Economía y política

Dólar: más libertad de intervención al BCRA y tipo de cambio como en 2003

Por  VERÓNICA DALTO

"Si hay que poner dólares sobre la mesa, se ponen", dijo el titular del BCRA, Luis Caputo, en la 39° Convención Anual del IAEF.  Confirmó, además, que el FMI permitirá intervenir el mercado de cambios.
Dólar: más libertad de intervención al BCRA y tipo de cambio como en 2003

07/09/2018 | 12:50

El presidente del BCRA, Luis Caputo, confirmó hoy que el FMI permitirá en el nuevo acuerdo intervenir el mercado de cambios, como ya probó desde este miércoles, por lo que previó una mayor tranquilidad cambiaria, con un tipo de cambio multilateral en niveles de 2003.

“Sí, hay un cambio de estrategia en los últimos dos días claramente”, dijo en la 39 convención anual del IAEF, en Mendoza.

“Había un acuerdo firmado hasta hoy con el Fondo Monetario Internacional con muchas reglas y nos comprometimos a eso”, dijo pero recordó que “en el FMI están para ayudar y hay gente razonable a la que se puede demostrar que cierta estrategia no es la más apropiada para determinado momento, lo escuchan y va para adelante.

“La subasta para un mercado disfuncional no era la mejor herramienta. El miércoles el mercado entendió el mensaje y se tranquilizó mucho”, explicó.

Recordó que a veces alcanza con la contracción monetaria y la suba de tasas que se aplicó en julio y “otras veces no es suficiente como ahora y hay que poner dólares sobre la mesa. Con el tipo de cambio competitivo  que tenemos, si hay que poner dólares sobre la mesa, se pone. Y la combinación da tranquilidad”.

Consideró que “el nivel de reservas hoy es muy bueno, es holgado”, pero alertó “hay que cuidarlas”.

Previó que el mercado se está “encaminando a una situación de más normalidad, de más calma. No sólo al mercado de cambios sino en bonos y la Bolsa”.

Porque considera que el tipo de cambio real multilateal está 16 a 17% arriba del nivel de 2003.

“Estamos yendo  a un nivel de mucho mayor tranquilidad. Hemos llevado nuestro programa monetario y cambiario al FMI y lo estamos debatiendo con ellos. Y vamos a una estructura muy simple que va a servir para anclar las expectativas. Un ancla que hemos perdido en los últimos meses”, dijo.

El cambio del FMI fue después de que el vicepresidente del BCRA, Gustavo Cañonero, y el director Pablo Quirno mostraran el nuevo programa monetario al FMI. “Está su prestigio en juego y harán lo posible para que esto salga bien”, dijo respecto del  Fondo.

Dijo que no coincide ni con la estrategia de plantarse en un precio ni en la más “fundamentalista” de dejar flotar el tipo de cambio.  “No adhiero a ninguna de las dos honestamente”, dijo. “No están dadas las condiciones para que el Banco Central se plante en un precio” ni “encontrar el equilibrio donde sea porque afecta a otras variables y la gente se asusta”, explicó.“Hay un nivel de exageración que se puede demostrar empíricamente”, dijo, porque además de que el tipo de cambio está en “uno de los niveles más altos que hemos tenido”, también los bonos rinden 10% cuando el año próximo se alcanzará el equilibrio fiscal, la cuenta corriente está más equilibrada y “el financiamiento está asegurado”.

 

 

Previó que el déficit de cuenta corriente externa alcanzará el 1,7% del PBI en 2019. Consideró que la forma de revertir la volatilidad es cumplir con las metas fiscales. “Argentina tiene que acostumbrarse a cumplir. Si en el medio hay volatilidad, hay que aguantar. Y no creer que si hay volatilidad es el fin del mundo”, dijo.

Pero advirtió que “claramente hubo un shock externo”, además de que se cortó el financiamiento del déficit fiscal, que se sumó a la sequía y al escándalo de los cuadernos. “No es un tema nuestro. Había tres o cuatro emisiones de mercados emergentes por día y en los últimos cinco meses los contas con los dedos de una mano”.

Recordó que la tasa al 60% es “una tasa de crisis o de tormenta, producto de la coyuntura”. Y reconoció que “de largo plazo obviamente no es viable (para la economía)”.

El BCRA está focalizado en reducir el stock de Lebac. “Prestamos particular atención a los agregados monetarios. Y cuando sigamos con este proceso de reconversión de Lebac en manos de gente, vamos a estar seguros de que no haya ningún peso dando vueltas en el mercado. Hoy están creciendo en términos reales sustancialmente menos y seguiremos con esa tónica”.

“Es bueno ir reduciendo los capitales de cortísimo plazo, golondrina, que en países como el nuestro generan problemas”, agregó.

Y recordó que la única fuente de expansión monetaria son los intereses implícitos en las Lebac: “No hay ninguna otra fuente de expansión”.