Economía y política

Macri apuesta a calmar la interna y ahondar en la disputa con el kirchnerismo

Por  ELIZABETH PEGER

Mientras crece la presión del ala más política del oficialismo por la salida de Peña del Gabinete. La nominación de Lacunza en el Ministerio de Hacienda, un gesto hacia Vidal
Macri apuesta a calmar la interna y ahondar en la disputa con el kirchnerismo

18/08/2019 | 23:45

Acallar la tormenta interna y profundizar en el discurso de polarización con el kirchnerismo en la apuesta de remontar la cuesta para el decisivo mes de octubre. A esa estrategia procurará abocarse desde hoy el Gobierno, convencido de que tiene margen para darle pelea a Alberto Fernández en las generales y forzar un ballottage. Cerca de Mauricio Macri confían en las medidas y decisiones tomadas en la última semana y, optimistas, creen que sus efectos se harán sentir en el corto plazo y le permitirán al presidente reposicionar su ambición electoral.

Claro que, en buena medida, toda la ingeniería diseñada a los tumbos por la Casa Rosada tras la derrota en las primarias depende de la capacidad presidencial de contener la crisis en que se debate su propio espacio político. Por ahora los esfuerzos no alcanzan: durante todo el fin de semana volvieron a instalarse con fuerza los rumores de los reclamos de referentes de la primera línea oficialista por la salida de Marcos Peña de la jefatura de gabinete. Esos planteos se justifican en la necesidad de profundizar en la línea de un recambio en el gabinete que permita oxigenar la gestión de cara a la pelea electoral. "Con la renuncia de (Nicolás) Dujovne no alcanza", sostienen las voces del ala más política de Juntos por el Cambio, a la vez que demandan un paso al costado del jefe de gabinete.

Justamente entre esos sectores celebraron como un gesto hacia la gobernadora María Eugenia Vidal la decisión de Macri de nominar a Hernán Lacunza en Hacienda para reemplazar a Dujovne. "Ella lo venía sugiriendo hace un tiempo", recordaron. Y se entusiasman con la posibilidad de una salida de Peña, con quien Vidal y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, mantienen una crítica relación de desde hace tiempo, y que se tensó aún más tras el resultado de las PASO.

A contramarcha de las expectativas del ala política del oficialismo, otras voces del Gobierno descartan en forma tajante la salida de Peña. "Macri no lo va a entregar", apuntó un vocero cambiemita. En esa lógica, el plan para 'refrescar' el gabinete se completó con el recambio en Hacienda y de ahora en más los esfuerzos oficiales se concentrarán en los objetivos que impone la campaña electoral. En esa línea, en el entorno presidencial se muestran optimistas con la posibilidad de que a partir de las medidas anunciadas la semana pasada Macri logre recomponer su imagen principalmente entre los sectores medios que no lo acompañaron con su voto en las primarias. Se muestran expectantes, además, con la posibilidad de un escenario de mayor calma en los mercados a partir de mañana.

Suponen que con ese horizonte podrán volver de a poco a concentrarse en la estrategia electoral. Allí la apuesta es machacar con su discurso diferenciador del kirchnerismo, en el objetivo de limar las adhesiones a la postulación de Fernández y sumar votos de los sectores que no acompañaron al Gobierno en las PASO.