Economía y política

El consumo no remonta: en enero cayó 10,5% en los súper y 15,1% en shoppings

Los datos muestran una fuerte baja en términos reales y a precios constantes, y presagian un primer trimestre complicado. Inciden la caída del poder adquisitivo, las tarifas y las dificultades en el mercado de trabajo.
El consumo no remonta: en enero cayó 10,5% en los súper y 15,1% en shoppings

25/03/2019 | 16:09

La fuerte caída del consumo que se evidenció en enero en relación al mismo mes de 2018, tiene el perfil de un baño de realidad para gran parte del elenco gubernamental. Tan pronto como empezaron a difundirse algunos indicadores de actividad y producción industrial con caídas interanuales pero mejoras marginales en términos desestacionalizados en comparación con el mes precedente, algunas voces dejaron fluir su optimismo, asegurando que éste podría ser el piso de la caída y que ahora comenzaba la recuperación de la economía.

Días pasados un estudio privado mostró una caída del consumo del 7% en enero, sumando además otro dato preocupante: en el primer mes del año todos los niveles socios económicos redujeron su consumo. Ahora, las cifras oficiales no dejan lugar a dudas sobre la magnitud del desplome, en un escenario de fuerte baja del poder adquisitivo de los salarios, con subas de tarifas y dificultades en el mercado de trabajo.

De acuerdo a la Encuesta de Supermercados que difundió ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), las ventas en este canal totalizaron en enero $ 45.485 millones a precios corrientes, un 40,0% más que el mismo mes del año anterior. Es un monto que se ubica muy por debajo de la inflación de 2018, que cerró el año con un salto de 47,6%.

En enero los rubros que más crecieron a nivel de ventas fueron productos de almacén (47,6%); carnes (46,9%); artículos de limpieza y perfumería (46,0%); indumentaria, calzados y textiles para el hogar (44,8%) y panadería (42,8%), segmentos que de alguna manera reflejan la suba de los precios a los consumidores. En contraste, productos de electrónica y artículos para el hogar tuvieron una suba de apenas 9,7%, mientras que frutas y verduras crecieron 23,1% y alimentos preparados un 25,4%.

Pero una medida más real de la caída surge al contabilizar las ventas a precios contantes de diciembre de 2016. Con un total de $ 23.920,8 millones, esto supone un desplome del 10,5% en términos interanuales. Es la séptima caída consecutiva y la segunda con niveles de dos dígitos en los últimos meses.

En el caso de los autoservicios mayoristas, la caída es aún más profunda, con ventas que crecieron 37,1% a precios corrientes, pero que retrocedieron 15,2% a precios corrientes.

En cuanto a las ventas en centros de compras, también relevadas por el organismo de estadísticas oficial, las ventas se ubicaron en $ 5965,9 millones, una baja del 25,0% a precios corrientes. En la medición a valores constantes, las ventas totalizaron $ 3116 millones, lo que supuso una caída del 15,1% en relación al mismo mes de 2018.

Se observó también un fuerte retroceso del 17,4% en las ventas de electrodomésticos, electrónica y computación, mientras que el rubro juguetería creció 21,7%, mucho menos que la inflación anual y amoblamiento y decoración lo hizo en 19,1%.

Juan Manuel Primbas, director de Kantar Worldpanel, señaló que "para el primer trimestre proyectamos una caída de 6% en el consumo y del 2% en el segundo trimestre". Así, la consultora ve una baja entre el 4% y 5% para el primer semestre.

"El consumidor está recalculando", apuntó Primbas, y recordó que la caída del consumo responde a la "suba de tarifas, servicios y transporte", a los precios que no ceden pero, además, "ya se empiezan a ver efectos reales sobre el empleo".

Un informe de la consultora ACM considera que por las altas tasas de interés, los malos resultados en materia inflación y la caída del salario real esperan que "las ventas minoristas sigan mostrando variaciones interanuales negativas muy pronunciadas", con especial foco en bienes durables, donde impacta el costo del financiamiento al consumo.

Desde la Fundación Capital, en tanto, estiman que el deterioro del bolsillo en los sectores de ingresos fijos y el aumento de la tasa de desempleo tendrán un impacto en el consumo a lo largo del año. "La masa salarial total se contraería 7,6% en términos reales en la primera mitad del año, y esto tiene como correlato una caída en el consumo privado en torno al 5,8% interanual y 3,9% en el consumo masivo.