Economía y política

Gobierno y oposición se lanzan denuncias por la crisis en Chile

Altas figuras del gabinete denunciaron un complot instigado por Maduro y sus aliados. El kirchnerismo lo ve como el resultado de las mismas políticas practicadas por el macrismo, y que generan desigualdad.
Gobierno y oposición se lanzan denuncias por la crisis en Chile

22/10/2019 | 21:47

La virulenta escalada de violencia y represión suscitada en Chile a partir de las protestas por el aumento del boleto del subte, y que sirvieron para cristalizar una serie de iniquidades del modelo económico del país trasandino, no pasaron desapercibidas en una Casa Rosada abocada en estas horas al epílogo de la campaña electoral, mientras al otro lado de la frontera se cuentan ya 15 personas muertas y más de un millar de detenidos.

Luego de los incidentes registrados el lunes por la tarde frente al consulado chileno en Buenos Aires, varias figuras del Gobierno salieron a tomar partido por el presidente Sebastián Piñera, unido por la amistad y la afinidad ideológica a Mauricio Macri, y abonaron la teoría de un movimiento subversivo articulado por los aliados vernáculos del venezolano Nicolás Maduro, para luego asociar a esa figura con el candidato más votado en las PASO, Alberto Fernández.

La convulsión en Chile, las protestas en Ecuador y el incierto resultado electoral en Bolivia sobrevuelan la recta final de la campaña, que hasta ahora había estado dominada por la recesión económica y su impacto en los estratos más perjudicados.

El canciller Jorge Faurie, que recibe informes constantes del embajador en Santiago, José Octavio Bordón, y está en diálogo con su contraparte chilena, hizo un balance de los acontecimientos en el vecino país y evaluó que las "reclamaciones naturales que puede haber en la sociedad chilena" están siendo exacerbadas por "un ejército anárquico que sale a combatir a las autoridades".

15 muertos se cuentan desde el fin de semana a raíz de las protestas, según el conteo oficial

El jefe de la diplomacia advirtió que hay "elementos foráneos que son ajenos a las realidades de la nación" y "una mano articuladora de la violencia anárquica" que procura "la inestabilidad institucional en otros países".

"Hay declaraciones de Nicolás Maduro, que presume de 'aires de huracán bolivariano' que llegan a los países de la región. Son ellos mismos los que dicen estar haciéndolo, y estamos trabajando para establecer cuál es la situación de la Argentina", declaró en TN.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, consideró que "lo que pasa en Chile es un intento de voltear un gobierno", y abonó en Radio Metro: "Piñera está en guerra. ¡Le están incendiando medio país!".

"El Estado chileno tenía que salir a poner orden. Lo que pasa en Chile no es una protesta social, es una insurrección con carácter cuasiterrorista", aseveró la ministra al mando de las fuerzas federales de seguridad.

También el otra vereda se hicieron eco de la crisis en Chile. Alberto Fernández se hizo eco de las protestas y razonó que se debe a que Chile "es el país con mayor desigualdad" de la región, a la vez que se mostró sorprendido -y agradecido- de que no ocurrieran hechos similares a causa del ajuste practicado por la administración macrista.

"En dos días de protestas hubo 11 muertos y más de 800 detenidos. ¿Qué hubiera dicho Macri si esto sucediera en Venezuela? Hago esta reflexión para que nos demos cuenta cómo manipulan nuestras cabezas", dijo Fernández en C5N.

En la misma línea, el bloque de Diputados del Frente para la Victoria (FpV) rechazó la represión con efectivos del Ejército e interpretó que las manifestaciones de las últimas semanas en Chile y Ecuador tienen como común denominador el cansancio del pueblo ante las recetas económicas neoliberales que lo único que generan es más desigualdad".

Empresarios analizan con preocupación la dinámica de protestas

La intensidad de las crisis sociales en Ecuador y Chile, que se desataron este mes por diversas cuestiones pero que explotaron tras los aumentos en los precios de los combustibles y en el transporte, respectivamente, agregaron un nuevo motivo de incertidumbre a los empresarios argentinos, que estaban bien abastecidos después de las PASO y en la previa de las elecciones. El impacto en el comercio y un posible efecto contagio rankean alto en sus preocupaciones.

Miguel Blanco, director de la prepaga Swiss Medical y titular del Foro de Convergencia Empresarial (FCE), expresó: "No es casual esta seguidilla de manifestaciones en la región, con un alto grado de organización contra los gobiernos no afines a la ideología del chavismo y de Cuba. Debe haber algo detrás".

El empresario postuló que la violencia en las movilizaciones "no parece espontánea y amerita una investigación", dejando entrever que detrás de esta crisis estarían Venezuela y Cuba. Pero ante el riesgo de un contagio en Argentina, Blanco afirmó: "No veo que se replique esto a nivel local, pero debemos estar en alerta".

No ven efecto contagio en Argentina, pero temen que se extienda la crisis en los países vecinos

Los directivos del FCE, que agrupa a cámaras y organizaciones empresariales, se reunirán después de las elecciones para analizar el escenario macro de los próximos meses.

Por su lado, el secretario de la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y titular de la Federación Económica de Entre Ríos, Natalio Mario Grinman, matizó: "Nos preocupa como sociedad lo que les pase a los hermanos latinoamericanos, pero cada sociedad debe resolver sus temas. No vemos efectos inmediatos en la Argentina y es de esperar que no importemos más problemas de los que ya tenemos".

"La violencia, las víctimas y los destrozos a la propiedad privada son complejos. Tenemos intercambio comercial con todos los países y esta obviamente afectará a la economía, aunque por ahora no lo sentimos", agregó Grinman.

De todas formas, el mundo está bastante convulsionado; la economía europea también tiene el tema del Brexit", completó, para dar cuenta de que América latina no es la única región en crisis.

Desde una constructora, aseveraron en off the record que las movilizaciones en los países vecinos "no tienen el grado ni el volumen necesario" para tener un contagio a nivel local, pero hay que esperar que la tendencia no se agudice.

Aún así, evaluó esta constructora que el efecto económico en el mercado interno sería leve por el "poco intercambio" comercial del país con Chile y Ecuador; el efecto sería más social, aunque la "Argentina está permanentemente movilizada".