Economía y política

La actividad cayó 0,4% en junio y acumula una baja de 2,6% en lo que va del año

Por  MARIA IGLESIA

Son datos del Indec, en comparación con el mes anterior y en la serie desestacionalizada. La suba más relevante fue en el agro, mientras que cayeron fuerte la intermediación financiera, industria, construcción y comercio.
La actividad cayó 0,4% en junio y acumula una baja de 2,6% en lo que va del año

22/08/2019 | 15:32

La actividad económica cayó 0,4% en junio en relación a mayo pasado y acumula una baja de 2,6% en lo que va del año, informó hoy el INDEC. Se trata de la segunda caída consecutiva en la medición mensual, luego de la leve recuperación que el índice había experimentado en abril, cuando subió apenas 0,5%. 

En la comparación interanual, el Estimador mensual de actividad económica (EMAE) de junio no experimentó ninguna variación (0,0%), lo que significó una desmejora respecto de mayo, cuando subió 2,4%.

En LCG identificaron que "aunque los indicadores líderes adelantaban la contracción, el dato de junio resultó peor a lo esperado. Además, el dato de mayo fue corregido a la baja (de 0,2% a -0,1%), lo que confirmaque la actividad no había alcanzado un piso".

El ítem que mostró la mejora más relevante fue el agro, con un alza de 47%, mientras que cayeron fuerte la intermediación financiera (-15%), industria (-6%) construcción (-7,9%) y comercio (-8,6%).

Así, tras un leve repunte, y antes aún del impacto de la volatilidad de los mercados pos PASO, la economía cayó en junio un 0,4% frente a mayo, según la serie desestacionalizada del Indec difundida esta tarde.

Si bien había expectativa de qué podía pasar con la actividad en los primeros meses del 2019, con el número de junio se confirmó que en el segundo trimestre se siguió en recesión. “Con la contracción de junio, la actividad económica mostró una nueva caída en el segundo trimestre marcando el sexto trimestre consecutivo de contracción en términos desestacionalizados”, señalaron Bruno Panighel y Nadin Argañaraz, economistas del Iaraf.

En el registro interanual, los sectores que ayudaron a mantener la actividad sin variación fueron, principalmente, el agro y el transporte y comunicaciones. En el sentido contrario, cayeron fuerte la intermediación financiera; el sector de electricidad, gas y agua; comercio e industria.

“El dato de importaciones con ajuste había sido malo, a lo que se sumaban muy malos datos en construcción por lluvias fuera de lo habitual”, recordó Gabriel Caamaño Gómez, de Consultora Ledesma.

Desde el Iaraf identificaron que “el piso de actividad fue alcanzado en marzo, y junio arrojo un nivel casi idéntico. Este nivel de producto fue superado por primera vez en octubre 2010: tras 9 años de recesiones recurrentes, Argentina posee prácticamente el mismo nivel de actividad económica”.

Hacia adelante pronostican que “es posible que la actividad económica haya mantenido su nivel en julio (dato que se conocerá a fines de agosto). Pero dado el fuerte salto del dólar luego de las elecciones PASO, la suba de tasa de interés y los paros en cadenas de producción de varios sectores, ocasionarán casi con seguridad un freno de la frágil recuperación para agosto en particular y para los últimos meses de 2019 en general”.

De esta manera, la actividad económica seguirá, cuanto menos, estancada en los valores más bajos de esta década.

También en LCG marcaron que "julio podría ser el último mes de crecimiento del año. Los estímulos para apuntalar el consumo en plena campaña y el contexto de dólar calmo podrían haber traccionado un dato positivo para el próximo mes. No obstante, las perspectivas son de un crecimiento mínimo".

No obstante, advirtieron que "a las luces de lo ocurrido a partir del resultado de las PASO, la dinámica de los primeros 7 meses del año quedaría ya en el pasado. La devaluación del 30% en la primera semana post elecciones tendrá arrastre en términos de inflación y, consecuentemente, de actividad vía la licuación de los salarios, ingresos de jubilaciones y beneficios sociales".

De hecho, tras la volatilidad de los últimos días, los analistas redujeron sus pronósticos para la evolución del PBI de este año y, también, del próximo. De esta manera, se daría que 2018, 2029 y 2020 terminarían con caída de la actividad, tres años seguidos, algo que no se daba desde 2001.