Economía y política

La interna con los "dialoguistas"se metió con las invitaciones

Por DAVID CAYÓN

11/09/2018 | 00:32

Las relaciones personales y las políticas no siempre van de la mano. Mientras que las últimas reuniones en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) no sólo sirvió para que un grupo de gobernadores peronistas acordó un posicionamiento frente al ajuste del presupuesto sino que fue la vuelta a los actos públicos del líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

Esto no pasó inadvertido ni dentro ni fuera del justicialismo, al punto tal que algunos gobernadores que asistirán hoy al CFI pusieron como condición que el ex candidato a presidente no tenía que estar. Para "enmascarar" el rechazó de una parte de la dirigencia peronista a Massa el pedido de ausencia se explicó den que el convite de Casa Rosada es "sólo para gobernadores" por lo que también dejan afuera al titular de la bancada el PJ en el Senado Miguel Angel Pichetto,.

En el massismo aseguran que el propio dirigente pidió que el Presidente escuche a los jefes de estados subnacionales por lo que no tiene que estar en el encuentro. Por lo que se espera que no asista al CFI.

Pero para eso habrá que esperar hasta hoy al mediodía. Según la hoja de ruta que circula en varios despachos de los gobernadores provinciales a las 10 se reunirá los gobernadores pero a partir de las 12 horas se sumaría Pichetto, Massa y representantes de la CGT que hasta el cierre de hoy sólo sabían que el gobierno los iba a citar por los dichos a los periodistas de parte del ministro de Producción, Dante Sica.

Entre tantas idas y vueltas sobre quiénes asisten y a qué hora, la aparición del grupo de gobernadores más "dialoguistas" con la Casa Rosada en el CFI desplazó a los legisladores y sindicalistas de la mesa que habían conformado con los jefes de estados provinciales más enfrentados con la administración de Macri.

Este último grupo que fue motorizado por el tucumano Juan Manzur y que sumó a diez provincias encontró en los jerarcas de la CGT, Pichetto y Massa el contrapeso necesario para disputar el centro del poder a las provincias con un diálogo más fluido con los ministros de la Nación.