Economía y política

Contrapunto oficial sobre la crisis en una mañana cargada de tensión

Por CARLOS BOYADJIAN
El Consejo de las Américas tuvo lugar ayer en un contexto marcado por la incertidumbre cambiaria. Miradas divergentes entre Marcos Peña y Frigerio
Contrapunto oficial sobre la crisis en una mañana cargada de tensión

31/08/2018 | 02:31

En el coqueto salón del Hotel Alvear, que ayer albergó a más de 500 empresarios deseosos de escuchar las palabras del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y varios ministros en el marco de la 15° edición del Consejo de las Américas, se vivió una situación hasta ahora inédita en el gobierno de Mauricio Macri, en medio de las tensiones cambiarias que recrudecieron esta semana.

Dos ministros de peso en el elenco gubernamental como son el propio Peña y Rogelio Frigerio, titular de la cartera de Interior, Obras Públicas y Vivienda, expusieron públicamente sus diferencias sobre la crisis, a esta altura más económica que financiera o cambiaria, ante un auditorio integrado por numerosos empresarios, que actuó como caja de resonancia del malestar que se vive en la calle por la disparada del dólar, el incremento de las tasas de interés y la fuerte caída de la actividad.

En la apertura del evento, organizado por Americas Society y Council of the Americas en asociación con la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), el jefe de Gabinete, sostuvo que el objetivo de avanzar en el plan financiero 2019 se vincula con la "decisión política para adelantar las metas destinadas a reducir el riesgo financiero y de este modo acelerar el camino del equilibrio fiscal, que nos va a resolver problemas estructurales".

Luego de repasar las claves de la economía de este año, con un primer cuatrimestre "de los más potentes" con fuerte impacto de la inversión, Peña se criticó la política del gobierno anterior en relación al mercado interno "Creer que sólo se crece a partir del consumo no funcionó en ningún país", cuestionó.

Pero el jefe de Gabinete atribuyó el cambio de escenario a partir de mayo a "turbulencias" internacionales como la tensión Estados Unidos-China, la suba del petróleo y "la peor sequía en 60 años", que "dejó expuestas las vulnerabilidades estructurales de Argentina".

En relación al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, Peña consideró que es "un apoyo inédito en el mundo" para "acompañar el proceso de transformación" de la economía argentina. Sin embargo, en momentos en que el mercado cambiario abría con una suba respecto de la cotización de cierre del día anterior y predominaba la incertidumbre entre los agentes económicos el ministro coordinador enfatizó: "De a poco fuimos encontrando estabilidad para consolidar la meta del 1,3% de déficit fiscal en 2019". Minutos después, abordado por los los periodistas sentenció que "no estamos ante un fracaso económico".

Tras las presentaciones de los ministros de Producción, Dante Sica, de Modernización, Andrés Ibarra; y de Energía, Javier Iguacel, fue el turno del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien mostró un perfil distinto al del jefe de Gabinete. Con tono autocrítico admitió que "hubo errores propios forzados y no forzados" pero aclaró que "tenemos un capitán fuerte" en referencia al Presidente.

Totalmente alineado con el objetivo de reducir el déficit fiscal, Frigerio consideró que la meta de equilibrio fiscal "es inexorable" y subrayó que lo más relevante es avanzar en el camino de la baja del déficit. Reconoció que los errores del gobierno contribuyeron a que el país haya llegado a este momento, aunque también hubo "shocks negativos externos por un mundo que se está complicando para los emergentes". Y agregó que el país sufrió en los primeros meses del año "la peor sequía del último medio siglo y que le pegó al sector más competitivo de la economía, que es el agro".

Pero en un día en el que arreciaron las versiones sobre cambios de Gabinete, el ministro del Interior admitió que el equipo "es totalmente prescindente". En este contexto, Frigerio puntualizó que el Gobierno debe "transmitir templanza, seguridad y confianza" y reforzó la idea de que el Ejecutivo necesita avanzar hacia el equilibrio fiscal.