Economía y política

El peronismo se muestra cauteloso para evitar el "síndrome Duhalde"

Por SEBASTIÁN IÑURRIETA
Desde las distintas tribus justicialistas están cancelando cónclaves que tenían agendados para evitar que el Gobierno los catalogue de "golpistas"
El peronismo se muestra cauteloso para evitar el "síndrome Duhalde"

03/09/2018 | 02:31

"¿Cuándo el peronismo empujó a un Gobierno?", se preguntó ayer Eduardo Duhalde, acusado precisamente de eso. "(Raúl) Alfonsín se fue antes porque quiso y (Fernando) De la Rúa nadie puede decir que no tratamos de ayudarlo". El ex presidente interino, el quinto mandatario justicialista en aquella caótica semana de 2001, se convirtió en un síndrome que el PJ de hoy trata de evitar: desde las distintas tribus de la suspendida interna peronista están bajando la línea de evitar ser acusados de "destituyentes".

Al menos en público, en la peor crisis de Cambiemos que aún se transita, los dirigentes de peso del principal partido opositor piden "cautela". La máxima es "que Mauricio Macri llegue al 10 de diciembre, arrastrado, pero que llegue". Hablan del 2019, claro está.

Ante la ausencia de jefatura, con una ajena Cristina Fernández de Kirchner contenida por las múltiples invitaciones a declarar a Comodoro PY (hoy será la séptima), el llamado "PJ dialoguista" se revaluó más que la moneda norteamericana en la última semana. A sabiendas de que la ex Presidenta posee un núcleo duro de votantes inamovible con o sin los cuadernos de Oscar Centeno, el peronismo institucional (gobernadores y legisladores) cotizan en alza para garantizar la gobernabilidad del golpeado macrismo. Y sin hacer nada: "Para marcarle la cancha al Gobierno ya está (Elisa) Carrió, la oposición no es necesaria", ironizan desde un sector.

Por otro lado, la negociación oficial de la Casa Rosada con el peronismo debe ser por canales institucionales, en los que el kirchnerismo es minoría a pesar de su piso electoral: el Congreso y con los gobernadores, quienes mañana regresarán al Consejo Federal de Inversiones (CFI), esta vez invitando a senadores y diputados, para seguir debatiendo el Presupuesto 2019.

La idea es difundir propuestas, "ayudar", pero no co-gobernar (si bien no recibieron llamados desde la Quinta de Olivos). El PJ Bonaerense del intendente Gustavo Menéndez y Fernando Gray canceló el cónclave previsto en Capitán Sarmiento de hoy. En su lugar, ofició de anfitrión en Merlo de un almuerzo el pasado viernes para difundir "aportes", como declarar la emergencias alimentaria y laborar, retrotraer las tarifas a diciembre de 2017 y restituir el Fondo sojero, bandera que izó el PJ en el prólogo de la última "peor semana" del Gobierno.

El líder renovador, Sergio Massa, convocó a su equipo económico para hoy antes de las 10, que abren los mercados. De paso verán la conferencia del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Estarán con el tigrense Juan Ignacio De Mendiguren, Aldo Pignanelli, Graciela Camaño y Marco Lavagna, no Roberto, "el candidato de la unidad" para Duhalde.

El diario Clarín publicó ayer que el ex ministro de Economía podría participar de una foto política con Massa, el senador Miguel Ángel Pichetto y el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey. Ayer, en sintonía con evitar instantáneas "destituyentes", ponían en duda esa reunión auspiciada por Diego Bossio y Raúl Pérez. No obstante, el líder renovador se cansa de recordar que es el único con un equipo "con experiencia de gobierno". Casualmente, son los mismos que gestionaron post-2001.