Economía y política

Camaño: "La grieta es el negocio de la dirigencia política para no hablar de los problemas de la gente"

Por  DEBORAH DE URIETA

La legisladora insistió en que el espacio político que integra mantendrá su independencia en el Congreso y no se sumará al Frente de Todos.
Camaño: "La grieta es el negocio de la dirigencia política para no hablar de los problemas de la gente"

08/12/2019 | 23:52

La diputada Graciela Camaña, que en las últimas semanas hizo llorar a Emilio Monzó tras dedicarle unas palabras de reconocimiento por sus cuatro años al frente de la Cámara de Diputados y que puso el grito en el cielo por la ausencia de mujeres entre las autoridades elegidas durante la sesión preparatoria, recibió a El Cronista en su despacho del Congreso.

Allí, habló a regañadientes de su "ahijado político", Sergio Massa, con quien asegura que la amistad permanece intacta, más allá de que sus caminos se bifurcaron; aseguró que es un honor que Marco Lavagna lidere el Indec, y repudió la apelación a "la grieta" por parte de las dos fuerzas políticas más importantes. "Es el negocio de la dirigencia política para no hablar de los problemas de la gente", resumió la diputada, que la semana pasada juró para ocupar una banca por octava vez, y que integra junto con otros nueve legisladores el Interbloque Federal, un espacio que seguirá siendo opositor, sin dejar de lado la búsqueda del consenso.

- ¿Podría decirse que hubo reconciliación con Massa?

- Ay... empezás así. Yo entiendo las reconciliaciones en las relaciones sentimentales, así que me parece horrible la palabra reconciliación [risas].

- Lo pregunto de otra manera: ¿Se recompuso la relación entre Massa y Usted?

- Él pertenece a una fuerza política, y yo a otra. En el plano de la amistad, nosotros siempre hemos sido amigos, de toda la vida. Cuando estás en diferentes fuerzas políticas, la comunicación no es la misma, pero el afecto personal siempre es el mismo.

- El Congreso estará dividido en dos grandes espacios del que ustedes no forman parte, ¿imagina que se pueda dejar atrás "la grieta"?

- La grieta es el negocio de la dirigencia política para no hablar de los problemas de la gente y convengamos que también es negocio para algunos medios, porque con eso se llena programas. Fue muy funcional la instalación de la grieta como la razón de Estado, cuando tiene que ser la resolución de los problemas de la sociedad. En la medida en que se siga hablando de la grieta, que los dirigentes sigan hablando de las cuestiones personales y viendo quién relata mejor una realidad que no está ocurriendo, la sociedad va a seguir teniendo muchos problemas. Por eso opté hace mucho, y en el último proceso electoral, por un frente que habló de consenso, de la posibilidad de dejar de hablar de los temas de los dirigentes políticos, para pasar a hablar de los temas de la gente.

- Dice que es negocio para los dirigentes y medios, pero las dos fuerzas que apelaron a la grieta fueron las más votadas en las elecciones...

- No voy a cuestionar la decisión de la gente, pero la elaboración de la grieta influye sobre los electores, históricamente. Ahora, ¿eso resuelve los problemas de la sociedad? No. Ese debate político no te lleva a ningún lado. Porque de los dos lados hay buenos y malos, corruptos y decentes. Dónde está el debate del país que queremos, de cómo tiene que subir la sociedad, de cómo tiene que progresar, cómo tiene que tener oportunidades, ese debate es el que está ausente cuando ocupás el espacio público con el otro debate. Yo voy a renegar hasta el último día de mi vida de eso.

- Marco Lavagna fue designado al frente del Indec, ¿qué podrá aportar desde allí?

- Marco Lavagna y Alberto Fernández fueron muy claros con el tema de la aceptación de ocupar la dirección del Indec: Marco va como opositor. Por todo el conflicto que tuvo el Indec, que creo que fue el tema más desprestigiante del gobierno de Cristina Kirchner, con mucha inteligencia decidieron convocarlo a Marco, no solo porque es opositor, sino fundamentalmente porque tiene una capacidad profesional muy importante. En este Congreso, fue el único que planteó modificaciones profundas al Indec, no solo en cuanto al funcionamiento, sino para que sea una institución absolutamente independiente del Gobierno de turno. Creo que eso lo que hizo que Marco Lavagna esté allí. Para nosotros es un honor que se le haya reconocido la enorme capacidad que demostró en esta casa. Marco también fue muy claro en el sentido de que esto, bajo ningún punto de vista, comprometía al bloque de Consenso Federal, y menos al interbloque que integramos.

- ¿Por qué esa salvedad?

- Porque en él convivimos con dirigentes políticos que son muy opositores, dirigentes políticos que tienen la responsabilidad de un gobierno de una provincia, y que fueron equidistantes en la elección. Y también convivimos con partidos políticos que integraron nuestra fuerza, como es el Socialismo.

- En la sesión preparatoria habló del desafío de revertir la imagen que la sociedad tiene de los diputados y senadores, que suele calificarlos de "vagos". ¿Cómo se revierte esta imagen?

- No solo se deben tratar los proyectos del Ejecutivo, se deben tratar todas las iniciativas que hay -que son muchísimas- de diputados y senadores. Ahí hay que tener una coordinación muy aceitada, porque tampoco sirve que salgan medias sanciones de un lado y después no se traten del otro. Y ojalá podamos producir legislación, porque es nuestro rol. Por supuesto que hasta marzo la iniciativa parlamentaria la tiene el Ejecutivo. Pero desde marzo la iniciativa parlamentaria también pasa a ser del poder legislativo, y ahí es donde espero que podamos constituir las comisiones que funcionen, que los presidentes no se apropien de ellas, sino que se pueda establecer un trabajo de mesa de comisión, y que podamos empezar a tratar proyectos interesantes para la sociedad.