Además, si Argentina tiene un problema de cuenta corriente y faltan dólares, ¿cómo van a castigar al que exporta con más retenciones? Estarían agravando el problema. No hay nada más permanente que el gasto público, aunque digan que vaya a ser transitorio", señaló.

Y explicó: "Como la devaluación tiene origen monetario, se va a trasladar a precios. Cuando el dinero pierde poder adquisitivo primero suben los activos financieros como el dólar, después suben los transables, después los precios mayoristas y después los minoristas. Cuando se termina de licuar el proceso, como todos los precios habrán subido, el sector exportador termina en la lona y muchos productores van a quebrar."

 

Dudas sobre la meta fiscal

 

Por otro lado, el economista manifestó sus dudas sobre el cumplimiento de la meta fiscal acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI), a pesar de que no la considera "demasiado exigente", y descartó que el ajuste que lleve a cabo el Gobierno vaya a tener un efecto expansivo sobre la actividad económica, por lo que pronosticó caída del empleo y de los salarios y aumento de la pobreza y de la indigencia.

"No creo que se vaya a cumplir la meta de inflación. Tengo mis dudas de que puedan cumplir la meta fiscal, aunque no sean metas muy exigentes", dijo.

Pese a la suba del tipo de cambio real, descartó que las consecuencias de la depreciación del peso provoquen un efecto expansivo sobre la actividad económica.

"Aún así, el problema es que el ajuste va a ser en un contexto en el que no hay confianza y por lo que no va a haber un efecto expansivo, va a caer la actividad económica, va a caer el empleo, va a caer el salario real y va a haber más pobres e indigentes. Va a haber una retracción de demanda, difícilmente vaya a haber un efecto expansivo", señaló.