Economía y política

Alberto Fernández: "Me equivoqué con Vicentin, pensé que la gente iba a festejar”

El Presidente dijo que creía que “la situación de crisis estaba más asumida” y aseguró que el dueño de la empresa le pidió que intervenga. Consideró que Juntos por el Cambio hizo un país “más parecido a Venezuela”.
Alberto Fernández: "Me equivoqué con Vicentin, pensé que la gente iba a festejar”

13/07/2020 | 17:18

Alberto Fernández  se refirió esta tarde a la situación de la empresa Vicentin. En diálogo con FM La Patriada, desestimó la “teoría expropiatoria” y aseguró que está tomando las mismas medidas que los líderes europeos.

“Lo que estamos haciendo con la economía es lo mismo que hicieron Merkel, Conte o Macron”, en alusión a los líderes de Alemania, Italia y Francia. Aseguró que no se trata de “un problema ideológico, sino de cómo querés construir al país”.

En este sentido, trajo a colación lo sucedido con la cerealera que anunció que buscaría expropiar. “Cuando digo que me preocupa Vicentin, la primera exportadora de oleaginosas del país, me dicen ´sos un chavista que quiere expropiar´. Si fuera así no expropiaría una empresa en quiebra, lo haría con una floreciente”, confesó.

En este sentido, aseguró que trata de “preservar la continuidad de un operador que dejó de lado al Banco Nación y a los trabajadores, que es muy importante para que la economía argentina no se siga transnacionalizando”.

Igualmente, confesó errores propios con el manejo de este tema. “Me equivoqué con el tema Vicentin. Creí que la situación de crisis estaba más asumida. Cuando anunciaron que el Estado iba a ayudar a recuperar a la empresa, pensé que todos iban a salir a festejar porque estábamos recuperando una empresa importantísima. No festejaron, nos acusaron de cosas horribles”, sostuvo.

En este punto, contó que pidió que le acerquen una situación mejor, pero que sigue esperando. Y si bien en la Justicia la cuestión está “paralizada”, siguen trabajando en el tema.

Además, explicó que Gustavo Nardelli, directivo de la empresa, le pidió que intervenga. “Me dijeron que no podían más. El señor Nardelli me dijo a mí, tengo testigos, ´desde el 4 de diciembre perdí mi empresa, ya no la puedo levantar´”.

Sobre las críticas recibidas, consideró que es “muy respetuoso de la propiedad privada. Pero el Banco Nación también es propiedad privada y le deben $20.000 millones”. También explicó que no tiene problemas con Vicentin y que ojalá la empresa “no hubiera tenido este problema y nadie se hubiera metido”.

En este punto, consideró que la oposición “en 2015 encontró un método: la demonización absoluta, el ´quieren hacer un país como Venezuela´. Y los que hicieron un país parecido a Venezuela, con una inflación galopante, son ellos”.

Por otro lado, el presidente se refirió también a la negociación de la deuda con los bonistas. Confesó que "Hicimos el máximo esfuerzo, esta es la última oferta. Esperamos que lo entiendan, porque más que esto no podemos".

También se refirió al llamado impuesto a la riqueza, aunque evitó referirse de ese modo y remarcó que se trata de "un aporte por única vez". Explicó que busca que lo trate el Congreso, pero que no sabe cuándo sucederá.