Economía y política

El Gobierno confía en que la crisis no afectará el posible ingreso a la OCDE

Por TOMÁS CARRIÓ
Marcelo Scaglione, representante argentino ante el organismo, dijo que la situación económica no disminuyó las posibilidades de recibir la invitación. 

11/09/2018 | 16:31

Pese a la turbulencia económica desatada en los últimos meses, el Gobierno Nacional continúa confiando en que –tarde o temprano– recibirá la invitación para que la Argentina ingrese al proceso de acceso de la OCDE. Así lo expresó el representante argentino ante el organismo y subsecretario en el Ministerio de Hacienda, Marcelo Scaglione, quien manifestó que el país continúa contando con el apoyo unánime de los 37 países miembros.

 

 “Tuve una conversación con la directora de la OCDE y Sherpa ante el G20, Gabriela Ramos, en la que me manifestó el apoyo que sigue manteniendo la Argentina en forma unánime por parte de los países miembros. Además, el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría, habla de forma regular con los ministros Dujovne y Faurie, y la situación se mantiene igual”, explicó el funcionario el pasado 4 de septiembre, durante la 24ª Conferencia de la UIA. 

Scaglione dijo también que “estamos explicando esta coyuntura a cada uno de los 37 países miembros de la OCDE”, y que “lo que recibimos como feedback es una muestra de apoyo cada vez más fuerte”. “El mundo nos apoya”, subrayó. Sin embargo, al ser consultado si la actual turbulencia económica podía al menos retrasar una eventual invitación, remarcó: “No hay retraso porque no hay una fecha determinada para el acceso de la Argentina a la OCDE”.

El acceso a la OCDE ha constituido una de las prioridades para el Gobierno de Mauricio Macri. Es que según confía el Ejecutivo, el ingreso al organismo representaría una suerte de garantía de buenas prácticas y significaría la posibilidad de entablar relaciones comerciales sólidas con los países miembros, que explican el 75% de la Inversión Extranjera Directa (IED) en el mundo, y el 60% del comercio global.

La Argentina presentó su candidatura formal para ingresar al organismo en junio de 2016. Desde entonces, ha buscado avanzar no sólo en la obtención del apoyo de los países miembros sino también en el cumplimiento de los requisitos del organismo, sometiéndose a diversas evaluaciones por parte de sus comités técnicos.